Entrevista a Domingo Terroba

29 noviembre, 2018
29 noviembre, 2018 Víctor M. Mirete Ramallo

Entrevista a Domingo Terroba, autor de Oculto en la memoria.

‘En esta sociedad del ‘Yo Puedo’, se le está dando al consciente unos privilegios que no le corresponden’.

El pasado es una dura losa que parece estar siempre en nuestro camino, pero por suerte tenemos un presente que nos permite reinventarnos para alcanzar un futuro que no necesite de nostalgias. Según el dicho popular: ‘El secreto de la felicidad consiste en tener buena salud y poca memoria’. Domingo Terroba ha ido tachando esa losa, esa memoria del pasado, a golpe de literatura. Ha ocultado la memoria con papel y lápiz hasta convertirse en un autor consolidado, acumulando varios títulos en su mochila de escritor como son ‘Tardes con Lázaro’, ‘Recuerdos de otra vida’ y ahora ‘Oculto en la memoria’. En esa maleta de la vida, además, guarda un aprendizaje del mundo, de la sociedad, del bien, del mal, de dios y de si mismo. Todo ello, ineludiblemente se convierte en reflexión y en literatura.

Malagueño, de Ronda, formado en artes escénicas, teatro y música por el Conservatorio Superior de Málaga y posteriormente cursa Art&Design en la Universidad de Edimburgo, donde reside actualmente. Completa su formación académica con los Estudios Superiores en Teología. Esta disciplina, junto con la pintura, es donde asegura sentirse más cómodo.

Veamos si conseguimos esa comodidad con esta entrevista para El quinto libro. Por nuestra parte, como siempre, vamos a tratar de entrar en el interior de la persona y no del personaje, en el alma del escritor y en el corazón del ser humano.

P: Domingo, ¿Hay algo que te siga quitando el sueño a día de hoy?

R: Muchas cosas. A medida que cumples años ganas en experiencia, y eso hace que veas la vida sin filtros. Cada día soy más consciente de que no tenemos control sobre nada.

P: Reconoces haber viajado por todo el mundo para buscar su propio yo. ¿Es necesario olvidar para reencontrarse o el recuerdo siempre tiene que estar presente en la identidad de uno mismo?

R: No hace falta viajar para encontrar tu esencia. Se puede hacer desde la cocina de tu casa. Es una frase con valor poético, pero no practica. Olvidar, si estás en paz contigo, es terapéutico, pero si lo haces como huida, es un desastre; un error que te persigue a donde quiera que vayas. No se puede huir de lo que se teme, finalmente se incrusta en las capas de la mente y acaba cicatrizando en trauma. Creo que es mejor hacer frente que salir corriendo. En cuanto a la identidad, yo opto por la plasticidad del cerebro. El cambio constante.

Cuestionarte cosas que das como válidas porque han llegado a tu mente desde la mente de otros, no es fiable.  Hay que renovar creencias. No se puede vivir anclado en lo que se es, o se cree que uno es, para siempre.

P: ¿Por qué elegiste Edimburgo para comenzar tu nueva vida?

R: Fue fortuito. Por entonces yo vivía en Montreal, ciudad que sí elegí para empezar una nueva vida, y fui a pasar dos semanas a Escocia de vacaciones. Allí conocí al que es hoy día mi pareja, y decidí quedarme. Echo mucho de menos Canadá, y siempre estoy dándole vueltas al tema de cómo volver para siempre. Llegué muy joven a aquel país maravilloso y el cruce de cultura produjo un cambio muy positivo en mi mente, que aún perdura, afortunadamente.

P: Has atravesado una fuerte depresión. He leído una frase que escribiste en una red social: ‘Depresión es reír con la boca mientras tu alma solloza, conversar con los demás mientras guardas silencio…’.  ¿Qué queda en ti de esa etapa?

R: Pues todo… (risas) Sigo en tratamiento después de los años. No te acostumbras a vivir con depresión, porque sería como acomodarte a vivir con una punzada permanente, pero no te queda otra. La depresión condiciona tu vida, y tu día a día. Dependes de ella para tomar un café, hablar con la familia, planear un viaje, o hacer la cama por las mañanas. Llevo muchos años arrastrando esta enfermedad y eso me ha dado la posibilidad de hablar con psiquiatras que me tratan en Inglaterra y también aquí, en España. A día de hoy, y según ellos, no se sabe con certeza que pasa dentro de la mente humana para que enferme. Solo se manejan hipótesis al respecto.

P: Teología, pintura, música, teatro, literatura… forman parte de tu día a día y de tu formación cultural y académica. ¿Crees en el poder curativo del arte, lo has utilizado para sanar tus heridas?

R: No. Las heridas de la mente cicatrizan de forma distinta a las del cuerpo. Tratar con las emociones es tarea muy difícil que conlleva mucho tiempo. Yo escribo para desahogarme, no para alejar los demonios con los que convivo a diario.

P: Sin duda, utilizas la literatura para desnudarte, para mostrar lo más íntimo de ti al mundo ¿Es una tarea difícil, dura, dolorosa o reconfortante?

R: Ya no estoy interesado en mostrar nada al mundo, si hubo alguna vez ese deseo, fue de adolescente, cuando la vida se ve con tonalidades que no posee. Escribir para mi es desdoblarme; quiero decir, sentar a la parte de nosotros más deshumanizada, y conversar con ella. No hay una sola conciencia en un individuo, creo.

De los diálogos y peleas con mis otros yo, surgen nuevos descubrimientos de mi mismo, y en parte, argumento para una novela.

P: Haciendo repaso literario cronológico nos encontramos con Tardes con Lázaro. Novela top en su día en Brasil, coescrita con Carmen Torres Ripa y cuyo prólogo fue elaborado por J.J.Benítez. ¿Qué supuso para ti esa primera obra?

R: Un regalo de la vida y una ilusión enorme. Random House apostó por ella, y fue una etapa corta pero muy bonita. Luego, salté a la popularidad por asuntos ajenos al trabajo y destroce una carrera justo antes de que comenzara.  ¡Cosas de la juventud!

P: Diez años después llega ‘Recuerdos de una vida anterior’. Una novela de intriga, pasión y misterio que habla profundamente sobre la homosexualidad.

R: La escribí en una etapa muy complicada de mi vida. Andaba de un país a otro, con una maleta en la mano, sin rumbo ni metas. Por entonces, ya estaba anímicamente mal, pero no me daba cuenta. Mezclé elementos como el pensamiento oriental con las creencias occidentales y quise, al tiempo, lanzar un grito sobre el acoso mediático al que había estado sometido en España por el tema de la homosexualidad siendo un personaje público.

P: En 2017 publicas, bajo el sello Círculo Rojo la que es tu buque insignia a día de hoy, ‘Oculto en la memoria’. ¿Tu vida o parte de ella te ha conducido inexorablemente a esta novela, a esta historia?

R: Ciertamente me ha conducido la enfermedad mental. Jamás había tocado el thriller, pero al darme cuenta de que mi mente me ofrecía un abanico de posibilidades cuando se volvía neurótica, decidí optar por el thriller. Tardé dos años en escribirla a causa de los episodios melancólicos. No fue fácil, sobre todo, definir en palabras mis vaivenes anímicos. Además de los síntomas, que variaban en una espiral de vértigo según me cambiaban de tratamiento o reajustaban las dosis.

P: Aunque la carga reflexiva es una característica indisoluble de esta novela, ¿podríamos decir que es también un thriller psicológico?

R: Totalmente. Es una obra de ficción, donde la intriga es una constante. Con esta novela he intentado trasmitir a través de Margaret, que la mente es un universo complejo e inexplorado, que manda y decide, antes incluso que el pensamiento concluya. En esta sociedad del ‘Yo Puedo’, se le está dando al consciente unos privilegios que no le corresponden.

P: ¿Por qué elegiste a una mujer (Margaret McGregor) para protagonizar Oculto en la memoria?

R: Su cuadro clínico me encajaba más con la personalidad femenina. De hecho, y según afirma la ciencia, la mujer, es más apta a sufrir depresión que el hombre.

P: También hablas en ella de la reinvención, de la reconstrucción de uno mismo desde nuestro yo interior.

R: Si hay algún lugar a donde puedes hacer limpieza de fondo, es en tu casa y en tu mente. Eso de reconstruirte desde tu yo interior suena a reto, y ha funcionado muy bien a nivel literario y de gurús televisivos. También muchos psicólogos hoy día lo utilizan. Es rentable. Pero para que eso funcione se necesita tener una mente a prueba de bomba y dedicarle horas a un duro trabajo introspectivo, algo para lo que no estamos preparados en occidente. Por otro lado, a nuestra sociedad no le interesa esa perspectiva. No favorece el consumismo.

P: Aún así, Margaret afirma no ser feliz. ¿Qué se necesita para ser feliz en este momento de la historia de la humanidad?

R: Vivimos en la época más mediocre que se recuerda. Son ciclos.

Nadie es feliz porque la felicidad en si no existe, es una receta inventada por la sociedad consumista junto a la clase media.

La gente antes vivía sin preguntarse si era feliz o no, ahora vivimos atormentados por encontrar la felicidad a cualquier precio, fuente de frustración y desánimo. ¿Quién ha dicho que hay que ser feliz? Algo debe fallar, tenemos más y vivimos mejor y, sin embargo, somos más desgraciados.

P: La locura, la enfermedad mental es otro de los aspectos que tratas en esta novela, pero dejas una puerta abierta a la intriga: ‘Sé que soy débil, inestable mentalmente, pero sé que no estoy loca’. ¿Cómo llega una persona cuerda a darse cuenta de que no está loca, y viceversa?

R: Según los psiquiatras, cuando un individuo se pregunta así mismo si ha perdido la cordura es señal de que está cuerdo, al menos, todavía. Por el contrario, un loco, jamás podrá darse cuenta de que ha perdido la cabeza. Creo que el hilo conductor de la novela es la intriga, una intriga que no se desvela hasta las tres últimas páginas, más o menos, que la historia da un giro radical e inesperado y, te coge por sorpresa.

P: Una pregunta indiscreta. ¿Por qué necesitas dejar pasar tantos años entre una publicación literaria y la siguiente?

R: No lo necesito, es que no me gusta escribir. No es vocacional. Solo me siento a escribir cuando percibo algo dentro de mi que necesita salida urgente. Entonces, lo echo fuera, novelado. También es cierto que sufrir de depresión no me permite seguir un ritmo ordenado, una rutina diaria, ya que estás sometido a altibajos anímicos que no puedes controlar. Un día estas medianamente contento, y al otro, vuelves a estar sentado a la mesa con los demonios de siempre.

P: A colación de ello, dos preguntas más: ¿En qué estás sumergido literaria o artísticamente ahora mismo? ¿Te veremos de promoción en España próximamente?

R: Estoy a mitad de un nuevo thriller, al que llamo por ahora, ‘A los ojos de Dios‘. El tema me apasiona porque toco un elemento que me fascina; el judaísmo, y la fe desde la perspectiva racional y religiosa. Es una historia contada en dos tiempos, y situada en la Norteamérica profunda. En esa zona que se denomina “el cinturón Bíblico”. Llevar muchos años viviendo en la cultura anglosajona me ofrece la posibilidad de conocerlos a fondo. Diría que es una novela negra con una carga emocional y dramática fuerte, donde el elemento Dios se cuestiona a través de dolor y la tragedia.  Tambien continuo con los conflictos mentales. En cuanto a la promoción, pues ya veremos. Depende de la editora que me lleve y… a dónde quiera llevarme… (risas).

P: Acabamos como siempre, con nuestra pregunta fija para todos los entrevistados. ¿Qué te hace reír y qué te hace llorar cada día?

R: Reír; cosas muy simples. Soy bastante risueño, aunque me fotografío muy serio (risas). Llorar; las noticias, que, por cierto, ya ni veo ni oigo. Es tóxico para la mente.

Creo que la sociedad actual ha perdido la sonrisa a causa de una saturación de información apocalíptica.

ENCUESTA RÁPIDA DE EL QUINTO LIBRO

Un color: Azul cielo.

Una comida: Albóndigas en salsa de almendras.

Una película: Esplendor en la hierba.

Una canción: De la película de Charles Chaplin ‘Tiempos modernos’.

¿Nos cuentas un chiste?: Te lo dejo a ti, que lo haces genial (risas)

Puedes conocerle también aquí.

Web personal

Instagram 

Twitter

Facebook

 

, , , ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros