Reseña de La facultad

12 abril, 2021
Posted in BLOG, Reseñas
12 abril, 2021 Jesús Boluda del Toro

Reseña de La facultad

Título: La facultad

Autor: José Antonio Jiménez-Barbero

Editorial: Dokusou

Año: 2021

Páginas: 304

Calificación: 

Sinopsis de La facultad

Han transcurrido dos años desde que Augusto Salas y Carmen Reverte esclarecieran una serie de crímenes cometidos en el prestigioso colegio Francisco de Asís. En la actualidad, ya retirados de la Policía, dirigen una exitosa agencia de detectives ubicada en el centro de Murcia. Su rutina se ve alterada cuando reciben el curioso encargo de resolver el asesinato de un famoso catedrático de Psicología. En esta ocasión, Salas y Reverte deberán adentrarse en el opaco mundo universitario para investigar un extraño crimen aparentemente dormido. Pronto descubrirán que la víctima, Rodrigo Blatt, escondía un turbio pasado en el que se entremezclan tramas de corrupción, sexo y luchas de poder. Pero sus pesquisas podrían haber puesto muy nervioso a alguien de la propia Facultad que desea que la muerte del profesor continúe siendo un misterio, y que no dudará en matar para conseguir su propósito.

Sobre José Antonio Jiménez-Barbero

José Antonio Jiménez-Barbero nació en Barcelona en 1975, aunque actualmente reside en Murcia. Tras varios años como agente de policía, y después, enfermero especialista en salud mental, actualmente ejerce como profesor en la Facultad de Enfermería de la Universidad de Murcia. Obtuvo el doctorado en 2013 con una tesis sobre la violencia escolar y los problemas de conducta en adolescentes, y dirige varias líneas de investigación sobre el tema.

Basadas en la amplia experiencia profesional y académica atesorada a lo largo de esos años, sus obras de ficción abordan la psicología infantil y juvenil.

Sentando cátedra

Novela policíaca de manual. Es el primer pensamiento que surge en mi mente al pasar la última página. Asesinatos esparcidos a lo largo del texto; una pareja de detectives, distantes entre sí pero que conforman una magnifica dupla y que escudriñan buscando la verdad; un buen manejo de los tiempos, utilizando con maestría los valles y los picos de la narrativa que tan difíciles son de administrar; un buen número de personajes secundarios que nunca cuentan todo lo que saben y, por encima de todo, una trama principal bien engarzada, como una partida de ajedrez en la que hasta que no se avanza no se sabe el porqué de ese peón perdido por el tablero, o si el movimiento de la reina ha sido desacertado.

Barbero ambienta la novela en Granada, utilizando como epicentro la Universidad. También aparecen otras localizaciones, diseminadas por la piel del toro. Sin demasiados alardes ni tampoco innecesarias descripciones exhaustivas sobre los escenarios, la ya nombrada Granada, Madrid, Galicia o un maravilloso amanecer en Calarreona, aparecen a lo largo del relato para guiar al lector en su viaje por La facultad. La novela no necesita más a este respecto. Por tanto, y como bien marcan los cánones: si no lo necesitas, no lo escribas.

Como suele ser habitual en este género literario, el componente social y la corruptela tienen un peso específico. Los diferentes estratos sociales, la manipulación del poderoso, el desmedido afán de sustraer todo lo posible y la práctica tan habitual en estas latitudes por echar tierra encima a los sucesos son una constante.

Cuando dos son mejor que uno

Es procedente destacar la evolución en el arco de los personajes principales, su viaje al interior y la delicada prosa con la que muestra al lector los pensamientos, temores e inquietudes que viven. El que firma la reseña, prosélito de estos detalles (Stephen King es el culpable) ha agradecido el cuidado en este apartado.

Y, entre ellos, la pareja detectivesca es, sin lugar a dudas, el plato fuerte de la historia. Ya trabajaron en un caso anterior donde luchaban contra Un demonio escondido en un colegio religioso (Sí, a Barbero le gusta la docencia y las historias negras, será deformación profesional), y forman una pareja que puede tener hueco en la historia novelesca actual. Carmen Reverte y Augusto Salas. Tanto monta y monta tanto. Dos perfiles diferentes en apariencia, pero unidos indisolublemente en el fondo. Uno solo de ellos quizá podría bastar para resolver casos, pero el binomio aporta cultura, análisis, observación, deducción y, como valor añadido, esa intuición, ese pálpito que aparece en los momentos oportunos y que no se aprende en una academia.

La facultad es un libro de dos grandes personajes, y no son otros que los detectives que soportan en sus hombros el peso de la historia que se cuenta.

El prólogo, escrito por nuestro compañero del blog Antonio Parra, da fe de la calidad literaria de esta inusual pareja.

Libro brújula

En la época de las etiquetas, la de #librobrújula podría ser la idónea para la novela que nos ocupa. Tal y como conté al principio, contiene todos los ingredientes de una historia policíaca, y, además, es agradable a la lectura.

José Antonio Jiménez-Barbero está consiguiendo un hito complicado dentro de la literatura: crear marca a través de un estilo propio. Si has leído a Barbero y lees La facultad, sabrás que es suya sin necesidad de recurrir a la portada para averiguar quién es el autor.

Así que, si estás pensando en escribir una novela policíaca,  La facultad te puede servir como ejemplo y libro de cabecera. Es uno de los motivos, pero hay un buen puñado más.

Si has decidido aceptar mi consejo y leer a Barbero en La facultad, puedes encontrarla en la web de su editorial: Dokusou.

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros