Reseña de Un tío con una bolsa en la cabeza

19 noviembre, 2020
Posted in BLOG, Reseñas
19 noviembre, 2020 Jesús Boluda del Toro

Reseña de la novela Un tío con una bolsa en la cabeza

Título: Un tío con una bolsa en la cabeza

Autor: Alexis Ravelo

Edición: Siruela Policíaca

Año: 2020

Páginas: 239

Calificación: 

Sinopsis de la novela

Un tío con una bolsa en la cabeza trata sobre un tío con una bolsa en la cabeza. Y ese tío es Gabriel Sánchez Santana, Gabrielo para los amigos, alcalde corrupto del no menos corrupto municipio de San Expósito, a quien dos desconocidos han dejado maniatado con la cabeza metida en una bolsa de basura tras atracarlo en su propia casa. Sin posibilidad de liberarse o pedir auxilio, condenado, salvo azar o milagro, a la muerte por asfixia, Gabrielo dedicará sus últimos momentos a intentar averiguar quiénes son los asaltantes y si estos actuaban por su cuenta o seguían las órdenes de un tercero. De este modo, en el repaso a una vida de egoísmos, ambiciones y deslealtades, se convertirá en el peculiar investigador de su propio asesinato aún antes de su consumación.

Este texto claustrofóbico y violento es, además de una poderosa y singular novela negra, cuyos códigos maneja y deconstruye, una lúcida memoria de la vida política y económica española en las últimas décadas, un relato de oportunidades perdidas y relaciones truncadas que funciona también como una incisiva indagación ética sobre la justicia, la lealtad y el perdón

Sobre el autor

Alexis Ravelo (Las Palmas de Gran Canaria, 1971) cursó estudios de Filosofía Pura y asistió a talleres creativos impartidos por Mario Merlino, Augusto Monterroso y Alfredo Bryce Echenique. Dramaturgo, autor de tres libros de relatos y de varios libros infantiles y juveniles, ha logrado hacerse un hueco en el panorama narrativo actual con sus novelas negras, que han merecido diversos reconocimientos, entre ellos el prestigioso Premio Hammett a la mejor novela negra por La estrategia del pequinés.

La reseña

Este libro llegó a mis manos hace apenas tres días. El modo no fue el cauce habitual de visitar la librería y echar un vistazo a las novedades. En esta ocasión Pedro, mi librero, comentó en el grupo de mensajería del club de lectura asociado a su librería la originalidad del título, que casaba con la extravagancia al comenzar la contraportada:

-Mirad qué libro he recibido. El título es grandioso: Un tío con una bolsa en la cabeza.

Fue un título comentado por varias personas dentro del grupo, aludiendo a la singularidad del mismo. Pocos días después, Pedro añadió:

-¿Os acordáis del libro que os envié porque me sorprendió el título? Pues no había leído la sinopsis y el inicio no puede ser mejor: Un tío con una bolsa en la cabeza trata sobre un tío con una bolsa en la cabeza.

De forma automática, sin pensarlo, le dije que me reservara uno. Había ganado la partida a mi curiosidad. En un cuarto de hora estaba en la librería para recogerlo, y esa misma noche comencé a leerlo.

Avancé rápido en su lectura. Me atraía comprobar si efectivamente todo el relato era un monólogo interno, o por el contrario aparecerían escenarios, personajes, subtramas.

Y aquí fue donde descubrí la maestría de Alexis, pues en un alarde astringente sujeta, obliga y constriñe todo a un monólogo, a un vaivén de pensamientos por donde desfilan todas las historias que han provocado que el protagonista se encuentra en la situación límite de estar atado de pies y manos y con una bolsa de basura en la cabeza. Perfumada, eso sí.

He de reconocer y dar mérito a este hecho. Mantener la tensión narrativa con tan pocas armas a la vista (aunque ocultas las tiene por montones) es una apuesta arriesgada, que te puede quedar fatal o genial. En esta novela es la genialidad la que gana a la fatalidad.

Y, como es habitual en El quinto libro (Puedes leer más reseñas mías en este enlace de nuestra web: Reseñas de Jesús Boluda del Toro) es momento de analizar a fondo.

Es un monólogo interior del protagonista, sí, y con esta premisa como hilo argumental, se crea una profunda reflexión sobre el poder, la corrupción (dos palabras que van de la mano más a menudo de lo que deberían) y las ansias por escalar sin importar a quién se debe dejar por el camino para conseguirlo. Y lo muestra a través de tres generaciones de política municipal, mostrando a todas luces que el tiempo transcurre, pero los mecanismos permanecen casi inamovibles. A su vez, Alexis regala en su historia un paseo por su tierra, mostrando la evolución del pueblo ficticio de San Expósito, y cómo el mismo va avanzando a base de recalificaciones, proyectos urbanísticos y demás. Aprovecho la ocasión de nombrar a Canarias para destacar un aspecto que, personalmente, me ha encantado. Es el hecho de que Alexis haya mostrado el lenguaje y la forma de hablar canaria en su más puro estilo, sin españolizar ninguna de sus expresiones.

A su vez, la novela es un íntimo razonamiento sin ambages sobre la transformación de la persona dentro de ese mundo podrido en el que se mueve. Un juicio a sí mismo, a sus grandes y numerosos errores con las personas que lo querían para contentar a las personas que le gustaban o que le pagaban. Y también un viaje a las abisales profundidades de un padre abatido por una irreparable pérdida, que no ha hecho otra cosa que tapar su dolor con capas y capas de banalidad y materialismo.

En definitiva, nunca una novela tan opresiva y claustrofóbica abrió tanto la mente, propuso escenarios tan vívidos contados desde dentro de una bolsa perfumada, ni maniató las manos del lector al libro manteniendo la mordaza en sus propias manos.

Si quieres comprar Un tío con una bolsa en la cabeza, la encontrarás en la web de la editorial Siruela.

 

 

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros