Crítica de Una vida mejor de Anna Gavalda

3 marzo, 2019
Posted in BLOG, Reseñas
3 marzo, 2019 Pilar Fernández Senac

Una vida mejor de Anna Gavalda

Título: Una vida mejor

Autor: Anna Gavalda

Editorial: Seix Barral

Año: 2016

Páginas: 254

Género: narrativa

Calificación: 

Sobre Anna Gavalda

Anna Gavalda nació en 1970 en Boulogne-Billancourt (París). En 1999 saltó a la fama con Quisiera que alguien me esperara en algún lugar (Seix Barral, 2005), una colección de relatos galardonada con el Grand Prix RTL-Lire 2000.

Su primera novela, La amaba (2002; Seix Barral, 2003), cuya versión cinematográfica está en preparación, la consagró a nivel internacional. Con Juntos, nada más (Seix Barral, 2004), llevada al cine por Claude Berri, el fenómeno internacional ha seguido creciendo.

Hoy en día es la escritora francesa más leída, aclamada por una crítica y un público absolutamente entregados. Sus libros han vendido diez millones de ejemplares alrededor del mundo. Vive cerca de París.

Sinopsis de Una vida mejor

Dos historias, una misma elección. Mathilde y Yann son dos jóvenes infelices con una vida anodina y sin dirección; dos jóvenes de nuestro tiempo, hastiados y a la vez hambrientos, educados y rabiosos, personas comunes y a la vez los héroes de las dos historias que comprenden esta obra, pues prefieren arriesgar y escoger una vida equivocada a no vivir vida alguna.

Reseña de una vida mejor

Hoy es mi gran estreno en este blog y, debo confesaros que he andado muerta de miedo por no ser capaz de igualar a mis compañeros. Pero, tras las sabias palabras de uno de los fundadores de estas páginas virtuales, sé que no puedo ser como ellos, nunca lo lograría.

Tengo que hacerlo a mi manera, usar mi propia voz y lograr empastarla bien con las suyas, para que el coro que formemos todos juntos esté afinado y aún así, podamos ser nosotros mismos a la hora de hablaros de libros. Cojo aire, caliento mis cuerdas vocales frente al ordenador, y… Allá voy.

Puedes leer más reseñas en nuestra sección: Reseñas de novelas.

Anna Gavalda cuenta, para mí, con esa sensibilidad especial que no todos los autores tienen, con esa facilidad de hacer bellas, historias que contadas de otra manera significarían algo muy diferente, quizá apenas nada.

Este libro, más que una novela, es la unión de dos relatos largos con un nexo común y que es el que pone el título. Los protagonistas de ambas historias son jóvenes, educados y formados, y con la posibilidad de poder hacer algo con su vida, sin embargo, ambos están perdidos en la comodidad, en esa corriente que solo pide dejarse llevar, porque, aunque no llegues nunca a ninguna parte, la sensación de estar en movimiento hace que lo creas.

Mathilde, la protagonista del primer relato, tiene pequeños momentos de lucidez, en los que es consciente de que no le gusta la vida que lleva, que pensaba que, si quisiera, podría hacerlo mejor, pero no quiere.

No encuentra ninguna razón para dejar de ser ese personaje que le funciona, al que ha empezado a creerse. Hasta que un acto sencillo envuelto en honradez y por eso mismo, increíble y asombroso en nuestros días, hace de interruptor. Y es que algo se enciende en el interior de Mathilde, algo provocado por un desconocido en un bar que la llena de esperanza, que la hace creer que no todo está perdido, ni siquiera con ella misma.

Y lo más importante, la pone en movimiento, pero del de verdad, del que persigue algo y sueña con poder alcanzarlo. Es la propia Mathilde la que nos cuenta esta historia. Es en el último par de capítulos de su historia que, una voz en tercera persona nos narra lo que ocurre. A lo largo de las páginas, su relato se corta con diálogos que mantiene consigo misma y con otros que pretende tener con el lector.

«Llevaban años poniéndome como ejemplo, dorándome la píldora con mi fuerza, mi alegría, mi valentía y… Pero eso era demasiado fácil, hatajo de cobardes. Pero que demasiado fácil. Es cierto que he intentado protegeros y he aguantado como una jabata, pero ya no puedo más. Estoy agotada.»

Y luego, tenemos a Yann. Será él quien nos narre la vida de este otro joven sobradamente preparado, educado y buena persona que es consciente de que esa vida no es lo que quería, pero no hace nada por cambiarla. Con un punto existencialista, y lleno de filosofía para con la vida, siempre encuentra excusas para ser esa persona en la que se ha convertido.

Usa la situación de la sociedad, de la francesa y de la del mundo, para justificarse muchas veces. Y un día, una cena con unos vecinos que apenas conoce, lo cambiará todo.  Yann ve que lo que él buscaba y se rindió de buscar demasiado pronto, sí que existe, y se despiertan las ganas de hacer algo arriesgado, algo que quiera hacer, aunque no salga bien, aunque sea un error, porque si no lo es, todo será diferente, eso seguro.

«Madre mía… Qué difícil es ser tú mismo cuando ese tú mismo no te inspira mucho. Qué difícil es…»

Anna tiene una pluma ágil y elegante, llena de sentido del humor con la que logra que nos creamos las historias que cuenta. La novela Una vida mejor tiene ritmo y logra que no quieras dejar de leer, porque sus párrafos son cortos y, muchos de ellos, veloces.  Su forma de narrarnos las cosas hace que lo más insignificante cobre sentido, que las vidas de gente cualquiera, tan normales como nosotros, se conviertan en algo digno de contar. Y de leer.

Hay una canción de Luis Eduardo Aute, Me va la vida en ello, que dice unas palabras que creo que encajan a la perfección con la historia de estos dos jóvenes que solo quieren una vida mejor y con las que me despido de mi estreno en El Quinto Libro:

«Porque la vida es vértigo y no una carrera. La vida es búsqueda y no una guarida»

Enlace de compra en Amazon: Una vida mejor

Fuente foto: ElDiario.es

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros