Reseña de Años de mentiras de Mayte Esteban

26 noviembre, 2020
Posted in BLOG, Reseñas
26 noviembre, 2020 Pilar Fernández Senac

Reseña de la novela Años de mentiras

TITULO: Años de mentiras

AUTOR: Mayte Esteban

EDITORIAL: : Harper Collins Ibérica

PÁGINAS: 284

AÑO: 2020

GÉNERO: novela contemporánea

Sobre la autora

Mayte Esteban (Guadalajara, 1970) es Graduada en Geografía e Historia por la Universidad de Alcalá de Henares. Su primera incursión en el mundo literario llega en 2008 con el Certamen de Cuentos y Narraciones Breves Ciudad de Cantalejo, donde obtuvo el segundo premio con el relato La vida en papel. Al año siguiente ganó el certamen con el relato El reflejo, basado en la pintura de Velázquez “La Venus del espejo”.

En 2010, autoeditó sus dos primeras novelas escritas Su chico de alquiler y La arena del reloj, y tras la irrupción de Amazon en España publicó también la novela juvenil El medallón de la magia en dicha plataforma. Su siguiente novela Detrás del cristal fue editada y publicada por Ediciones B-Vergara tras el éxito de público y ventas obtenido en Amazon.

Fue reconocida con el Premio RNR a la mejor novela sentimental 2013 y nominada a los premios DAMA 2014. En diciembre de 2014, vio la luz Brianda, el origen del medallón, novela juvenil publicada en Amazon. Otras novelas suyas son Entre puntos suspensivos (2017), Comer y amar, todo es empezar (2019), La colina del almendro (2019) y Doce horas (2020).

Puedes encontrar a Mayte en su blog elespejodelaentrada.blogspot.com, y en varias redes sociales, por ejemplo, en Twitter como @MayteEstebn y en www.facebook.com/mayte.esteban.7

Sinopsis

El grupo editorial Vimar no pasa por su mejor momento. Su directora, Beatriz Álvarez, acuciada por las deudas, piensa que es el mejor momento para que Alejo Novoa, el autor fetiche de la editorial, vuelva a publicar. Desde los años ochenta no se ha vuelto a saber nada de él en el mundo literario. Inesperadamente, Novoa da señales de vida, interesado en el trabajo del redactor más gris de Vimar, Daniel Durán, un hombre capaz de imitar el estilo literario de cualquier autor.

A Beatriz se le ocurre que podría enviar a Durán a hacerle una entrevista en la que trate de convencerlo para que les ceda otra novela. En el caso de que no lo consiga, siempre podría hacerse pasar por él. Beatriz está dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de salvar al grupo, pero Daniel no está de acuerdo con ese engaño. Será su diferencia de opiniones lo que acabe acercándolos más de lo esperado. El genio no se copia y tampoco es posible fabricar un best seller. ¿O sí?

Mi opinión

Las etiquetas en la literatura son necesarias para que el lector no se vuelva loco entre tanta oferta y sepa dónde mirar según lo que le gusta leer, sin embargo, a veces, estas no se ajustan al producto. Y sinceramente, creo que esto lo que ha pasado con esta novela de Mayte, la etiquetan como romántica, pero no es una novela romántica. Hay amor, sí, como casi en cualquier historia, como en la vida, pero no es una historia de amor la que conduce al lector por sus páginas, como no sea el amor a la literatura.

Mayte Esteban es una gran narradora, sabe lo que hace y cómo lo hace. En esta novela lo demuestra con creces, no solo porque sea una obra literaria que habla de literatura, sino porque lo hace de una forma que engancha y, al mismo tiempo, enseña. Nos enseña miles de entresijos editoriales, de trampas de escritor, de verdades que son mentiras…, y también nos da pistas para crear un libro, para hacerlo desde el corazón, desde la verdad.

En la novela hay cuatro grandes personajes, Alejo Novoa, Beatriz Álvarez, Daniel Durán y Elsa. El autor consagrado pero desaparecido, la editora desesperada, el periodista sin voz y la abuela con toda la sabiduría de la vida. Mayte se vale de ellos para hablar de literatura, como ya dije, pero Años de Mentiras es mucho más que un libro que habla de libros, es un libro que habla del éxito, del fracaso, del miedo, de lo que se oculta para no hacer daño, de lo que duele la vida, del poder de la literatura, de los sueños, de la aceptación de lo que no podemos cambiar, del perdón, de la culpa. Hay tantos y tan importantes temas en estas casi trescientas páginas que, para mí, ya hace que merezca la pena su lectura.

«En las escuelas, en los talleres literarios, se aprende la base. La organización de la trama, la mejor manera de estructurar el relato, dónde hay que poner énfasis para que un personaje funcione mejor o a no dejar cabos sueltos, pero donde de verdad se aprende es desde aquí. (…) Observando a la gente, escuchando y dejando que la música de la palabra fluya. Haciendo un ejercicio de imaginación y empatía. Señor Durán, anótese esto: en literatura, nunca es lo que dices, sino cómo lo dices».

Una editorial es un negocio, no podemos olvidarlo, y busca generar beneficios. Mayte Esteban rebusca en los sótanos de este mundo y nos enseña que hay rincones con polvo, gente que haría lo que fuera por generar esos ingresos y la forma en la que a veces, el dinero, hace que la literatura ya no sea lo importante. Los que estamos más o menos inmersos en este mundo, sabemos que lo que la autora nos cuenta es verdad, que ocurre y que no siempre nos deja indiferentes.

«Vivimos tiempos complicados. Copiar los unos de los otros persiguiendo beneficios, porque el mundo editorial es, ante todo, un negocio. Nos movemos entre tópicos, que están tan asentados que parecen inamovibles».

No obstante, si toda esta trama sobre literatura no fuera suficiente, la autora nos da unos personajes profundos, con problemas y culpas reales a los que acompañamos a lo largo de estas páginas.

Daniel es un imitador, capaz de hacerse pasar por cualquier otro con enorme facilidad, pero que es incapaz de encontrar su propia voz. Y para saber los motivos tenemos que ir avanzando en la historia. Y es que tu forma de contar las cosas, ser consciente de tu forma de vivir las cosas, es mucho más difícil de lo que parece.

Todos los personajes tienen demonios que enfrentar y Mayte los va desmontando con la maestría de alguien que sí ha encontrado su voz, que sí sabe cómo contar las cosas.

Si hay algo con lo que me quedé al cerrar estas páginas es con la necesidad que tenemos de sentir, de emocionarnos. Sin emocionarnos nunca viviremos la vida como corresponde, aunque a veces lo que sintamos no sea positivo, duela y nos de miedo. Y tampoco se pueden contar historias sin emoción, tarde o temprano, las historias sin alma se evaporan en el tiempo.

Porque si no hay emoción en tus palabras, el lector no va a sentirlas cuando las vea escritas, y lo que no toca el corazón no permanece. Eso lo sabe muy Mayte Esteban, y también Jarabe de Palo, con los que me despido de vosotros.

«Emoción por despertar las emociones, por revelar las emociones que recorren mi cabeza. Emoción por expresar las emociones, por compartir las emociones desafiando a la vergüenza».

Puedes leer más de mis reseñas en la sección de este blog: reseñas de Pilar Fernández Senac

Años de mentiras de Mayte Esteban

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros