Reseña de Nietos de Caín

26 mayo, 2019 Víctor M. Mirete Ramallo

Reseña de la ópera prima del periodista Emilio Tomás García

Título: Nietos de Caín (Saga Equinoccio)

Autor: Emilio Tomás

Editorial: Pluma verde

Año: 2019

Páginas: 161 (Capicúa, y conociéndolo, seguro que tiene algún motivo)

Género: Distopía

Calificación: 

Sinopsis

¿Seríamos capaces de asesinar a alguien si no hubiera más remedio? ¿Dejaríamos pasar la oportunidad de eternizarnos? ¿Qué no haríamos por un billete a la inmortalidad? Y si nos anunciaran que con setenta años ya cumplidos podríamos gozar del elixir de la eterna juventud… Madrid, 2030. Cuatro mujeres y dos hombres, obligados a trabajar para complementar su menguante jubilación, se enfrentan a un futuro sin pensiones que garanticen la subsistencia. Sin familia, nada que perder, nadie a quien rendir cuentas. O eso parece… Ante ello, la disyuntiva es clara: trabajar o trabajar. A costa de lo que sea. Por encima de todo. Nietos de Caín plantea una reflexión acerca de nuestro futuro, el de todos, en un viejo país que en nada se parece al que conocimos.

Ficción real

Existe la realidad, existe la ficción. Ambos géneros son la madre de todos los subgéneros de la literatura. Porque al final, todo lo que escribimos es real o es ficción. Pero esta vez, Emilio Tomás, para mi, ha encontrado esas pequeñas fisuras que de vez en cuando permite el buen arte de escribir, para adentrarse en un género curioso y paradójico que me aventuro a bautizar como ‘Ficción real’. Para mí, esta obra tiene ese carácter visionario y moralizador que bien podemos encontrar en otros autores que ya forman parte del cancionero popular de nuestra memoria literaria como son Huxley, Orwell,  Atwood, Bradbury, o K.Dick, entre otros.

Y ahora Tomás. Sí, El Emilio Tomás de Taller de Prensa y comunicación. Ese hombre al cual todos los que tenemos la suerte de conocer, seguimos esperando que Iker Jiménez haga un estudio en profundidad sobre el uso del tiempo que hace este madrileño-murciano. Y es que es imposible que sus días duren 24 horas, o sus años 365 días. Debe de tener algún doble que le sustituya en las escenas de riesgo, o que incluso le haya escrito este su primer libro. Porque sí, ha escrito un libro.

¿Os extraña? A mi sinceramente lo que me extraña es que haya tardado tanto. Se ha hecho el remolón, ha jugado como una serpiente por todos los senderos de la literatura hasta darnos en la frente con esta ópera prima que trae consigo una estela de novelas que ya sabemos se convertirán en saga.

Pocos hay en Murcia que sepan más del negocio literario y de literatura (que ambas cosas aunque similares, no son lo mismo) como él. Este libro lo demuestra, porque Emilio, además de trabajador incansable, caballero leal y honroso, y periodista metódico, es también muy listillo.

Una novela cainita

Por todo lo apuntado anteriormente y mucho más, no os quepa la duda de que ‘Nietos de Caín‘ es una obra inteligente, divergente y cainita. Emilio ha sabido esperar paciente el tiempo suficiente como para engullir, digerir y metabolizar toda la información y experiencias que iban llegando a su ‘mochila’ para hacer de ellas su propia realidad distópica. Ha sabido nutrirse de todos los centenares de autores que han pasado por sus manos, por su taller y por su distribución para hacer de su literatura algo único que lo describe tanto a él como a todos los que en algún momento hemos estado cerca de su perímetro. Es como si se hubiese tomado la revancha, volcando todo lo que portaba encima a palabra en grito en esta historia que desde el mismo prefacio comienza tan visceral como discursiva.

Y además de todo ello es tan listillo que ha sabido jugar con el tiempo y con el lector. Esta primera entrega de la Saga Equinoccio plantea una inminente distopía. Por lo tanto, es fácil que un elevadísimo porcentaje de sus lectores vayan a tener la fortuna o desgracia de comprobar en pocos años si el mundo que se nos avecina es tal y como lo plantea Nietos de Caín. Esta novela despierta irremediablemente nuestros instintos más especulativos y curiosos a través de las teorías territoriales, laborales, económicas y sociales que propone el autor, y que sin duda no son disparatadas, salvo por el hecho de que la mente de los mortales funciona con menos revoluciones que las de los visionarios como Emilio Tomás.

El tiempo es un factor predominante en nuestra vida y del que apenas nos percatamos. Es capaz de girar a toda velocidad y parecer que ha pasado una eternidad; y por ello, como de alguna forma insinúa el autor, aquello que nos parece cosa del futuro, no es más que el presente más inmediato. Como la muerte. Un concepto muy real que nos parece tan lejano, y que no es más que algo con lo que convivimos cada día. O como los capítulos de esta novela, que pasan tan rápidos como la aguja del segundero. Cinco capítulos y seccionados todos ellos en escenas tituladas de no más de tres o cuatro páginas, dotando a la obra de vértigo y carácter cinematográfico.

Personalmente, lo que más me ha gustado es esa sensación evocadora que desprende su prosa, la cual consigue hacer de la decadencia algo poético; además del uso de retruécanos y modismos que el autor utiliza con gran acierto.

Ahora bien, Nietos de Caín es, además de un paseo por el tiempo, un barracón de vigilancia en donde el ojo atento de un estudioso del sistema y analista de la sociedad (como buen periodista que es Emilio Tomás)  ha sabido captar la idiosincrasia y el devenir de un país viejo, caduco, incoherente y desequilibrado. Además ha podido trasladarlo con la suficiente pulcritud y sencillez literaria para que sus lectores disfruten de una prosa muy medida y estilizada. En ese contexto reconocible e inquietante a partes iguales, Emilio no deja muchos títeres con cabeza y, para colmo, ha tenido la audacia de sembrar la historia con referencias y alusiones, tanto pasadas como futuras, tanto políticas como culturales, que no hacen sino engrandecer el texto y provocar la inexorable empatía del lector.

Pero, lo más importante de todo es la pregunta que la novela nos lanza desde el principio:

¿Seríamos capaces de asesinar a alguien si no hubiera más remedio?

A su respuesta el lector habrá de ir acercándose sin prisa pero sin pausa, como un anciano a su ocaso; y orientados siempre por los escasos pero intensos personajes de una novela que siendo casi una gran metáfora, es más real que cualquiera de las cosas que nos esperan.

Tenemos pues con Nietos de Caín una ópera prima de un autor ya experto en las letras. Algo contradictorio, pero es así.

Enlace de compra del libro en Casa del Libro

Más reseñas de Víctor M. Mirete

, , , ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros