Reseña de Aquella vez en Berlín

12 abril, 2020
Posted in BLOG, Reseñas
12 abril, 2020 Pilar Fernández Senac

Reseña de Aquella vez en Berlín

Título: Aquella vez en Berlín

Autora: María José Moreno

Editorial: Versátil

Páginas: 358

Año: 2020

Género: Novela Contemporánea

Valoración:

Sobre la autora

María José Moreno (Córdoba, 1958). Escritora, psiquiatra y profesora titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Córdoba, se inicia en el ámbito de las publicaciones con artículos científicos y libros en el campo de la psiquiatría. En el año 2008 irrumpe en la literatura de ficción, con un relato titulado Cosas de Catedráticos, que fue galardonado con el Cuarto Accésit en el II Certamen Internacional de Relato Breve de la Universidad de Córdoba. Al año siguiente, inaugura Lugar de Encuentro, su propio blog literario. Con más de doscientas mil visitas, es el referente para la publicación de sus relatos cortos. El año 2010 queda finalista en el Certamen de Novela por entregas (ediciones Fergutson), con su novela Vida y milagros de un ex, la que en 2011 fue publicada en formato eBook y consiguió más de cuarenta mil descargas, actualmente en venta bajo el sello B de Books. Además, ha participado en varios encuentros literarios tratando el tema de la publicación digital independiente y colabora habitualmente en la Revista Terral (de arte y literatura) desde su creación. Publica en 2012 Bajo los tilos, novela que se ha mantenido entre los primeros lugares en los top de ventas de las plataformas digitales más importantes. Con Ediciones Versátil publica, en septiembre de 2015, La caricia de Tánatos: El origen, primera de las novelas que conforman la Trilogía del Mal. En marzo de 2016 publica la segunda novela, El poder de la sombra: La huella y en septiembre de 2016, la tercera parte de esta trilogía, La fuerza de Eros: El conflicto. La adaptación televisiva de esta trilogía está en marcha y pronto podremos disfrutar de ella.

Sinopsis

El día que el arquitecto alemán Richard Leinz recibe en su casa de Londres al señor Parker, investigador privado, descubre que hace quince años cometió una grave equivocación que marcó su vida. Atormentado por sus dramáticos recuerdos y por el dolor que causó a su alrededor, emprende una búsqueda tenaz en su pasado para intentar enmendar su error.ç
Cuando Thomas, secretario de Richard, decide por su cuenta llamar a Marie Savard, con la que el arquitecto mantuvo una relación, no sabe que está a punto de derrumbarse todo lo que lo ha mantenido a salvo hasta el momento: ¿Por qué Richard ya no es el que era? ¿Podrá Marie ayudarlos a librarse de sus fantasmas? ¿Cómo se puede convivir con la culpa?
Una historia intimista de secretos desgarradores, de amores frustrados, de palabras no dichas, de luces y sombras en el pasado de unos personajes que intentan sobrevivir en un tiempo histórico complejo mientras tratan de combatir a sus propios demonios y coger aire para disfrutar de eso a lo que llamamos vida.
Las casualidades no existen. Los encuentros fortuitos tampoco.

Mi opinión

En estos días extraños en los que estamos inmersos, nos puede dar por leer al ritmo imparable que el tiempo permite o, por el contrario, no lograr avanzar en las historias plasmadas en papel. Tenía conmigo la última novela de María José y decidí que era su momento. La he leído muy despacio, la incapacidad para mantenerla concentración no me dejaba empacharme de páginas, y lo cierto es que he agradecido el ir poco a poco. Porque esta es una historia para leer despacio, para dejar que los personajes tomen volumen, se hagan de carne y hueso entre tus quehaceres.
La habilidad para conjugar palabras de la autora queda altamente demostrada conforme avanzamos en esta historia de personajes, utiliza un amplio abanico de registros literarios, diferentes voces narrativas, idas y venidas en el tiempo y el espacio, varios personajes principales, mantenimiento de la intriga…
Es una novela de personajes, a los que llegamos a conocer ampliamente, dotándolos de una humanidad tangible. Todos ellos, Thomas, Richard, Marie y Lisa están llenos de matices, de claros oscuros, de culpas, virtudes y secretos que los hace reales. Que María José sabe como funciona la mente es algo que por su profesión queda claro, pero, además, es de alabar la capacidad para hacer que seamos capaces de reconocer algo de nosotros mismos en ellos. Porque ¿quién no ha callado por no hacer daño a quien quiere? ¿quién no ha huido en algún momento de su vida? ¿quién no ha soñado con que todo fuera diferente, pero se ha conformado con lo que le ha tocado en suerte? ¿quién no se ha sentido culpable por el daño causado, aun sin querer? ¿quién no ha buscado respuestas en el pasado para poder sentir que tiene un futuro? ¿quién no ha sentido que es demasiado tarde para disculparse, para amar, para decir te quiero? ¿quién no se ha mentido a sí mismo alguna vez?

«La verdad está sobreestimada, Thomas. Se nos llena la boca hablando de ella. Así nos sentimos mejores personas, honestas, sinceras y nos distanciamos de los que suelen mentir. La realidad es que la usamos en nuestro provecho y de acuerdo con nuestra propia experiencia».

Como digo, María José Moreno trata multitud de temas entre sus letras, pero para mí, hay uno que se ha quedado conmigo tras cerrar las páginas, se trata de la forma en la que las personas amoldamos los recuerdos. Lo traumático se suaviza para poder vivir con ello, las palabras se malinterpretan con el paso del tiempo para darle el sentido que necesitamos que tengan, los secretos se justifican por ecos de un pasado que según los ojos de quien lo mira, es de una manera diferente. Somos recuerdos, pero somos recuerdos que hacemos a nuestro yo de hoy, para poder respirar mejor, para poder justificarnos mejor, para poder soñar diferente. Y si, por alguna casualidad de la vida, alguien nos muestra ese pasado desde otro ángulo, desde otra mirada, tenemos que recomponer todo ese montaje nuestro. Y no siempre es sencillo.

«El pasado, Richard, no puede cambiarse. Por mucho que reneguemos de él, o nos deshonre, permanecerá para siempre, porque así no olvidaremos qué hemos hecho; ahí reside el castigo. Tan solo podemos atenuar sus consecuencias».

No dejéis escapar esta historia, no dejéis de conocer a sus personajes, su forma de vivir y de amar, la forma en la que el destino teje una red que los conecta.
Y, para terminar, hoy lo hago de la mano, mejor dicho, de las letras de Luis Eduardo Aute, que hace unos días nos dejó para siempre. «Así es la verdad» de lo que ocurrió «Aquella vez en Berlín»

«Como una llama que aparta tinieblas, quemando las dudas en los pensamientos, como ese río que nunca se seca, que sigue su cauce arrastrando a las piedras, como esa sangre que cae sin miedo, sangre que limpia paisajes y penas, así es la verdad»

Aquella vez en Berlín en Versátil Ediciones 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros