Reseña de Stradivarius

16 julio, 2018
Posted in BLOG, Reseñas
16 julio, 2018 Víctor M. Mirete Ramallo

Reseña de la novela Stradivarius, de Fran J. Marber

Título: Stradivarius

Autor: Fran J. Marber

Editorial: ECU

Año: 2018

Páginas: 245

Género: Drama de época

Calificación:

Sinopsis.

Un huérfano mudo de catorce años podía ser el aprendiz perfecto para un lutier tan ambicioso como Antonio Stradivarius, porque se trataba de alguien que carecía de familia, y, por tanto, también de un pasado reciente. Era la persona idónea para que un maestro pudiera moldearla a su imagen y semejanza, esa a la que podría enseñarle sin miedo a ser traicionado, desvelando todos los oscuros secretos de un gremio tan sumamente hermético como era el de los antiguos constructores de violines de la ciudad de Cremona.

Booktrailer.

Crítica.

Para leer esta maravilla de historia se ha de tener buen oído, buen olfato y buen gusto; y hay que hacerlo para cerrar los ojos y entrar como una nota perfecta en la partitura literaria que ha compuesto Fran J. Marber. No he leído toda su bibliografía, aunque poco me queda, pero estoy convencido de que es la más perfecta de sus criaturas; o al menos a la que más sentimiento y artesanía le ha empleado.

Fernando Solar

‘Stradivarius’ está inspirado, según apunta su autor, en los manuscritos originales que se encontraron escondidos en 1952 entre las páginas de una vieja biblia que quedó olvidada en las estanterías de la antigua biblioteca de la ciudad de Cremona, en Italia. Sabiendo eso, ya vaticinas un poder mágico, místico y abrasador que albergarán las 245 páginas siguientes, que sin ir más lejos, comienzan con un prólogo firmado por Fernando Solar, uno de los Luthier más prestigiosos y de abolengo de España. Y es que Fran sabe barnizar sus obras de importancia, y para eso se rodea y se alimenta de todo lo que rezume arte, trabajo y magia. Marber es un creador nato: Joyero, cineasta, guionista, escritor, actor… Un renacentista que trata con mimo y pasión cada una de sus creaciones, como solo sabe hacer un Luthier.

Así pues, ‘Stradivarius’ se convierte en un producto perfectamente acabado, perfectamente barnizado, y es que esa es la clave de todo. Es el barniz quizás el protagonista de la obra, o puede que el Santo Grial, o la piedra filosofal o que sé yo, el arca perdida que a toda costa quiere ser hallada por Antonio y Dominic.

Desde la primera página escuchas la música, escucha esa voz en off que te cuenta lo que estás leyendo como una de esas grandes voces del cine narrando lo que ves. Fran ha depositado el alma en esta obra y ha logrado crear de forma legítima un escenario tan bello y embriagador como pronunciar el nombre de: Stradivarius. Cada párrafo es sentir un golpe en el pecho de romanticismo. Cada capítulo es un desgarro del corazón y cada palabra está meticulosamente estudiada para tocar todas ellas juntas una armoniosa prosa.

“A finales del siglo XVII aún se creía que el alma era un órgano más de nuestro cuerpo.”

Y lo hace sin florearse, con la naturalidad de un experto rapsoda, con un lenguaje por momentos lírico y en otros trovadoresco. Fran no necesita fanfarronear de su literatura porque su literatura ya lo hace por sí sola, y aquí, en este libro con forma de violín, o viceversa, ha conseguido rascar el alma de todo el que tenga la suerte de leerlo.

El autor lorquino ha conseguido hacer hablar a un mudo. Escuchar hablar a Dominic es como sentarte en el albero de una antigua calle medieval, frente a un trovador, y escucharle contar la historia de su vida sin tener que pasar la página de ningún libro. Sinceramente, este Mudo, cojo e imberbe muchacho es uno de los mejores personajes literarios que se han creado jamás (o que yo me he cruzado nunca), incluso por encima del amo Antonio, me aventuro a afirmar. Y ese es otro de los trucos o secretos de esta novela. Ha conseguido, gracias a ese diario y a ese narrador sin voz, dotar la vida y obra de Antonio Stradivarius con una ficción que mejora, si cabe, la realidad. Si hay algo que resulta mágico en esta novela, sin duda es la relación tan afectiva como profesional que se forja entre Antonio Stradivarius y Dominic.

Si algo define la literatura de Fran, es la documentación exhaustiva que hace de cada tema a tratar en sus libros, pero en este caso ha ido un paso más allá. Ha entrado en el subconsciente de esa época tan romántica, de ese instrumento tan venerado, de ese grandioso lutier, de ese sonido y de esa sociedad arrasada por la miseria y la crueldad y la peste negra Ha logrado que su libro huela a madera, a barniz y a sangre. Es imposible no sumergirte en la transparencia con la que el autor describe la historia y caminar paso a paso en el devenir de la hermosa y peculiar relación entre un maestro y un aprendiz de luthier. En su desarrollo, la trama te va acompañando sutil y placenteramente hacia la exploración del oficio artesano de la fabricación de violines. Y no solo unos violines, sino ‘los violines’ con mayúsculas. De ese modo, Fran ha sabido respetar la esencia de la grandiosidad, rezumando en su relato la delicadeza y credibilidad que requiere una obra maestra.

“Un violín posee la magia de poder absorber el alma de quien lo toca, y el alma ya sabes que solo vive dentro del corazón”.

Stradivarius es un derroche de literatura de calidad, que recuerda a los grandes clásicos pero que no necesita de más artificios que la transparencia, la plasticidad y el gusto narrativo para llegar al corazón de cada lector. Una prosa tan sencilla como elegante, bella y comprensible; y una historia barnizada de pasión, cotidianidad y obsesión.

No lo recomiendo, no, lo que voy a hacer es darle mi más sincera enhorabuena a Fran y las gracias por haber escrito esta excelente obra de arte.

Comprar la obra aquí. STRADIVARIUS

Web personal del autor. FRANJ.MARBER

El quinto Libro

, ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Comment (1)

  1. Me halagas. Creo que no merezco una crítica tan bonita y hermosa porque ni siquiera me considero un escritor. Tan solo soy un creativo que intenta poner todo su corazón y entusiasmo en cada cosa que hace. Quiero que sepas que siempre llevaré guardadas las palabras de este artículo en mi alma, porque como bien ya sabes, el corazón perece, pero alma es inmortal.
    Te quiero, AMIGO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros