Reseña de Incógnito: las vidas secretas del cerebro

24 mayo, 2021
Posted in BLOG, Reseñas
24 mayo, 2021 Cristóbal Terrer Mota

Libro Incógnito: las vidas secretas del cerebro de David Eagleman

Título: Incógnito: Las vidas secretas del cerebro

Autor: David Eagleman

Editorial: Anagrama

Año: 2013

Páginas: 352 páginas para realizar un viaje insólito por nuestra mente

Calificación: 

Sinopsis de Incógito de Eagleman

En su nuevo libro, brillante y provocativo, David Eagleman, un reconocido científico que trabaja en el campo de las neurociencias, navega por las profundidades del cerebro subconsciente para iluminar misterios soprendentes: ¿por qué nuestro pie avanza hacia el pedal del freno antes de que percibamos un peligro inminente? ¿Por qué nos damos cuenta de que alguien ha dicho nuestro nombre en una conversación que no estábamos escuchando? ¿Qué tienen en común Ulises y la contracción del crédito? ¿Por qué Thomas Alva Edison electrocutó un elefante en 1916? ¿Por qué las personas cuyo nombre comienza con «j» tienen mayores posibilidades de casarse con otras personas cuyo nombre también comienza con esta letra? ¿Por qué es tan difícil guardar un secreto? ¿Y cómo es posible enfurecerse con uno mismo? ¿Con quién está uno enfurecido en realidad?

Un viaje por la mente

Incógnito cayó en mis manos sin esperarlo, solo aceptando su lectura por la seguridad ciega en el criterio de la persona que amablemente me lo prestó, queriendo compartir conmigo uno de los tesoros más preciados: la confianza.

Un ensayo alejado de las ínfulas científicas que suelen regir este tipo de estudios. Un libro de esos a los que me suelo referir como «libro de mesita de noche», pues resultará necesario acudir a él en cualquier momento, para revisitar algún párrafo o capítulo concreto.

Para los que no solemos leer este tipo de literatura, os aseguro que marcará un punto de inflexión en vuestra forma de entender el mundo. No hay nada más apasionante que viajar hacia las profundidades del ser humano.

Los datos que Eagleman vierte en las páginas de Incógnito resultan tan impresionantes como didácticos. Un intento de aproximación a los misterios que encierra la mente y nuestro comportamiento cotidiano, el cual, parece responder más a criterios inconscientes que a nuestra propia voluntad. Como si toda esa adoración a la mente humana y al egocentrismo de nuestros días, resultara poco menos que el engaño de algún trilero que se esfuerza por robar unos pocos euros a unos confiados turistas.

La mayor parte de las decisiones que tomamos en el día a día las realiza una especie de ente misterioso que nos habita, por lo que el mérito no recae en nosotros, entendidos como sujetos conscientes, sino en una explosión de conexiones que van más allá de nuestra razón y nuestra capacidad de decisión.

Cuenta David Eagleman que las conexiones realizadas en tan solo centímetro cúbico de nuestro cerebro superan los granos de arena que podemos contar en una playa o las estrellas que cuelgan en nuestro sistema solar.

«La consciencia es como un diminuto polizón en un transatlántico, que se lleva los laureles del viaje sin reconocer la inmensa obra de ingeniería que hay debajo».

Una vez superado el impacto inicial que la lectura provoca en el profano, Incógnito: las vidas secretas del cerebro se sumerge en los reconditos escondrijos de nuestra mente, en los rincones más oscuros. Ese «oscuro pasajero» del que nos hablaba Dexter Morgan en la imprescindible serie y con el que supimos empatizar desde el primer capítulo.

Además, David Eagleman plantea un curioso estudio que se mueve entre el derecho y la responsabilidad del ser humano en determinados sucesos atroces. Todos conocemos el caso de esa persona que se subió a un campanario y decidió disparar sobre los peatones que circulaban por una céntrica plaza de Estados Unidos. Al parecer su comportamiento fue errático, eligiendo sus víctimas de forma aleatoria, por el simple azar. La policía logró abatir al asesino. Tras realizarle una autopsia encontraron un tumor cerebral del tamaño de una moneda de cinco céntimos.

Otro caso similar: una persona que una noche se despertó y sin más, asesinó a su mujer y a su suegra. Otro tumor. O un paciente que acudía a la pornografía infantil de forma repentina hasta que le lograron extirpar un bulto en su cabeza. Lo curioso es que cuando esa enfermedad se le volvió a reproducir, volvió a realizar actos horribles relacionados con la pedofilia.

¿Hasta que punto es responsable de estos actos deleznables la persona en cuestión? Parece demostrado que estas personas actuaron por impulsos químicos provocados por fallos severos en su cerebro. ¿Debería cambiar el derecho penal de nuestra sociedad?

Nos creemos responsables de todas las acciones y pequeñas decisiones que tomamos en nuestro día a día. Quizás, solo quizás, no lo seamos en tanta medida como creíamos. En esta sociedad esclavizada por la inmediatez, el ser humano se ve empujado a grandes dilemas morales y a asumir responsabilidades de las que nos sentimos responsables, creando una sensación extraña que nos abruma y nos arrastra a la desolación.

Lecturas como las de Incógnito acaban de un plumazo con la autocomplacencia de los autores de libros de autoayuda, Invita a reflexionar y a buscar respuestas por nosotros mismos, ayudándonos a asomarnos al abismo que todos nosotros tenemos dentro. La última novela de Rosa Montero, La buena suerte, se apoya en algunos párrafos de Incógnito para explicar el comportamiento de algunos de sus protagonistas. Quizás debería ser un libro recomendado para todos aquellos amantes del género negro o de esas series que tratan de entender el comportamiento del ser humano en su versión más horrible: Mindhunters o True Detective, por citar algunas.

Quizás debemos parar —la pandemia nos ha enseñado a que podemos paralizar nuestro ritmo frenético y autoimpuesto—, detenernos a reflexionar y a ser conscientes del momento en el que nos encontramos. Deleitarnos con aquello que estamos haciendo en este preciso instante: sentir el agua al ducharnos, saborear el aroma del café que nos acabamos de preparar, disfrutar del presente. O quizás es que este tipo de lecturas te evocan pensamientos que van más allá de lo puramente científico. Porque saber leer es una fuente inagotable de autoconocimiento que permite conectar con ese yo interior al que silenciamos con demasiada frecuencia. Porque no os equivoquéis, el momento es ahora.

Puedes leer todas mis reseñas en la sección: Reseñas de Cristóbal Terrer Mota.

, , , ,

Cristóbal Terrer Mota

Autor de la novela Cameron (Malbec Ediciones). Responsable del blog sobre series extranjeras Seriemaniac.com. Apasionado del cine, las series y la fotografía. La playa, viajar y la lectura son sus grandes pasiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros