Todos nuestros artículos

Reseñas de libros

Ver últimos artículos

Reseña de Poniente

Análisis de Poniente, la nueva novela de Jesús María Sáez

Título: Poniente

Autor: Jesús María Sáez

Edición: Amazon

Año: 2019

Páginas: 236 páginas

Calificación: 

El autor

Un tipo que cierra su biografía personal con esta cita: ’con varios proyectos actualmente en la agenda, no descarta acudir a los premios Planeta 2019 como camarero para sacarse unos euros adicionales’; sin duda debe caernos bien.
Jesús es escritor, articulista y conductor de autobús además de tener 53 años y residir en Vitoria junto a su mujer y los dos hijos de ambos. Pero lo más inverosímil y admirable de todo es que asegura que siempre es feliz… o que al menos lo intenta mucho y lo consigue bastante. Ya nos dirá la receta.
Ha publicado, además del que hoy reseñamos, otros cinco libros: ‘Misión Jaqueca’ en 2016. ‘Siberia’ en 2017, una dura novela negra, policíaca, basada en unos hechos reales acontecidos en Rusia (que se encuentra permanentemente entre las diez novelas más vendidas en su género en Amazon). La antología periodística ‘Historias del autobús’ en 2018 y ’39 Saltos sobre el charco’ en 2019, una colección de cuentos infantiles realizados entre treinta y tres escritores y veinte ilustradores, cuyos beneficios van íntegramente a parar a la fundación de ayuda a la infancia Pere Tarrés.

Web del escritor

Sinopsis

El inspector Aitor Etxeazarreta es un ertzaina adscrito a la comisaría de Bilbao especializado en crímenes violentos y experto en perfiles de asesinos en serie. Huyendo de un pasado tormentoso que desea olvidar, decide abandonar el cuerpo para incorporarse a la Policía Nacional de Málaga y rehacer su vida. Allí le asignarán como compañera de patrulla a Carmen García, una eficiente cordobesa de amplio bagaje en Seguridad Ciudadana. Con ella deberá familiarizarse a pie de calle, a la realidad andaluza tan diferente a la vasca, antes de integrarse plenamente en la Brigada Judicial donde va destinado. A la par que ambos van conociéndose mejor y comparten experiencias profesionales intensas, Aitor descubrirá una serie de extrañas muertes casuales, imprudentes, e incluso clasificadas como meros suicidios, pese a que todas se hallan enlazadas en el tiempo, la casuística y el método. Guiado por una mente analítica y metódica como la suya, terminará obsesionandose con lo que a su juicio responde a un macabro y elaborado ritual, pese a la incomprensión de sus superiores y de los propios compañeros de la Comisaría Provincial, desbordados por el ingente número de visitantes que llegan a la Costa del Sol en los meses de verano.

Reseña

Hace bien poco nos llegó a las oficinas de El quinto libro (tenemos oficinas, sí, pero están en el último piso de la Torre Stark y es muy difícil acceder sin autorización) la última novela de Jesús María Sáez, Poniente. En ella nos presenta un thriller policiaco made in Spain, made in Málaga y made in País Vasco. El prólogo, lleno de suspense y acción, fraccionado en dos escenas separadas por siete años, ya nos anuncia que el lector se enfrentará a un puzzle de sucesos durante el resto de la obra.

Piezas que van engranando sin prisa pero sin pausa a través de una prosa es sencilla y llana, directa y sin recovecos. El autor, además, deja a menudo espacios en los que la lírica se apodera sutilmente de la escena, imprimiendo un aire trágico con reminiscencias Shakesperianas a la obra. No obstante, la narración es el vehículo contextual y escénico de la obra, ya que los diálogos son la fuente principal de presentación de la trama. Son ellos, quiénes van presentando el carácter y la idiosincrasia de los personajes, pero también desgranando la trama poco a poco.

El esmero descriptivo acompaña al lector constantemente, conformando la atmósfera adecuada y el escenario oportuno en cada situación, pero además es el espejo perfecto para Aitor, un meticuloso analista de perfiles de la policía vasca que decide poner pies el polvorosa para reestructurar su vida y su mente. Es él quién lleva el peso de la historia en primera persona, y aunque su pasado le lleva a alejarse físicamente de su localidad natal para emprender una nueva vida en el sur de España (Málaga); su recuerdo, en ningún momento se separa del País Vasco; convirtiendo la narración no solo en un viaje policiaco sino también personal, costumbrista e íntimo. En ese sendero, Aitor se nos presenta como un policía tan decidido y esperanzado como melancólico y nostálgico. Sin embargo, lo más importante es ese monólogo interior en el que como un contemplativo espectador revisa su vida, conformando con ello una nueva identidad de su mismo.

Es curioso cómo la estampa tan policial de la novela, casi cartesiana en su desarrollo, contrasta con su protagonista. Un policía anómalo en cuanto a noir se refiere. Pese a que Aitor disfruta de su Gin-Kas a menudo, no fuma, hace ejercicio, cuida su aspecto, es ordenado, detallista y lee en Kindle. Demasiado normal, demasiado limpio, demasiado sospechoso para ser verdad…

A su lado, compartiendo escena aparece la figura de Carmen García, su compañera de patrulla al llegar al llegar a su nuevo destino laboral. Con la relación entre ambos, el autor desangra aún más la psique del protagonista, y aprovecha para pintar algunos trazos de sensualidad y frescura en el lienzo argumental. Además, aprovecha para exponer con esa relación algunas diferencias entre los procedimientos policiales que diferencia al norte y al sur, juntos se sumergen en el misterio y el devenir de una trama policial que hila fino y que se descubre poco a poco.

Puedes leer otras reseñas de Víctor Mirete aquí

La densidad y la profundidad de la novela están bien equilibradas pese a algunos pasajes son demasiado lineales y faltos de trascendencia, pero nada que resulte tedioso. Aunque no se trata de una novela febril ni trepidante en acción, sí he echado en falta un mayor uso del cliffhanger al final de los capítulos o algún que otro recurso que avive flagrantemente la tensión argumental en algunos momentos. Creo que una novela con este tinte y tono requería de ese matiz para atar aún más al lector con cada episodio, con cada final; condicionando así al lector con la necesidad de adentrarse en el siguiente capítulo sin excusa alguna.

Sin embargo, el autor demuestra que no ha sido una obra improvisada ni construida a salto de mata. La obra revela sin lugar a dudas las horas de preparación y diseño que Jesús ha debido invertir antes de ponerse a redactar Poniente. La eficiente y precisa documentación, junto con el engranaje de piezas que convergen en un final, aunque algo precipitado, acorde a las circunstancias hace de Poniente una lectura satisfactoria.  Todo es creíble, verosímil y no se desdibuja con sentimentalismos, ni impostados subterfugios narrativos o excesivos clichés del género. Es sencillamente una historia que podría estar ocurriendo ahora mismo en cualquier rincón de nuestro país.

Comprar libro Poniente

 

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros