Reseña de La moneda de Carver

18 enero, 2021
Posted in BLOG, Reseñas
18 enero, 2021 Rosa Huertas

Reseña de la novela La moneda de Carver

Título: La moneda de Carver

Autor: Javier Morales

Editorial: Reino de Cordelia

Año: 2020

Páginas: 132

Calificación: 

Sinopsis de la obra

En La moneda de Carver se recogen ocho relatos que transitan entre lo cotidiano y lo extraordinario, entre una infancia rural, una juventud de huidas e ilusiones y una edad adulta de pérdidas y nuevas fugas. Hay un narrador con tintes biográficos y emocionantes alusiones a escritores que murieron demasiado pronto.

Sobre el autor

Javier Morales es periodista y licenciado en Derecho. Es profesor de Escritura Creativa en el Taller de Clara Obligado y en la Escuela de Escritores. Mantiene una columna dominical sobre libros, Área de Descanso, en la revista El Asombrario. Ha publicado las novelas: Pequeñas biografías por encargo (2013) y Trabajar cansa (2016); las colecciones de relatos: La despedida (2008), Lisboa (2011), Ocho cuentos y medio (2014) y los ensayos: El día que dejé de comer animales (2017) y Área de descanso (2018).

Javier Morales Ortiz

Javier Morales Ortiz

Reseña de La moneda de Carver

Puedes encontrar más reseñas de Rosa Huertas en este enlace: Rosa Huertas en El quinto libro

No es casual que en La moneda de Carver encontremos dibujos de Edward Hopper ilustrando cada relato. La sensación de tiempo detenido, de melancolía y de soledad que exhalan sus cuadros se respira también en los cuentos que forman parte del libro. Son fragmentos de vida, episodios en apariencia pequeños pero dotados de significado vital.

Me he deslizado por las páginas de este conjunto de relatos con detenimiento, con deseo de saborear cada párrafo. Estos son los libros que más disfruto: aquellos que leo despacio porque no deseo acabarlos, y no tanto los que devoro con fruición, atrapada por el argumento. He dosificado los cuentos. En el primero, “El tiempo del tabaco”, Morales nos transporta al campo, quizá al mundo rural de su propia infancia, del que se desea salir, que se teme y a la vez se añora. En el segundo, relata un encuentro en el cementerio alemán de Yuste. Un encuentro en la frontera entre la adolescencia y la huida hacia la juventud. Las referencias literarias comienzan a aparecer, el libro está plagado de metaliteratura, de nombres que nos interpelan. Confieso que me han generado curiosidad y, tras la lectura, he buscado a los escritores de los que habla: he leído varios relatos más del famoso Raymond Carver, poemas de Ángel Campos Pámpano y algún texto de José Antonio Gabriel y Galán. Me gustan los libros que hablan de otros libros y de otros autores, libros que me conmueven, que incitan a la búsqueda y la curiosidad, que descubren nuevas vías a la lectura. Libros como este.

El relato que da título al volumen también narra un encuentro fortuito, el del narrador nada menos que con su admirado R. Carver. Al tiempo, va leyendo un relato del mismo escritor americano que trasluce un cambio vital inevitable y quizá doloroso. Y habla de la trayectoria de Carver, del éxito al final de su corta vida, de sus infiernos cotidianos, de la paz solo en los últimos años. El relato también nos interpela: presenta instantes mínimos que anteceden a grandes decisiones, a vaivenes vitales anunciados.

“La ciudad blanca” es Lisboa, la misma que visita el protagonista cuando es un joven dispuesto a comerse el mundo y, años después, ya adulto desengañado, en busca de la luz que necesita. De nuevo, las huellas de un escritor admirado, Campos Pámpano, guía sus pasos y sus recuerdos. Pensé que nuestras propias huellas y la compañía de la literatura que amamos quizá nos sirvan para resurgir en los momentos difíciles.

El propio Javier Morales confiesa que en estos relatos hay un cierto desencanto, que los personajes a veces viven superados por lo cotidiano. “El mundo que estamos dejando a nuestros hijos sin duda es muy poco alentador, por ser suave, pero creo al mismo tiempo que no podemos perder la esperanza. Me parece constructivo saber valorar cada momento de nuestras vidas. Por muy aterrador que sea el mundo, es un lujo estar aquí”. “Escribo no tanto para tener respuestas sino para hacer preguntas que sé que no se pueden responder. Con mis historias trato de explicarme a mí mismo algunas de esas incertidumbres, de alumbrar un poco el camino. La función de las historias es esa, la de que sean una vela en la oscuridad.”

La lectura me dejó un regusto de nostalgia, pero, a la vez, de esperanza en el poder sanador de los libros y del arte. Hay quien viaja miles de kilómetros solo para disfrutar de un cuadro de Hopper en el Museo Thyssen o quien se siente capaz de reinventar un relato de Chéjov. Así que, no todo está perdido. Piérdanse, lectores, en las páginas de este libro y disfruten de la literatura que se expande dentro y fuera de cada relato.

, , ,

Comments (2)

Responder a Blanca - cursos in company Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros