El carboncillo afilado, Lola Gutiérrez

12 abril, 2018 Víctor M. Mirete Ramallo

Lola Gutiérrez Sánchez

Este mes, en la mítica sección de entrevistas más suculentas y descaradas del panorama nacional e interplanetario, nos visita con todo su modernismo la Lola de Cartagena, Lola Gutiérrez. Una constructora de libros. Sus ladrillos son palabras, sus cimientos las historias apasionantes y sus paredes (los zapatos no) son las páginas. Pero como no tiene techo, sus edificios siempre están abiertos por arriba para que caigan más ilusiones dentro. Se nos ha ido el lirismo un poco, pero bueno, lo arreglamos en seguida con un vino de la tierra que nos pone muy tontorrones.

Lola, para los que empezamos a conocerla ya un poco, es una tormenta eléctrica de vitalidad. Es esa mujer que pone su sonrisa al servicio del día a día y que lucha con todo y con todos. Mierda, ya se me ha vuelto a escapar la lírica. Bueno, pues eso, que en El quinto libro tenemos el placer de entrevistar a la primera ‘carboncilla afilada’: la escritora de, entre otras obras, Playa de Poniente y Virazón. Vamos a ver como nos recibe.

Virazón

EQL: Toc, toc, ¿se puede? Somos los de El quinto libro.

LG: Mis estimados amigos, no habéis leído mi “pase sin llamar”

EQL: Bueno pues ya que nos has dejado pasar… Lola, ¿es fácil que la gente entre en tu vida y te conozca realmente?

LG: Es fácil que me conozcan. No pongo trabas, pegas o muros que escondan mi forma de ser o de sentir. Esta sociedad nuestra está llena de gente demasiado racional, hay demasiados analfabetos emocionales.

EQL: ¿Y qué haces para echar a los que no merecen conocerte?

LG: Siempre dejo muy claro mis prioridades, la gente que no me interesa no me quita tiempo, mucho menos emociones. No me ando con rodeos a la hora de apartarlos. Soy muy franca, quizás demasiado, aunque en ciertos momentos también barajo la sutileza, puedo ser sincera sin resultar cruel.

EQL: Al hilo de esto, que hoy me ha dado por ahí, ¿Crees que con tanto escaparatismo, falsa verdad, redes sociales y sensacionalismo es fácil conocer a las personas hoy día?

LG: Para serte sincera no me interesan las redes como medio de convivencia personal. Su credibilidad es nula para conocer a las personas. Hay maldad, demasiadas envidias que se amparan detrás de una pantalla para hacer daño. Afortunadamente tengo imán para las buenas gentes, no me cuesta hacer amistades, entablar conversación ajena a un enchufe.

EQL: Bueno, ahora dinos quién eres tú.

LG: Soy una mujer en marcha, continuamente me libero de pensamientos y emociones para poder seguir adelante, para dejar espacio a lo nuevo. Tengo muy buenos amigos y un corazón noble. Adoro a mis hijos, mis nietos, mis libros, mis historias y las historias de otros: amo la vida. Me cabrean las injusticias y los bribones, no soporto al astuto que utiliza artimañas para mentir o engañar de mala fe.

EQL: Me ha dicho un pajarito que escribes novela erótica… O eso le ha parecido a alguien que se ha alarmado con la portada de tu última novela, Virazón. ¿Qué le pasa a la gente, hay licencia para decir y hacer tonterías?

LG: Escribo lo que en ese momento siento, no me gusta encasillarme. Tengo varios relatos eróticos, mis dos primeras novelas también tienen pasajes subidos de tono. Denunciar la cubierta de Virazón ha sido de chiste. Obviamente a alguien le ha molestado. Ahora es cuando entran en juego las envidias de la respuesta número 4. En cuanto a la licencia para tonterías te respondo con unas palabras de Umberto Eco: “Las redes sociales han generado una invasión de imbéciles. Internet le ha dado derecho para hablar a legiones de idiotas”. La sentencia, así de contundente la pronunció Umberto Eco unos meses antes de su muerte. Como la ignorancia se viste de osadía, no faltó quien lanzó insultos sobre el filósofo apostillando: Y quién se cree ese imbécil (ya el imbécil era Eco) para decirnos qué podemos decir o no. Para eso hay libertad de expresión. Como verás, esto de las redes es algo complejo de definir, a Umberto Eco no le faltaba razón. Añado,  (Joio, me has hecho tres preguntas en una).

EQL: Ya que hemos sacado el tema, Virazón, una obra publicada por Murcialibro, se está convirtiendo en un huracán de ventas. ¿Qué secreto crees que tiene el éxito que cosechas de tus novelas?

LG: Creo firmemente en mi trabajo, siempre digo que mis novelas son joyas. Eso es lo que trasmito cuando hablo de ellas, cuando las presento y las firmo. Hay que creer en lo que escribimos, de lo contrario no llegaremos nunca a los lectores. Mis personajes están vivos, caminan, navegan, lloran y ríen. Es por eso que merecen todo mi cuidado y respeto. Sobre todo sigo muy de cerca mis publicaciones, nunca las dejo de lado porque ya estén publicadas. Mis historias pertenecen a los lectores pero siguen siendo mi responsabilidad. Esa responsabilidad me lleva a convivir con mis libros, a viajar y mostrarlos, comentarlos con alegría, hablar bien de sus historias. El trabajo de escribir no termina cuando pones fin en la última hoja. Enamorar a los lectores es mi compromiso.

EQL: Casi siempre suele haber una mujer protagonista en tus novelas o un barco importante. ¿Cómo son esos personajes que creas y qué quieres contarnos a través de ellos?

LG: Tengo cinco libros en la calle, hay hombres y mujeres en todas mis publicaciones. El tema de los barcos sólo ha surgido en dos historias, (de momento). Los personajes de mis novelas es gente que viene a contarme historia y que viven ocultos entre mi cabeza y mi corazón. Se van presentando según les viene en gana. Yo les pongo rostro, voz, alma. Los quiero, intento no odiarlos, aunque algunos se me atraviesan.

EQL: Aprovechando la coyuntura, ahora que la reivindicación femenina vuelve a estar muy latente en la sociedad, me gustaría preguntarte si feminista y femenina es lo mismo o tiene matices.

LG: Te recordaré algo que cantaba Lola Flores: ‘Tú lo que quieres es que me coma el tigre, que me coma el tigre, mis carnes morenas’. Bromas aparte, me han preguntado varias veces sobre este tema en cuestión. Generalmente guardo mi opinión para que no se me malinterprete, se me juzgue y me acusen de malas formas. Tengo muy claro que las feministas fueron aquellas mujeres que lucharon para que yo pudiera votar, ir a la universidad o llevar un coche. Ellas alzaron la voz porque todas las mujeres pensamos, trabajamos, amamos y tenemos los mismos derechos que puede tener cualquier persona, sea hombre o mujer. Hoy en día se sacan las cosas de contexto, la inteligencia, la honradez, el sentido común brilla por su ausencia. Los intolerantes se quejan de la intolerancia. Me gusta hablar de personas, de igualdad, sobre esa igualdad he educado a mis dos hijos (chico y chica). Personalmente me gusta resaltar mi feminidad, me gustan los tacones de aguja, untarme de carmín los labios. Me gustan los piropos, me agrada que un hombre sea galante conmigo, que me ceda el paso o me abra la puerta, no por eso soy más tonta o menos mujer. Estoy en contra de la violencia, del insulto, de la rapiña, de la mezquindad, de la maldad. Hay asesinos con pene y asesinas con vulva. Hay maltratadores masculinos y maltratadoras femeninas. Es cierto que el número de mujeres maltratadas y asesinadas es mucho mayor al de los hombres. Pero esos hombres han sido criados por mujeres. Algo estamos haciendo mal.

EQL: Yo hago algo mal cada cinco minutos, pero cuento chistes para compensar. En fin, volvamos a los libros ¿Te gusta más leer o escribir?

LG: Leo más que escribo. Cuando estoy trabajando en una publicación nueva aparco los libros, solo los abro para documentarme.

EQL: Hoy día, parece que los escritores (permítenos la generalización) deben convertirse en un producto mediático para que su obra se expanda ¿Crees que eso provoca que haya un detrimento en el valor de la literatura?

LG: Hay muchos escritores (también generalizo) que alzamos la voz para contrarrestar todo ese mangoneo que surge a través de los libros. Mis historias, mi trabajo, nada de eso es comparable a ningún reality show. El mundo literario apesta en la medida en la que un escritor se deja corromper.

EQL: Esa pretendida mediaticidad genera una evidente competencia y pugna por estar bien posicionado en las listas de ventas, en las estanterías de las mejores librerías o por tener millones de retuits… Pero, ¿cómo funciona realmente el proceso literario lejos de toda esa parafernalia ilusoria?

LG: Me resulta triste que una persona tenga poder de convocatoria por el mero hecho de contar con quien se acuesta o como salió de la casa del famoso de turno oculto en el maletero del coche. Que este tipo de lectura logre largas colas a la puerta de una librería me confirma que es normal que en España siga habiendo recortes en educación y sanidad, paro, políticos ubicados fuera de la cárcel y pensiones de 450 €. Todo el mundo tiene derecho a escribir, faltaría más, pero una persona que canta, hace o dirige un programa de televisión no es escritor. El mercado pone el producto, la inteligencia es quien escoge.

EQL: Se nota que la gente te quiere, pero cuando mucha gente te quiere, otra tanta te quiere menos ¿Crees que la envidia puede ser sana alguna vez o más bien se disimula? ¿Es bueno ser envidioso? ¿Eres envidiosa?

LG: La gente me quiere, me consta, es cierto, yo también quiero a la gente, es recíproco. La gente se porta contigo como tú mismo te portas con los demás. Esa es la fórmula. No soy envidiosa, soy trabajadora, eso es lo que hace que mis libros viajen para que mis historias se lean. No tengo que disimular mis emociones, no desaprovecho el tiempo en metas ajenas, ando ocupada en mis propios sueños.

EQL: Suspiros de España, Entre bahías, Playa de poniente, Virazon. Leyendo tus obras, uno se da cuenta de que eres casi una arqueóloga de la historia. ¿Con cuál de ellas te has emocionado más?

LG: Todas mis obras me han emocionado de una u otra manera. Pero reconozco que con Playa de Poniente he llorado a moco tendido, al escribirla y al corregirla. Mi hermana Ana luchaba con un cáncer en ese momento. De noche me quedaba a su lado, recostada junto a ella releía las historias que habían surgido en mi cabeza a bordo del Sirio. Nunca escuchó los tres últimos capítulos.

EQL: Hablando de emociones, colaboras con multitud de asociaciones, participas en cientos de tertulias, charlas y encuentros ¿no te agobia tanta gente y tanto vaivén?

LG: Me encanta la gente, su calor. Si alguien me pregunta qué llevaría a una isla desierta diría que personas. La soledad es fácil, barata y asequible. Estar en compañía de alguien interesante no tiene precio, es mucho más placentero, más bonito. Me gusta disfrutar de los días. No viviremos siempre, intento no dejar nada por hacer.

EQL: Tener unos cuantos libros y haber corrido otro tanto te da voz sobre ciertos aspectos del negocio. Por eso, nos apetece saber si crees que tienen algún poder sobre el mercado las editoriales pequeñas. ¿Qué les falta o qué les imposibilita hacerse grandes?

LG: Por supuesto que las editoriales pequeñas tienen valor en el mercado. Mucho valor. Tienen todo el valor e importancia que su dueño le da. Creamos cosas grandes si creemos a lo grande.

EQL: Para acabar, tres preguntas muy cortas, muy sencillas o muy complejas, según. También puedes aprovechar para darle promo a tus obras, ahora que no nos oye nadie. Primera ¿suspiras mucho por España?

LG: Suspiro por España, por todo lo maravilloso que nos regala la vida.

EQL: ¿Vives entre bahías?

LG: Vivo Entre Bahías, sí, en ello estoy jajajajajaa.

EQL: ¿Dónde hay buenas playas de poniente?

LG: Siempre hay playas de Poniente si hay amor.

EQL: Y ahora sí, acabamos, sobre todo porque hemos agotado todo el vino de tu casa. ¿Te lo has pasado bien? ¿Nos vas a bloquear en redes sociales?

LG: ¿Bloquearos?  Si sois los locos más agradables del planeta literario. Me lo he pasado genial.

 

Puedes conocerle más y mejor aquí:

Wikipedia

Ahora que la nombro, he recordado que tengo que actualizar mis últimas publicaciones.

 

LG: Ah, hablando de conocerme mejor, me encantaría añadir que sería estupendo encontrarme en compañía de Plácido Domingo… quizás, lo confirmo en la siguiente entrevista.

Un abrazo a los cuatro, chicos.

EQL: Gracias a tí siempre, por tu tesón y por tu vino, que ya se fue.

 

No olvidéis dejar vuestros comentarios.

Podéis ver más entrevistas como esta a otros autores en EL QUINTO LIBRO

, , , ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Comment (1)

  1. De Lola se pueden decir muchas cosas, pero todas buenas. Excelente escritora y mejor persona. Yo la quiero de amiga de por vida.

    Mi enhorabuena a El Quinto Libro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros