Entrevista a Pedro Martí

13 agosto, 2019 Víctor M. Mirete Ramallo

Pedro Martí: ‘Un buen crimen hacía una buena novela negra en el siglo diecinueve y principios del veinte, pero ahora el lector busca algo más’. 

Con motivo de las jornadas literarias de Cartagena Negra, El quinto libro pone en marcha el mes de agosto una sección de entrevistas a diversos autores que formarán parte del grandioso plantel de participantes en las mesas redondas y demás actos del programa. Queremos agradecer el gran interés y disposición que desde el primer minuto ha depositado en nosotros la organización de CTN con Antonio Parra y Francisco Marín como punta de lanza. Gracias a su confianza seremos uno de los blogs colaboradores del festival literario, participaremos en dos mesas redondas y haremos entrega del Premio anual de microrrelatos El quinto libro durante uno de los encuentros literarios de Mister Witt.


Hoy tenemos el placer de contar en la sección de entrevistas Cartagena Negra 2019 con el escritor y profesor de inglés Pedro Martí.

‘Cartagena es amor, y lo firma un murciano de adopción’.

  1. ¿Es la novela negra un género que no caduca?

Es un género que, como todos, está sujeto a las modas. Pasó de estar denostado, repudiado y tachado de literatura menor, a ser el más demandado en las librerías en un abrir y cerrar de ojos a raíz del éxito de Stieg Larsson. Ahora está en la cresta de la ola, pero las ventas mandan, los lectores aúpan un género u otro. Nuestra tarea como autores de negra es hacer que siga estando en los estantes de todas las librerías.

2. ¿Vivimos hoy día tiempos de novela negra que favorecen al género?

Sin duda. La gran cantidad de barbaries con las que los telediarios por desgracia nos sacuden día tras día nutre la imaginación de los autores de negra y ese deseo de denuncia social implícito en el género. Ojalá pudiésemos escribir un crimen que a los lectores les pareciese inverosímil, pero me temo que vivimos en unos tiempos en los que la realidad, ya no es que supere la ficción, es que le ha dado una paliza contundente.

3. ¿Qué crees que has aportado con tus obras al Noir actual?

Creo que no he reinventado ninguna fórmula. A estas alturas de la película es muy difícil hacer algo verdaderamente rompedor dentro del género, y tampoco tengo claro que las revoluciones en el noir sean algo necesariamente bueno. Raymond Chandler hubo uno, y Dashiell Hammet, otro. El resto, geniales escritores, han ido puliendo el género, y los que no somos tan geniales, intentamos escribir las historias que nos gustaría leer, creando personajes de carne hueso, que enamoren, que duelan, utilizando una voz propia.

4. Vemos como en los últimos años hay una notable reinvención del Noir. ¿Hasta dónde se pueden retirar los matices del género negro para que siga manteniendo sus señas de identidad?

El éxito actual del género negro hace que, como todo lo que se pone de moda, surja el riesgo de saturar los estantes.

El domestic noir, las novelas ambientadas en pequeños pueblos de montaña… Son vueltas de tuerca necesarias para crear historias frescas. ¿Tiene límites la novela negra? Solía pensar que sí, pero después de leer obras como Cuando llueva en Marte, de Rubén F. Uceda, o la flamante ganadora del II Premio Cartagena Negra, Tres minutos de color, de Pere Cervantes; he tenido que cambiar de opinión forzosamente.

5. No solo la demanda, sino que la oferta de novela negra también ha crecido exponencialmente en los últimos años. Pero… ¿hay una década o décadas que consideras puede destacar en la historia del género?

Quizás destacaría la década del hard-boiled, aquellos años treinta con Chandler y Hammet como máximos exponentes. Pero a riesgo de parecer poco romántico, voy a atreverme a destacar el momento actual. Además del Nordic noir tan cotizado en la última década, contamos con auténticos monstruos en la novela patria que recogieron sin dudarlo el testigo de Vázquez Montalbán, como son los Toni Hill, Víctor del Árbol, Lorenzo Silva, Alicia Jiménez Barlett y tantos otros, todos ellos de primerísimo nivel.

6. ¿Es imprescindible un buen crimen para construir un buen Noir?

Absolutamente. Lo que pasa es que un buen crimen hacía una buena novela negra en el siglo diecinueve y principios del veinte, pero ahora el lector busca algo más. Tan importante como la trama o como el crimen que se plantea son los actores que saltan al escenario. Cada vez cuesta más crear unos personajes genuinos, que no se hayan visto antes, con rasgos humanos, con demonios internos, con una voz propia.

7. ¿Es más importante el detective o el criminal en una historia negra?

El héroe —o antihéroe— es quien va a acompañar al lector durante todo el caso, o puede que durante toda una saga de novelas, por lo que su diseño es crucial. Partiendo de ahí, un Moriarty a su altura, un némesis o un villano suficientemente profundo, con trasfondo, del cual puedas llegar a entender —aunque no justificar— sus acciones, siempre hará el duelo mucho más atractivo.

8. ¿Crees que hoy día el cine y las series están más influenciados por la literatura o es al revés?

Me parece que hemos llegado al punto en que las series ejercen más influencia sobre las letras que al contrario. Hay algunas series de una calidad excelsa, como True Detective o Broadchurch. Escribir de manera cinematográfica, casi por escenas, es una máxima para muchos de mis autores de cabecera, y también para mí. Supongo que tratamos de adueñarnos de los mejores recursos de ambos lenguajes, el literario y el televisivo, para que la historia sea muy visual.

9. Habrá sido cosa del demonio, pero eres finalista del Premio de novela Cartagena Negra 2019. ¿Cómo valoras ese reconocimiento con tan solo dos novelas publicadas en el género Noir?

Solo puedo estar agradecido. Estoy orgulloso de cómo ha quedado Donde lloran los demonios, si bien es cierto que acabo de empezar en esto y que sigo aprendiendo de los mejores con cada línea que leo. Que los lectores valoren tan positivamente mi trabajo es muy motivador, y que la organización de un festival como Cartagena Negra haya incluido mi novela entre las mejores del año fue como un: ‹‹oye, Pedro, que esta afición tuya de juntar letras va en serio››. Contento, muy contento, y sobre todo, agradecido.

10. ¿Es Cartagena negra el lugar idóneo donde lloran los demonios?

El lugar Donde lloran los demonios está en mi amada Barcelona, la ciudad del inspector Giralt, la ciudad de mi madre, pero con Cartagena yo tengo una historia de amor a primera vista. Siempre que surge la oportunidad de visitarla, me apunto, me meto en el coche, paso el Puerto de la Cadena, llego al centro de la tri-milenaria, me tomo un buen asiático, me voy al puerto, me quito los zapatos y me siento mirando al Mare Nostrum. Cartagena es amor, y lo firma un murciano de adopción.

11. ¿Hacia dónde va el futuro más inmediato de tu literatura, sigues de negro?

Black is back, y me gusta. Me tomo mucho tiempo en terminar mis novelas, y creo que esta manía se va a ver acentuada conforme vaya ganando edad y lecturas, porque me vuelvo más exigente, pero sí;

mi siguiente novela será negra como mi alma y estará ambientada en el pueblo que me vio crecer, mi querida Almansa.

12. ¿Es el oficio de profesor una herramienta útil para la literatura negra en tu caso?

No está muy relacionado, creo yo. Pero sí es cierto que para preparar una serie de contenidos para clase tienes que saber eliminar lo superfluo, y esa necesidad es compartida por ambos oficios.

13. Hay una pregunta que queremos haceros a todos y aunque a priori puede parecer poco negra, nosotros realmente creemos que encierra la parte más oscura de cada uno de nosotros. ¿Qué te hace reír y que te hace llorar cada día?

No soy muy de llorar, pero sufro muchísimo cuando se hace daño a seres indefensos, como son los niños o los animales. Me da rabia que exista gente capaz de divertirse haciendo daño. Me hace reír mi familia, mi novia, mi perro, y mis alumnos, a los que adoro y de los que disfruto cada día como si fuese el último.

Encuesta rápida de El quinto libro

Un color: Azul océano
Una comida: Una buena hamburguesa
Una película: Seven
Una canción: Sweet Child O’Mine
Un lugar: la playa
Un libro: El largo adiós
¿Un chiste?:
—¿Me da ese disfraz de payaso asesino?
—Ese es un disfraz de payaso normal.
—Bueno, ya veremos.


Puedes leer aquí otras entrevistas a los autores de Cartagena Negra 2019

, , , ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros