Reseña de Pastores del mal

1 agosto, 2022 Víctor M. Mirete Ramallo

Finalistas del Certamen de novela Cartagena Negra 2022: Pastores del mal

Sinopsis de Pastores del mal

Cuando el padre Damián Isún cambió de postura para acomodarse en su cama, el corazón le dio un vuelco al palpar, bajo la colcha, el cuerpo desnudo y sin vida de uno de sus pupilos. ¿Cómo había llegado allí? El pánico se apoderó de él y acudió a su antiguo discípulo, mosén Estanis, en busca de ayuda y refugio.

El mosén no dudó en contactar con el comisario Javier Gallardo, que aunque se había retirado hacía poco del servicio, nunca podría olvidar que le debía su vida al religioso. Así, junto al ahora inspector jefe Raúl Olaya, Gallardo intentará demostrar la inocencia del padre Damián. Juntos descubrirán una poderosa organización internacional cuya voracidad desmedida destroza y utiliza a cientos de niños y entre cuyos dirigentes se hallan destacados miembros de la banca, la política, las finanzas o la Iglesia.

Con una prosa arrolladora, directa y sin artificios, pero absolutamente adictiva, Félix García Hernán maneja, con la precisión de un relojero, o mejor, de un cirujano, una trama que nos llevará, sin un respiro, de Barcelona a Roma, Nueva York, París o Wisconsin, y lo confirma como un narrador especialmente dotado para novelas donde lo social y la denuncia conviven con la acción más vertiginosa.

Mi opinión sobre Pastores del mal

El mal

Encontrarse el cuerpo yacente de un niño, Oriol Recasens, en la cama del Padre Damian Isún, es cuanto menos espeluznante. A partir de ahí se abre una investigación en donde el comisario Javier Gallardo y el inspector jefe Raúl Olaya, a quienes ya conocimos en ‘Cava dos fosas‘ serán quienes deban arrojar luz sobre esa extraña muerte.

No obstante, al igual que la mencionada, Pastores del mal es una novela auto conclusiva y no precisa de la anterior entrega de Gallardo y Olaya para disfrutar de ella; pero conocer a los personajes de antemano y ser partícipes de su evolución personal y profesional nunca está de más.

Lo que vamos a encontrar en esta nueva historia es conflicto: Moral, ético, anímico y emocional. Félix García Hernán juega acertadamente con el diseño del argumento y la pulcritud narrativa para hacernos partícipes en primera persona de la trama. Consigue que nunca demos nada por hecho, mientras nos debatimos entre lo que esperamos y lo que realmente sucede.

La densidad y precisión de esta novela se entrelazan a través de una oscura y conspiratoria trama que pone el thriller al servicio de la denuncia social. La repugnante realidad de esta historia nos convierte en jueces, pero también en víctimas. La pederastia y la pedofilia en el contexto eclesiástico es una realidad a la que queremos dar la espalda pero que es más visible de lo que realmente queremos ver.

Es difícil leer novelas así, y pensar que a nuestro lado suceden cosas como esa, tal vez de idéntica forma, con otros nombres, pero con la misma cara. Es difícil leer historias de tan perversas y a la vez disfrutar de la literatura. Es difícil.

‘En su escala de valores, el último peldaño lo ocupaban los que se dedicaban a abusar de los que menos defensa pueden ofrecer: los niños’.

El bien

Sin ningún género de duda, este libro advierte un importante ejercicio de preparatoria. Me imagino multitud de apuntes, dosieres, esquemas y documentación previa con las que el autor ha diseñado y cosido los personajes, tramas y lugares con la habilidad de un sastre italiano.

Sin embargo, lo que raya la excelencia es el trato tan sobrio y directo de una temática tan horrenda, tan detestable, tan amarga. Pastores del mal no se aleja de la realidad para cubrir de thriller sus páginas. Todo lo contrario, se acerca a ella para darle verdad a la trama.

La densidad narrativa es una característica latente en esta novela y, pese a ello, jamás cae en el tedio. La prosa de Félix es tan pulcra como agradecida, lo que conlleva un ritmo constante en la trama.

Otro factor determinante es la construcción de los personajes, múltiples y todos ellos tratados psicológica y emocionalmente hasta el más mínimo detalle. Además, poseen ese ingrediente que hace que una obra sea creíble y profunda:

dota a sus personajes de un preciso pasado, presente y futuro.

En cuanto a los escenarios utilizados, el autor nos brinda la posibilidad de emprender una viaje desde Madrid a Valencia, pasando por el Pirineo leridano, Barcelona e incluso Roma, centro del catolicismo; así como darnos una vuelta por Nueva York, Paris y Wisconsin.

Este vaivén de ciudades y lugares dota a la obra de un ritmo que nunca se duerme mientras se desenmaraña una trama llena de secretos, que salpican a grandes y pequeños. Félix se adentra en la perversa maldad de las altas esferas del poder sin que le tiemble la mano.

Pastores del mal es un thriller capaz de llegar a cualquier rincón del mundo. Tiene un sentimiento universal en su fondo y su forma que le imprime el carácter suficiente como para convertirse en una serie o un film internacional, como pudo serlo Spotlight, La duda o Gracias a Dios.

Félix García Hernán es un autor fiable, concienzudo y metódico, capaz de sumergirnos en el infierno y devorarnos con su literatura. Pastores del mal es sin ningún género de dudas una apuesta segura para ganar el Premio de Novela de Cartagena Negra 2022.

El autor

Si quieres conocer mejor al autor puedes leer la Entrevista a Félix García Hernán

Ficha técnica Pastores del mal

Autor: Félix García Hernán

Editorial: Alreves

Año: 2021

Páginas: 390

Género: Thriller

 

, ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros