Reseña de Irene de Pierre Lemaitre

11 junio, 2018
Posted in BLOG, Reseñas
11 junio, 2018 Cristóbal Terrer Mota

Reseña de “Irene” primera entrega de Camille Verhoeven

Título: Irene

Autor: Pierre Lemaitre

Editorial: Alfaguara

Año: 2008

Páginas: 400 páginas de puro thriller

Género: novela negra

Calificación: 

Sinopsis de Irene (Travail soigné)

El comandante Camille Verhoeven vive la vida perfecta: está casado con la maravillosa Irene, con la que espera su primer hijo. Pero su felicidad se resquebraja tras un asesinato inusualmente salvaje. Desde que la noticia se hace pública, la prensa parece acecharlo y cada uno de sus movimientos se convierte en noticia de portada. Cuando Verhoeven descubre que el asesino ha matado antes -y que cada uno de sus crímenes parece rendir homenaje a una novela negra clásica-, los periodistas se apresuran a darle un sobrenombre: «El Novelista». Quienes pueden ayudar a encontrarlo se suman a la lista de sospechosos: un librero y un profesor universitario expertos en novela negra. La investigación se convierte así en un duelo intelectual, y en una aterradora carrera contra el reloj.

Homenaje noir

Hace unos años cayó en mis mano una de esas novelas que me apasionan, no por la trama o las historias, sino por lo original, por aportar algo diferente. Esas novelas que con el paso del tiempo sigues recordando una y otra vez. Se trataba de “Vestido de novia” de Pierre Lemaitre, un escritor del que no había escuchado hablar y con el que me sentía en deuda, tendría que seguir leyendo sus novelas.

Al poco tiempo descubrí que comenzó a escribir relativamente hace poco, a los 56 años, y que sus libros se cuentan por éxitos. Vestido de novia era un ejercicio creativo sin límites, que trataba una historia cruda pero al más puro estilo de cualquier thriller de Alfred Hitchcok, en ocasiones casi se palpaba un homenaje al orondo director de cine. Pero sobre todo era original, arriesgada y diferente. Lemaitre ya había ganado un fan. Porque lo que yo busco en un libro es precisamente eso, su capacidad para asombrarme ya sea por su historia, o por su estilo.

Así pues, me decidí a comenzar la saga noir 100% policiaca de su detective Camille Verhoeven, un personaje carismático, que de nuevo está marcado por la originalidad, al tener una estatura de 1,45. La decisión que tomé, no pudo ser más acertada.

Irene es la primera novela que escribió Lemaitre, y lo hizo casi pidiendo permiso, sin hacer ruido y homenajeando al género negro que tanto amaba, aportando su granito de arena para ensalzar un género que durante años ha estado denostado en todo el mundo. Y es que su primer asesino en serie se limita a recrear con sus asesinatos, los grotescos escenarios del crimen, que aparecen en algunas de las grandes novelas de escritores como Bret Easton Ellis, Émile Gaboriau, James Ellroy o William McIlvanney. Por ejemplo, los primeros asesinatos que nos encontramos están sacados del sórdido imaginario de American Psycho. Encontrarnos con un asesino en serie, al que la prensa apoda “El novelista” tiene bastante guasa para los que nos gusta juntar letras, pero cuando vas descubriendo la crueldad descarnada con que Lemaitre nos muestra a este psico-killer la cosa cambia.

Metaliteratura cinematográfica

Porque Lemaitre no huye en esta novela de esconder nada al lector, se detiene en la descripción de las brutalidades cometidas, en los miembros cercenados de las víctimas, al tiempo que el lector se retuerce una y otra vez en la seguridad de su sillón. Pero del mismo modo, el resto de narrativa es simple y directa, en ocasiones cargada de elipsis y de frases tan cortas que más bien se asemeja a un guion de cine. Nada de descripciones de lugares o de personajes, solo acción pura y dura. El lector deberá ser, como en otras de sus obras, el que complete el mensaje y la escena.

De hecho Irene (la mujer de Camille que espera un hijo), apenas es descrita, apenas aparece más que siendo un hilo de voz colgado al otro lado del teléfono, pero su presencia está siempre latente, importante, y marca el devenir de los acontecimientos que afectan a la vida de nuestro comandante de policía.

Incluso en el final de auténtico infarto, narrado nuevamente de una forma extremadamente cinematográfica, el lector se tiene que hacer la composición de lugar de lo que ha leído (visualizado) a partir de unos pequeños trazos en forma de frases y descripciones cortas. Será después, en el epílogo, cuando Lemaitre nos saque del apuro y nos explique mejor lo que acabamos de ver, para poder entender todo y comprender hacia dónde irá la saga que continua con Alex, Sacrificies y la última entrega hasta la fecha Rosy & John.

Desde luego para los que somos amantes del género, disfrutaremos con esta novela apasionante y llena de giros inesperados. Pero sobre todo, porque algunos de los personajes tendrán que estudiar a fondo muchas de las novelas de género negro más importantes. Porque Lemaitre nos enseña las costuras del mundillo, del proceso editorial, de las librerías, del proceso creativo y las motivaciones del autor.

El proceso policial está perfectamente detallado, de forma muy veraz, y poco a poco nos vamos adentrando en esa jefatura de policía que lucha por atrapar al asesino. Lo hacemos casi sin darnos cuenta, descubriendo a unos personajes secundarios que funcionan muy bien y al que quizás se les echa un poco más de protagonismo. Hasta que la investigación se adentra en una carrera contrarreloj apasionante que el lector puede sentir en sus carnes, a cada latido exaltado de nuestro corazón.

Pero sobre todo disfrutaremos de la novela porque la fuerza de Camille nos arrastra con su fuerza desgarradora, esa que aleja a sus seres queridos por su obsesión por el trabajo, más bien por el trabajo meticuloso y bien hecho. No en vano la novela en realidad se llama “Travail soigné” (algo así como “trabajo cuidadoso”). Un personaje que cumple los estandares del género, pues tiene un pasado tormentoso que le afecta, sobre todo en sus relaciones con los demás, buena dosis de mala leche y un ingenio fuera de lo común.

Porque esta novela como ya he dicho, es un continuo homenaje a la novela negra, un agradecimiento de Lemaitre a esos libros que devoró durante años y de los que no imaginaba que en el futuro le darían tanto, cuando se convirtiera en un escritor de éxito. Se nota que es un género que ama y respeta, por ello con su primer trabajo se sentía tan en deuda con la literatura. Es maravilloso y conmovedor cuando alguien escribe desde el agradecimiento, desde el corazón.

, ,

Cristóbal Terrer Mota

Autor de la novela Cameron (Malbec Ediciones). Responsable del blog sobre series extranjeras Seriemaniac.com. Apasionado del cine, las series y la fotografía. La playa, viajar y la lectura son sus grandes pasiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros