Entrevista a Paz Castelló

11 octubre, 2018
11 octubre, 2018 Víctor M. Mirete Ramallo

Entrevista a la escritora Paz Castelló.

‘La radio es como la literatura, pura magia. Es el medio ciego por excelencia que obliga al receptor a ser mucho más partícipe’ -Paz Castelló-.

Esta escritora alicantina, nacida en Novelda, lleva paseándose por el panorama de actualidad literaria varios años, y lo hace con una habitual sonrisa que contagia. Armonía, felicidad, constancia y ‘Paz’. Eso es lo que inspira. Y además, esto último es su nombre. Licenciada en Derecho, y Experta Universitaria en Marketing y RRHH, aunque su vida profesional ha seguido los caminos de la comunicación en general.

El azar la llevó a ser locutora de los 40 principales muy joven, para después recalar en Onda Cero, presentado programas de música, sociedad, infantiles, magazines, etc. Tras un receso académico, Radio9 rescató su vocación comunicativa. Continuó su trayectoria en el Gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Alicante y luego llegó su aventura profesional en solitario en el Hércules C.F.

En 2013 llega su primera novela. ‘La muerte del 9’. Un thriller sórdido con el fútbol como marco de actuación. A esta exitosa obra, en 2017, le siguen otros dos títulos: ‘Mi nombre escrito en la puerta del váter’ y ‘Dieciocho meses y un día’. Esta última galardonada con el premio Letras del Mediterráneo, que otorga la diputación de Castellón.

Paz Castelló es fija en certámenes y jornadas literarias. Tras volver a encontrar derrochando sonrisas y letras en el festival de Cartagena Negra, nos ha concedido a El quinto libro dieciocho preguntas y una encuesta rápida que no tienen desperdicio alguno, y para muestra la siguiente entrevista.

P: Novelda, Alicante, Castellón… Paz Castelló. Tienes el levante metido en tinta y sangre.

Eso parece sí, además tengo un carácter muy Mediterráneo, soy extrovertida y creo que de trato agradable con la gente. El entorno en el que vives al final te marca mucho y en mi caso así ha sido, también a la hora de escribir.

P:¿Por qué estudiaste Derecho cuando tu verdadera vocación era la comunicación?

Cuando empecé a estudiar en la Universidad a los 18 años, yo ya trabajaba en la Cadena SER como locutora de 40 Principales. En aquel momento para estudiar periodismo tenía que salir de Alicante y mis recursos económicos no me lo permitían, es más, trabajaba para pagarme los estudios. Así que elegí una carrera que fuera funcional, interesante y práctica para muchos aspectos de la vida. Me decanté por derecho y me ha venido muy bien para mi trabajo. Después la vida se encargó de procurarme ocupaciones ligadas con la comunicación y el periodismo.

P: La radio, ese vehículo mágico que acompaña a todo el mundo cada día. ¿Qué significa la radio para ti?

La radio es como la literatura, pura magia. Es el medio ciego por excelencia que obliga al receptor a ser mucho más partícipe. Lo mismo le pasa a la literatura. Se provoca una conexión más íntima entre locutor y oyente que en otros medios de comunicación. No descarto volver a hacer radio algún día.

De hecho, y aunque en la radio he hecho todo tipo de programas, me faltó hacer un programa de noche. Tal vez en algún momento…

P: Has comentado varias veces que tu paso por el Ayuntamiento de Alicante ha sido como una escuela para ti ¿En esa escuela se aprenden más cosas buenas que malas, o viceversa?

Fue un trabajo muy diferente al que había hecho hasta entonces y desde una posición donde aprendí a conciliar puntos de vista, también a negociar y a tratar con personas muy diferentes. Creo que de las situaciones difíciles se aprende mucho más que de las sencillas. Ningún mar en calma hizo experto a un marinero, dicen. Soy una persona positiva por naturaleza y cuando pasa el tiempo sólo me acuerdo de lo bueno. Todo lo que te ayuda a crecer y a aprender siempre es positivo al fin y al cabo. Creo que de eso va la vida, de aprender y avanzar.

P:¿Dónde te has visto más encorsetada o manipulada a la hora de comunicar: en la radio, en el ayuntamiento o en el ámbito deportivo?

Yo no utilizaría la palabra manipulada, porque quien me conoce bien sabe que eso no va conmigo. Tal vez la comunicación política es más delicada y requiere ser más cuidadoso en las formas, los tiempos y las personas. Uno debe saber dónde está y qué mensaje quiere hacer llegar. Teniendo claros esos aspectos, en general me he sentido bastante libre para hacer mi trabajo en la mayoría de las ocasiones.

P: Obviamente, al menos hasta ese momento, el fútbol era un entorno casi exclusivamente masculino. ¿Cómo afrontaste esa prueba y cómo te sentiste perteneciendo a ese ámbito?

Las mujeres en el fútbol seguimos siendo un elemento discordante.

Hace diez años todavía más. Aquella experiencia me ayudó a reafirmarme en mis posicionamientos feministas y sociales. Nos queda mucho por hacer y sin parecer pretenciosa, creo abrí el camino para que otras mujeres lo recorrieran, al menos en un ámbito más local.

P: Tras ello, te embarcas en otro proyecto. Trabajaste activamente por ayudar a la mujer en riesgo de exclusión con la asociación AMUNOD. ¿Acabó siendo satisfactorio ese proyecto, sentiste que podías ayudar a cambiar para bien la vida de esas mujeres?

Ha sido una de mis experiencias profesionales más duras y al mismo tiempo más gratificantes. Dura porque descubrí de primera mano una realidad tremenda de explotación sexual, de abusos a mujeres y niñas, de trata de personas, que hasta el momento sólo conocía con la distancia que ponen las noticias de los periódicos o la televisión. Aprendí a valorar todo lo bueno de mi vida y a empatizar con las mujeres que se prostituyen, con sus tremendas vivencias. Supongo que mi granito de arena fue muy pequeño como para cambiar la vida de alguien, ojalá, pero hay muchísima gente que trabaja todos los días en ello, en mejorar la vida de todas estas mujeres y niñas.

P: En 2013 sales a la palestra pública, literariamente hablando, pero, ¿cuándo empezaste a tener inquietud por las letras?

R: Desde siempre. Me recuerdo de muy niña escribiendo. Con un cuaderno y un bolígrafo plasmando mis poemas y pensamientos. Fui una niña muy de mundo interior, nada que ver con el carácter extrovertido de ahora. Me gustaba ir a la biblioteca y leer, y escribir era casi como una terapia para conocerme mejor y entenderme.

P: Te pido, por favor que perdones el chiste, pero no puedo evitarlo. Naciste en Novelda y escribes novela. Dicha la tontería pertinente ¿Por qué decides comenzar tu andadura literaria con un thriller?

R: Porque me gusta leer thriller y también en cine me gusta este género. La psicología es otra de mis pasiones y creo que eso ha influido en mi estilo de escribir. Juego con la mente del lector y elaboro personajes incidiendo mucho en su aspecto psicológico.

P: Tu paso por lo deportivo, debió marcarte, ya que decidiste crear tu primera novela publicada entorno al fútbol. ¿Es el deporte un mundo más sinuoso que el literario?

R: Desde luego es un mundo del que conocemos sólo una pequeña parte, como un iceberg, la gran mayoría de lo que ocurre está oculto y no trasciende mediáticamente. Eso fue lo que me dio la idea de escribir sobre ello, y también mi experiencia como mujer dentro de un mundo tan masculino. Pensé que era un punto de vista novedoso e interesante que ofrecer.

P: Tus obras, de algún modo siempre traslada un sentir crítico o reivindicativo. La falta de oportunidades, la violencia contra la mujer… ¿Es la literatura un buen vehículo para combatir esas lacras?

R: La novela es un excelente vehículo para visibilizarlas, llegar a muchos lectores y que reflexionen, con eso me doy por satisfecha. Mi parte periodística hace que mis novelas tengan ese punto de reportaje. Siempre bromeo diciendo que escribo novela protesta.

P: ¿Con cuál de tus novelas te has sentido más identificada? ¿Y con una novela que no sea tuya?

R: Sería difícil elegir una sola como toda respuesta a ambas preguntas. De las mías, decirte que todas tienen mucho de mí. Pero verás que me comprometo con la respuesta y te diré que con el personaje de Mauro Santos, el escritor de Mi nombre escrito en la puerta de un váter. Fue casi un exorcismo escribir esa novela. De una novela que no sea mía depende mucho del momento vital que esté atravesando. Ahora mismo no recuerdo ninguna que haya leído recientemente que fuera como un espejo para mí.

P: ¿Tienes fobias, filias, manías? Si se pueden decir, claro.

R: No soy muy maniática en mi vida. Cadenas las justas. Lo único que pido para escribir es mucho silencio, cosa que no siempre consigo porque tengo 2 hijos y una vida familiar bulliciosa. Eso a veces me exaspera un poco, lo reconozco, pero por lo demás soy muy normalita.

P: Te veo, y es una percepción personal mía, últimamente en redes sociales muy moralista, evocadora, poética y quizás algo juiciosa con determinados aspectos sociales. ¿Cómo ten sientes con la sociedad actual y su forma de expresión?

R:¿En serio? Será que me estoy haciendo mayor. Estoy en una edad serena. Eso no quiere decir que me resigne, todo lo contrario, soy bastante revolucionaria, pero con los años he aprendido a aceptar, que nada tiene que ver con la resignación.

A veces el ruido te impide apreciar el silencio cuando lo hay. Procuro centrarme en lo positivo, en lo bonito, en lo que suma, en la buena gente.

P: Te hemos tenido repitiendo un nuevo año en la Cartagena Negra. ¿Qué te llevas de ese tipo de actos y qué crees que dejas?

R: En realidad es mi segunda visita a Cartagena, pero la primera en Cartagena Negra. Me encantaría repetir, desde luego, porque la experiencia ha sido fantástica. Me gusta el trato con la gente y además la organización es maravillosa. Le auguro una larga vida a Cartagena Negra.

P :¿Volverás?

R: Por supuesto. Estaré encantada de volver.

P: ¿Qué ha supuesto en tu trayectoria el premio Letras del Mediterráneo?

R: Un reconocimiento como ese siempre te da visibilidad. El Galardón Letras del Mediterráneo que otorga la Diputación de Castellón es una excelente idea de promocionar turismo a través de la literatura y estoy convencida de que la proyección que está teniendo se va a ver multiplicada con las siguientes ediciones. Ser parte ya de la historia de este premio es un honor.

P: Acabamos como siempre, con nuestra pregunta fija ¿Qué te hace reír y qué te hace llorar cada día?

R: Me río mucho y también soy muy llorona. Como soy de risa fácil cualquier comentario gracioso me arranca una carcajada. La injusticia, la traición y la mentira en sus distintas manifestaciones, es lo que me hace llorar más a menudo. A veces lloro de pura impotencia. 

LA ENCUESTA RÁPIDA DE ‘EL QUINTO LIBRO’

Película preferida: ¿Una sola? El piano

Libro preferido: ¿Uno sólo? Cien años de soledad. Gabriel García Márquez

Comida preferida: Arroz alicantino

Color preferido: Verde y Rojo

Animal preferido: Gato

Lugar preferido: Mi casa

¿Nos cuentas un chiste?: Uno de escritores (un poco malo)

Muere un escritor y va al infierno. Allí hay muchos escritores entre las llamas eternas encadenados a sus ordenadores escribiendo frenéticamente.

Después Dios le invita a dar un paseo por el cielo, sólo para que compruebe lo que se ha perdido por no haber llevado una vida decente.

En el cielo encuentra a otro puñado de escritores escribiendo frenéticamente encadenados a sus ordenadores.

Entonces el hombre le pregunta a Dios.

  • Pero Señor, no entiendo la diferencia.

A lo que Dios le responde:

  • La diferencia entre el cielo y el infierno es que los escritores del cielo publican y los del infierno no.

Puedes conocerle más y mejor aquí:

http://www.pazcastello.com/

, , ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros