Entrevista a Félix García Hernán

4 agosto, 2022 Víctor M. Mirete Ramallo

Entrevista a Félix García Hernán

Finalista del Premio de Novela Cartagena Negra 2022

Hostelero de profesión, escritor de vocación. Una de las plumas más destacadas de la actualidad en el género negro gracias a sus adictivas y sinuosas tramas, así como la riqueza y matices de sus personajes.

Con Delfines de plata, Cava dos fosas y Pastores del mal, todas ellas protagonizadas por el comisario Gallardo, ya han abierto camino hacia la producción cinematográfica y televisiva.

Hoy, en El quinto libro, Félix García Hernán nos habla sobre Pastores del mal, la flamante novela finalista del premio Cartagena Negra 2022.

Puedes leer la reseña de Pastores del mal haciendo clic en el enlace

  1. Hola Félix, antes de adentrarnos en la obra, enhorabuena por ser finalista de Cartagena Negra. Esperamos verte en la ciudad portuaria en septiembre. ¿Qué significa para ti y para tu literatura que reconozcan tu obra dentro de certámenes de género como este?

No puedes imaginar la ilusión que me ha hecho. Cartagena Negra tiene muchísimo prestigio y estar ahí de finalista alguien como yo, a quien hace solo unos años ni se le pasaba por la cabeza escribir, supone un sueño del que no me quiero despertar. Además, acompañado de tres “monstruos” de la novela negra española.

  1. Vuelves a la calle con Gallardo Y Olaya con Pastores del mal, tras Cava dos fosas. ¿Qué van a encontrar tus lectores en esta nueva entrega de esos personajes?:

Una comunión más intimista entre ellos. En Pastores, ambos deciden jugarse mucho para perseguir a los culpables del que para mí es el más horrendo de los crímenes; el abuso de los niños, que son los que menos pueden defenderse.

  1. ¿Se puede disfrutar leyendo una historia como la que has contado? 

Leer siempre es disfrutar. Otra cosa es divertirse. Recuerdo cómo disfruté cuando, de muy joven, leí la novela que más me ha marcado, “Los Miserables”. Cómo sabes, el argumento de esta obra maestra tiene poco de diversión.

  1. ¿Ha sido complicado de escribir para ti, a nivel emocional?

Muchísimo. Ahora, cuando veo la novela finalista del Cartagena Negra, me acuerdo de las tentaciones que tuve de guardarla en un cajón cuando la terminé. Es imposible no implicarte emocionalmente cuando escribes sobre la pederastia o la pedofilia. Pero quizá fue más duro el periodo anterior, el de la documentación.

Hablando con educadores, víctimas, policías, psicólogos etc., descubrí lo que ya me temía: que tras esa lacra se esconde lo mismo que detrás de otras como la droga, la prostitución, el tráfico de armas, etc: el puto dinero.  Esto es lo que me animó a enfocar la novela en esa dirección.

Aunque parezca una abominación, detrás de las imágenes de un menor interactuando con un adulto, muchas veces hay unos familiares que las han vendido.

  1. La densidad en la trama, los personajes y la estructura de la novela es muy alta, lo cual indica una ardua tarea de preparación. ¿Disfrutas con esa parte de la construcción de una novela? 

Buena pregunta. Esa es la parte más difícil, al menos para mí. Antes de escribir la primera frase, la novela se está fraguando poco a poco en la mente, sin descanso. Es muy común que me despierte a las cuatro de la mañana con una idea y me vaya al ordenador a escribirla para que no la olvide al día siguiente.

En el caso de Pastores, como he comentado antes y debido a que la trama me obligaba a ser muy riguroso, ese periodo fue más largo por la documentación y entrevistas.

  1. ¿Tras toda esa documentación que has debido llevar a cabo, te has censurado y has decidido no tocar o hablar de ciertos aspectos de alguna u otra forma? 

Sólo en la forma, nunca en el fondo. Sabía que tenía que tratar el tema de la manera más suave posible. El riesgo de que el lector cerrara horrorizado el libro era muy grande. Por fortuna,  por los comentarios de los lectores, creo que lo he conseguido.

Hay unanimidad en que se sufre mucho más por lo que callo o sugiero que por lo que digo.

  1. ¿Qué te gustaría que el lector pensase de Pastores del mal nada más cerrar el libro?

Creo que todos los que escribimos novela negra tenemos la obligación de dibujar lo que está ocurriendo en la sociedad. En este caso, me gustaría que la novela quedase en el recuerdo de los lectores por mucho tiempo.

  1. Por la forma en la que afrontan y resuelven los casos, ¿son Gallardo y Olaya son algo así como el Sherlock y Watson de tus historias?  

No los veo muy así. Aunque de rango diferente, entre ellos no existe la subordinación que tenía Watson con Holmes. Se tratan de igual a igual y se complementan muy bien. Olaya no es la conciencia de Gallardo, sino el compañero que llega donde los conocimientos del otro se resienten. Además son muy distintos.

Gallardo está de vuelta, ama la ópera, los buenos vinos y las pelis en blanco y negro. Olaya, mucho más joven,  aún cree en los dioses, y le veo más jugando al Call of Duty que escuchando a la Caballé. Ambos se respetan y se admiran.

  1. Has abordado a lo largo de toda tu bibliografía el thriller desde diferentes puntos de vista. El policial, el político, el social, el judicial e incluso el tecnológico… ¿Por qué decidiste embaucarte en ese género? ¿Qué tiene el thriller que te atrae tanto? 

Mi primera novela no tenía nada de “thriller”, empezó siendo una historia de amor de manual. Sin saber muy buen cómo, según escribía se fue transformando en un “thriller”. Me sentí muy cómodo en ese terreno y decidí incidir en él.  Ante la buena acogida que tuvo esa novela y las posteriores, por ahora seguiré por esta línea. Aunque no descarto, en absoluto, explorar otros terrenos.

  1. Dejas claro al inicio del libro que cualquier nombre o acto que coincida con la realidad es mera casualidad, pero… ¿Es la realidad ajena a tu novela? 

Jajaja. La realidad supera siempre a la ficción. De hecho, a uno de los personajes de Pastores, que estaba basado en una vivencia real mía, le tuve que hacer un downgrading a su posición en la Iglesia, porque mi editora me avisó de que no sería creíble para los lectores que Gallardo le conociese.

  1. En el humor sucede que a veces, para algunos, no se puede hacer chiste de según qué cosas. ¿En la literatura, vale cualquier cosa por aberrante, cruel, abominable o deshonrosa que sea cuando se trata de ficción o no ficción?

Eso lo tiene que decidir el lector. Una vez dicho esto, para mí sí hay barreras que me niego a traspasar. Creo que el tener al lector cautivo de tu historia no te da derecho a sorprenderle  (o asquearle) con pasajes que, de saberlo, no habría leído. Pero tú no estás en la mente del lector, por lo que, insisto, es únicamente él quien decide. Lo contario tiene un nombre muy feo y muy conocido: censura.

  1. Por ir cerrando el libro, ¿Qué próximas aventuras te deparan a ti y a tus personajes?

Pues estamos muy ilusionados con la nueva novela, Días sin sol que, bajo el paraguas de mi querida editorial Alreves, saldrá en septiembre. Nos encontraremos de nuevo con Gallardo y Olaya. Estoy trabajando en la postproducción de la película Delfines de plata, que se acaba de terminar de rodar, dirigida por Javier Elorrieta y con Rodolfo Sancho en el rol de Gallardo. Alrevés reeditará próximamente la novela. Muchas gracias por la entrevista.

, ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros