Reseña de Planeta

28 marzo, 2022 Jesús Boluda del Toro

Mes de la mujer: Susana Martín Gijón

Mes de las escritoras

Durante este mes de marzo rendimos un homenaje a las escritoras. Desde el respeto y atendiendo a la calidad de sus obras. Nada más. Una excusa para reseñar novelas interesantes y que, ya de paso, han sido escritas por mujeres.

Puedes leer todas las reseñas en nuestra nueva sección: Mes de la mujer en El quinto libro.

Sinopsis de Planeta

La aparición en un campo de golf del cadáver desangrado de una mujer pone en jaque al Grupo de Homicidios de Sevilla: a la víctima le han cortado los pies. La inspectora Camino Vargas deberá cancelar las vacaciones previstas con Paco Arenas, su antiguo mentor y amor secreto con quien por fin convive, para ponerse a investigar en medio de una ciudad en alerta máxima por las condiciones climáticas y devastada por unas lluvias torrenciales que han dejado varios desaparecidos. Por otro lado, aumentan las noticias que apuntan a que el asesino apodado «el Animalista» podría seguir vivo y no estaría actuando solo: unos hombres despellejados en una granja, un sangriento suceso en un acuario y un misterioso robo en el puerto de Huelva parecen dibujar un plan grotesco. Pero pronto toda la brigada se verá implicada en una carrera contrarreloj para rescatar a millones de personas de un peligro mucho mayor del que nadie se había percatado antes.

Calificación: 

La evolución de una escritora

Es mi primera reflexión al cerrar Planeta, la última novela de Susana Martín Gijón. No he necesitado leer toda su obra, con la serie de la inspectora Camino Vargas he tenido más que suficiente para corroborar este pensamiento. Ha progresado, metiendo la pluma más profunda para remover el cieno y sacar, al igual que en las dos entregas anteriores, una introspección a cada uno de los lectores que se acercan a ella. Una mirada hacia el interior, buscando el acto de contrición ante una sociedad y unos tiempos que nos llevan en volandas sin que sepamos pararnos un minuto para poder mirar hacia dónde vamos, cómo vamos y si es el precio que pagamos por ello es meritorio y necesario.

Evolución, pero manteniendo una base sólida, marcando su impronta en cada hoja, dotando al texto de su estilo propio. No necesitas ver la portada para saber, en apenas unos pocos párrafos, que estás leyendo a Susana. Así mismo, sus personajes son muy característicos, cada uno ocupa su lugar dentro del organigrama de la comisaría, pero también dentro de la trama principal y las subtramas que se descuelgan de esta.

Camino Vargas, la película.

Por el título del párrafo sabrás hacia donde encamino ahora esta reseña. Planeta es cine hecho literatura. Cada capítulo es la representación cinematográfica de la historia. La autora posee la capacidad de colocarte en el centro de la escena, sentado al lado del director de la historia, como si la novela portara un visor de director desde el que el lector visiona el plano, cambiando la distancia focal según sea conveniente, acercándolo a un primer plano en escenas íntimas, como las que vive Camino en su nueva y novedosa andadura amorosa, o Fito con sus problemas familiares; o un plano cenital, donde puedes observar el bullicio de una comisaría y la reunión del Grupo de Homicidios de Sevilla.

Estos capítulos son cortos, lo justo como para dar a cada argumento un pasito más hacia adelante. Y también lo justo para, cuando Morfeo está derribando la puerta para entrar y acogerte en sus brazos, que hagas el esfuerzo en leer otro antes de irte a dormir. Y después otro. Y otro. Y ha cambiado de escena, voy a ver qué ocurre con Barbara Volpe… Y mira, son las tres de la mañana y el despertador sonará en tres horas. ¡Susana, me cago en tus muelas!

Dejo para el final de esta parte la ambientación. Una ambientación al más puro estilo de Sevenutilizando el recurso de la lluvia continuada que comienza a provocar estragos en Sevilla, una ciudad poco acostumbrada a estas eventualidades. Decía Paul Watzlawick en su axioma de la comunicación, que «el contenido de un mensaje depende de la relación entre emisor y receptor». Aquí, la escritora ha utilizado esta desesperante lluvia interminable para llenar el contenido de su mensaje y hacer que esa relación sea lo menos necesario posible.

Independiente, pero ligado a la serie

Cuando publiqué en redes sociales que me había llegado el ejemplar de Planeta y que me disponía a su lectura, hubo quienes me escribieron para preguntarme si era necesario haber leído las dos anteriores para seguir con esta entrega. Mi respuesta para ellos fue la misma: «No lo sé, espera a que la lea y te lo digo». Bien, pues no es necesario haber leído Progenie ni Especie para poder hincarle el diente a esta novela, aunque escribo como apunte que, si bien Progenie está un poco más desmarcada, Especie sí que está bastante relacionada. Así que puedes escoger los dos caminos. No te habrás equivocado, escojas el que escojas.

Un noir de pura cepa

Si la literatura negra fuese vino, Planeta bien podría ser un gran reserva, pues posee y conserva todos los atributos necesarios para ello. Un contenido policial y una atmósfera misteriosa, pero, sobre todo, unos perfiles psicológicos que sobrepasan incluso a la propia historia y convierten a los personajes en tridimensionales, sacándolos del plano de escritura para dotarlos de vida y de verdad, con unos arcos de personaje muy bien trabajados y conseguidos.

Si algo me caracteriza es la sinceridad. Cuando llevaba un tercio de la novela, levanté la vista durante unos segundos y pensé en lo que llevaba leído hasta ese momento. «Amiga Susana, me parece que has abierto demasiados melones, a ver ahora cómo te apañas. Si se te ocurre hacerme el método Resines (todo ha sido un sueño) o el método Dan Brown (es que aquella estatua señala hacia allá, y por allí hay que ir), te echo las cruces». Pues me ganó la partida y, de paso, toda mi más sincera admiración. Cuando la baraja está encima de la mesa y crees que hay demasiadas cartas boca arriba, la historia aumenta más si cabe la velocidad, va entrelazando y cerrando cada una de las subtramas para llegar a un final apoteósico.

Sinceramente, no necesitamos irnos a Nueva York o a Oslo ni que quien firme la obra sea un apellido inglés, francés o nórdico. Ya tenemos a Susana Martín Gijón, que ocupa un lugar destacado en el género negro escrito en español. Lean a esta gran escritora, no se arrepentirán.

Puedes leer otras de mis reseñas en: Sección Jesús Boluda del Toro

Ficha técnica Los extraños

Título: Planeta

Autor: Susana Martín Gijón

Editorial: Barrett

Año: 2022

Páginas: 468

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros