Reseña Frida y los colores de la vida

30 octubre, 2023
Posted in BLOG
30 octubre, 2023 Pilar Fernández Senac

Reseña Frida y los colores de la vida de Caroline Bernard

Sinopsis

Una novela fascinante sobre la mujer que forjó una leyenda.

México, 1925. El gran deseo de Frida es ser médica, pero un terrible accidente le impide vivir su sueño. El azar la une a Diego, una de las grandes figuras en el mundo de la pintura. Frida y Diego se enamoran al instante y él la convence para que se convierta en artista.

Frida sigue sus propias ideas, intuiciones y sueños, u consigue triunfar con un estilo único, con una fuerza nunca vista. Pero el dolor del amor fallido es insoportable y ella, que superó las limitaciones de su propio cuerpo, se tambalea ante las infidelidades de Diego. Hasta que llega el día en el que tiene que tomar la decisión más importante de su vida. Y al hacerlo comienza a forjar su leyenda y a alzar la voz en nombre de las mujeres que permanecen a la sombra de cualquier varón.

Una declaración de amor al arte, a la feminidad, a la libertad y al valor de luchar por ella.

Mi opinión

Descubrir a Frida Khalo a través de los ojos de Caroline Bernard ha sido una maravilla. La autora nos presenta una biografía novelada de la pintora mexicana, la profunda investigación que ha llevado a cabo es palpable en cada página pues logra que nos sintamos en la piel de Frida desde el principio. La autora ha alterado algunas fechas y ha supuesto algunas cosas después de conocer todo lo que se ha escrito y dicho de Khalo. La novela, narrada en tercera persona desde la perspectiva de Frida, comienza con el accidente que le cambió la vida por completo. Para mí, Frida Khalo era ese personaje que nos encontramos en camisetas y demás merchandising con su retrato o alguna de sus frases, sin embargo, no sabía la profundidad no solo del personaje que ella misma creó, sino de la mujer y de la s dificultades que tuvo que enfrentar.

«Pero los médicos no habían permitido que Cristina o Matita se quedaran allí, de manera que solo podía refugiarse en sus recuerdos. Creyó sentir el aire en el rostro de cuando montaba en bicicleta. Al menos en su imaginación podía hacer todo lo que quería, eso nadie se o iba a quitar. “Pies para qué os quiero si tengo alas para volar” pensó»

Enseguida nos vemos inmersas en su relación con Diego Rivera, al que conoció siendo muy joven y que marcaría para siempre la vida de la mujer y de la artista porque aunque Frida tardó mucho tiempo en reconocerse como tal, desde el inicio sabemos que no hay forma de separar a la una de la otra.

Frida Khalo fue una mujer enfermiza, pasó la polio siendo niña que le dejó secuelas, luego el gravísimo accidente que la obligó a pasar por multitud de tratamientos y operaciones a lo largo de toda su vida y, sin embargo, siempre fue una mujer fuerte que encontró refugio en la pintura. Y en Diego Rivera.

Ambos artistas eran unos genios y se retroalimentaban en su arte. Al inicio de su matrimonio Frida solo quería complacer a su marido, buscaba tenerlo contento para que él, infiel y mujeriego empedernido, encontrara en casa todo lo que necesitaba. Aprendió a cocinar para él, le llevaba la comida al lugar en el que estuviera pintando, era una amante apasionada y lo escuchaba y cuidada con esmero, y se olvidó de la Frida artista.

«Con Diego se sentiría viva. Y además era su arquetipo de hombre: fuerte y sensual, encantador, sereno y a veces causante de una crueldad ocasional. Pasaría las noches con él, todas las noches, rebosante de ternura y pasión».

Durante muchos momentos, me daba una rabia enorme que alguien como ella pudiera seguir al lado de una persona como Diego Rivera, pero cuanto más leía, más comprendías las razones de seguir en esa relación tormentosa y dependiente, porque Diego la amaba, a su manera, pero también la hacía sufrir y ese sufrimiento es lo que ella plasmaba en sus cuadros. Pintar era el escape de Frida,  el camino por el que llegaba a conocerse a sí misma, sus cuadros, naif y surrealistas, eran más intensos cuando reflejaban todo lo que estaba pasando dentro de ella. Debo decir que he ido buscándolos conforme autora los iba desgranando en las páginas de la novela, se ven con un prisma totalmente diferente cuando sabes lo que los ha llevado al lienzo.

«Cuando hubo dado la última pincelada y dejó el pincel, supo que había creado un cuadro sincero sobre el sufrimiento femenino, que con su estilo naif hundía sus raíces profundamente en su patria y su cultura mexicana».

Frida llevaba a México en todo lo que hacía, todos la recordamos vestidas con las ropas típicas y los peinados de las tribus de país, con las joyas y los tejidos. Era esa su manera de apoyar la revolución, de luchar por su país, y fue una parte de ella que Diego admiraba y alentaba. A ella la ayudó a convertirse en el personaje, pues en todas las fiestas o en cualquier sitio que aparecía, todo el mundo la esperaba expectante pues sabían que no dejaría indiferente a nadie. Al igual que sus cejas pobladas que se convertían en una sola, eso también era ella. Y lo era porque ella lo quiso así, porque si todo el mundo se fijaba en los vivos colores de sus ropas, o en sus joyas o en sus peinados, o en su entrecejo o en sus labios rojos, nadie se daría cuenta de su cojera o de su cuerpo maltrecho.

He disfrutado muchísimo de la novela y si te apetece conocer a Frida Khalo, a la mujer que se convirtió en artista, a todo lo que la llevó a convertirse en la persona que fue, debes leer este libro, pues la amplia investigación y la fascinación de la escritora por la artista mexicana ha dado lugar a una obra completa y que, de forma amena y concisa, te hace sufrir con cada trance de Frida Khalo, y conocerla, y entenderla. Podría seguir y seguir hablando de esta mujer que luchó a su manera por su país, y por la cultura. Una mujer que supo reponerse de tantas cosas difíciles, que no permitió que un hombre dictara unas normas diferentes para ella de lo que eran para él, que amaba a las personas, sin importar su género, y que amaba a Diego Rivera, a pesar de todo, pero que, sobre todo, amaba la pintura.

«Tenía que pintar. Estar con Diego significaba regresar a la vida, pero pintar significaba seguir viva»

Si te gustan este tipo de obras biográficas, en mi perfil del blog podrás encontrar la reseña de, por ejemplo, Michelle Obama Michelle Obama o una de Patty Smith Patti Smith.

Sobre la autora

Caroline Bernard es el seudónimo de Tania Schlie, una escritora con numerosas obras publicadas en Alemania. Tras su formación, ejerció durante muchos años como editora en un sello editorial. La autora participó en diversas antologías antes de que su primera novela viera la luz en 2002. Desde entonces ha publicado tanto bajo su nombre real como bajo los seudónimos mencionados.

Su narrativa se tradujo al castellano por primera vez con Frida y los colores de la vida, un ensayo sobre la historia de Kahlo.

En la actualidad está dedicada a una serie de novelas con protagonistas como la compositora Alma Mahler o Simone de Beauvoir. Vive en las afueras de Hamburgo.

Ficha Técnica

Título: Frida y los colores de la vida

Autora: Caroline Bernard

Editorial: Booket

Páginas:375

Año: 2022

Género: Novela, Biografía.

,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTO
Síguenos y contáctanos para promociones, entrevistas o envío de manuscritos

www.elquintolibro.es

Imprint

Asociación Cultural El Quinto Libro
Plaza Gonzalo Piñero El Sacristán, 10 Planta 1 (puerta c)
30170 Mula (Región de Murcia) – España
CIF: G10885572