Reseña de «Astillas en la piel»

25 octubre, 2021
Posted in BLOG, Reseñas
25 octubre, 2021 Jesús Boluda del Toro

Título: Astillas en la piel

Autor: César Pérez Gellida

Editorial: Suma de Letras

Año: 2021

Páginas: 455

Calificación: 

Sinopsis de la novela Astillas en la piel

Dos amigos de la niñez con una deuda pendiente. Un forzado reencuentro en la amurallada localidad vallisoletana de Urueña. Álvaro, un exitoso escritor, y Mateo, un crucigramista en números rojos, acabarán atrapados en el caótico trazado medieval de la villa y bajo una impenitente cencellada. Ambos serán parte de un macabro juego en el que la sed de venganza los llevará a tomar decisiones que condicionarán sus vidas en el caso en el que alguno logre superar la jornada.

Astillas en la piel es un absorbente thriller psicológico en el que se confirma que César Pérez Gellida es el auténtico mago del engaño de nuestras letras. Una novela con una trama adictiva y asfixiante al más puro estilo cinematográfico y al servicio de la literatura de calidad.

Sobre el autor

César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y máster en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid. Ha desarrollado su carrera profesional en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación, hasta que en 2011 decidió dejarlo todo para comenzar una carrera profesional en la escritura. Hasta ahora ha escrito 12 libros y ha recibido varios premios por su tarea literaria.

Reseña de Astillas en la piel

(Puedes encontrar más reseñas de Jesús Boluda del Toro)

Cae en mis manos hace muy poco tiempo esta novela, justo cuando se confirma que César vendrá a la Feria del libro de Murcia a presentarla y que, además, me tocaba estar con él en la mesa para entrevistarlo, interrogarlo o atracarlo, según me pareciese bien. Había escuchado hablar mucho sobre La suerte del enano, su anterior novela y con la que comparte cierta semejanza en la portadas de ambas.

La cuestión es que comienzo a leer a un autor hasta entonces desconocido para mí. Y el resultado es que, en tres días, me bebí las Astillas en la piel, y algunas de estas astillas se me quedaron clavadas en el estómago. Es una novela dura, macerada poco a poco para que el sabor se quede bien impregnado en tu garganta y que toca muy a fondo, sin ocultar ni poner cortapisas, una de las grandes lacras que deja la sociedad y que el oscurantismo de las instituciones lleva ocultando demasiado tiempo.

Reflexionando me doy cuenta de que, a excepción del in medias res con el que comienza la historia, la primera mitad de la novela está limpia de asesinatos, pero no solo matar puede conmover o generar temor y aprensión. Con una premisa complicada de gestionar, pues solo tiene a dos protagonistas principales, comienza a tejer una tupida y repulsiva tela de araña donde colocar sus piezas. César, en una novedosa técnica a mis ojos de lector, utiliza la voz y la mirada de uno de ellos en el tiempo presente, y la cambia por el otro cuando habla del tiempo pasado. Incluso dentro de este primer bloque donde la temática es extremadamente dura, se transluce un humor negro mordaz, que viene a destensar un poco la encajada mandíbula del lector.

Pero, de repente, entramos en una segunda parte donde tendrás que coger aire al iniciar y aguantarlo dentro, pues no te dará tiempo a soltarlo, como tampoco soltarás la novela, ávido de saber qué ocurrirá finalmente. Mira el calendario de tu teléfono móvil por si tienes alguna cita, pues es posible que llegues tarde. Llegué a sospechar que la redacción de la novela la escribió en dos etapas diferentes, pregunta que le hice en la presentación de Murcia y que me contestó de forma tajante:

«No, está escrita del tirón».

Quiero resaltar también el escenario de la historia cuando relata la historia más reciente: Urueña. Un pueblo vallisoletano que ostenta el título de Villa del libro (uno de los dos protagonistas es escritor) y figura como uno de los pueblos bonitos de España. Sin embargo, en el momento en el que se cuenta la historia, un fenómeno atmosférico no conocido en latitudes menos frías afecta al mismo, y le da un aura gótica, siniestra. Es la cencellada, que básicamente es cuando las gotículas que componen la niebla se posan en superficies que están por debajo de cero grados. Un espectáculo de la naturaleza que el bueno de César utiliza para darle frío y oscuridad a la novela.

Te contaré dos curiosidades para acabar: el título de cada uno de los capítulos va oculto tras la definición de un crucigrama (el otro protagonista es crucigramista). Como podrás observar, el autor no da puntadas sin hilo. Y la segunda es que esta historia estaba concebida en primera instancia como un tratamiento de guion. No es necesario ser ningún erudito para darse cuenta de que la novela es, efectivamente, muy cinematográfica.

En resumen, Astillas en la piel es un thriller psicológico muy potente, donde nada es lo que parece y con la que disfrutarás sintiendo y sufriendo las trampas en forma de giros argumentales que el autor va diseminando a lo largo de la novela para mantenerte, si no engañado, sí en alerta ante la más mínima pista.

Cierro la reseña como lo haría César cuando le pone título a sus capítulos en esta novela: Horizontal (siete letras): Aparato que se utiliza para secar el cabello y con el que el autor de Astillas en la piel tiene la costumbre de escribir mientras lo mantiene en funcionamiento (dice que le ayuda a relajarse y a concentrarse).

, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros