Reseña de El gigante enterrado

4 junio, 2018
Posted in BLOG, Reseñas
4 junio, 2018 Jesús Boluda

Título: El gigante enterrado

Autora: Kazuo Ishiguro

Editorial: Anagrama

Año: 2016

Páginas: 358

Género: Fantasía épica

Sobre el autor

Kazuo Ishiguro es un escritor británico de origen japonés, que lleva toda una vida consagrada a las letras y al mundo del cine. Y no solo porque haya tenido adaptaciones de sus novelas al cine, con Lo que queda del día como máximo exponente pues fue una magnífica producción con actores de la talla de Anthony Hopkins y Emma Thompson, y que además estuvo nominada a ocho Óscars, incluyendo los más fuertes de estos premios, como mejor película, mejor director o mejor actor y actriz principal. Se fue de aquellos premios con una mano delante y otra detrás, pero cabe mencionar que postulaba a los premios con, entre otros, el Tom Hanks de Philadelphia o el Steven Spielberg de La lista de Schindler.

Dejando a un lado su labor como guionista, Kazuo tiene publicadas siete novelas, siendo la primera de 1982 y la última esta de la que vamos a hablar hoy. Entre medias también ha publicado relatos en diferentes antologías, y, casualidades del destino, tiene un libro de relatos con un nombre similar al de mi última reseña: Nocturnos, cinco historias de música y crepúsculo.

Me dejo para el final comentar que ha sido galardonado con el premio Nobel de Literatura en su edición de 2017.

Reseña de El gigante enterrado

He de confesar que he sido infiel. Hasta el pasado viernes por la noche, la reseña que tenía pensada publicar hoy no era esta, ni mucho menos. Tenía (y tengo aún) en mis manos Bellas durmientes, libro de Stephen King y su hijo Owen, y mi objetivo era terminarlo para poder contaros qué tal veo esta nueva entrega de mi gran admirado escritor. Pero llegó a mis manos el pedido que hice unos días atrás de varios libros. Y entre ellos, con una portada sencilla pero llamativa, vino El gigante enterrado. Curioso por naturaleza, cotilla nunca seré, lo abrí y aspiré su olor, a la vez que leía sus primeras páginas. Y aquí fue mi error, donde cometí la infidelidad de la que hablo. El inicio tan extraño, triste y romántico me atrapó y me hizo plantear el reto de abortar misión con Bellas durmientes y lanzarme a una lectura feroz para poder acabar la historia y ser capaz a contar una reseña más o menos decente en apenas un fin de semana. Podrás adivinar que si hoy tú estás leyendo estas líneas, es porque así ha sido.

Los libros, estén escritos mejor o peor, con más o menos incongruencias, faltas de ortografía u otros factores que resten o sumen al producto final, deben transmitir sensaciones. Y con la novela que nos ocupa, me di cuenta desde el principio que cada vez que la cerraba para hacer un parón por cualquier causa, siempre dejaba en mi mente un poso agradable, una sensación de paz interior, de estar moviendo mecanismos en algún lugar dentro de mí que provocaba una segregación de serotoninas y endorfinas, hormonas encargadas de la felicidad. La aventura de Axl y Beatrice, pareja de ancianos que viven en una comuna medieval de la Inglaterra post artúrica, y que deciden salir de allí para buscar a su hijo, instalado en otra aldea a varios días de viaje, es a cada momento una declaración de amor, de intereses comunes, y de respeto y veneración.

He comentado el hecho de que un libro esté mejor o peor escrito porque en este no encontrarás la mejor de las técnicas, ni el tono más adecuado en muchas ocasiones. Es un texto escrito, seguramente a propósito, de forma burda, sin pulir. Transmite la impresión de que estás leyendo un manuscrito recién salido de la pluma del escritor, sin repasar, sin una segunda lectura que elimine redundancias o contrasentidos.

Cierro el libro con la afirmación de que el escritor ha querido transmitir este aura de burdeza para hacer sentir al lector la sensación que viven todos los personajes del relato. El país está envuelto en una misteriosa niebla que parece sume a toda la población en un estado de amnesia colectiva. A pequeñas pinceladas se va sugiriendo a medida que avanzas por sus páginas, que la presencia de la niebla no responde a un aspecto meteorológico, sino a  una medida con la que se garantiza la paz entre sajones y britanos, imponiendo el olvido de cuentas pendientes entre ambos pueblos desde la última guerra que tuvo al rey Arturo como protagonista.

Como debe ser, nada puede ser perfecto, ni tan siquiera este enamoramiento mío a primera vista. Y en este caso tengo dos peros que objetar. El primero de ellos es el tratamiento lineal que se hace con los personajes. No soy un ávido lector de novela dramática, y quizá ello vaya en mi contra a la hora de presentar mi disertación sobre un aspecto negativo de este libro, pero me quedo con las ganas de haber visto más las entrañas de la mayoría de los personajes. Haber profundizado y poder así vivir la historia desde un poquito más adentro de ellos me habría reportado una mejor comprensión en determinadas escenas. Y el segundo pero,  y no desvelo nada de la novela, es el hecho de ver pasar seres mitológicos por delante de mí sin que apenas, y podría excluir a uno si acaso, hayan tenido repercusión en la historia. Si al leer esta reseña te apetece leer la novela, verás desfilar ogros, duendes, un dragón hembra o incluso un personaje que te recordará a Caronte y que, como digo, me atrevería a decir que si no están tampoco se le esperan. Está claro que su aparición dota a la historia de un misticismo fantástico notable, pero solo eso. Quiero pensar, una vez más, que es culpa de “la niebla” que todo lo envuelve.

El gigante enterrado es una fábula bien contada, original y de una belleza hipnótica, que cautiva al lector que sea capaz de olvidarse de la técnica, los recursos y sepa disfrutar del viaje. Y es que, como la letanía que uso cuando viajo solo en moto, no tengas prisa en llegar, quizá lo mejor esté en el camino.

 

 

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros