El carboncillo afilado. Paco Rabadán Aroca

15 marzo, 2018 Víctor M. Mirete Ramallo

Paco Rabadán Aroca

“Algún día me subiré a una azotea con un rifle y os arrepentiréis”.

EL CARBONCILLO AFILADO. Un espacio destinado a sacar la parte más canalla, socarrona y descarada de la literatura y los escritores. No somos aburridos. Tampoco estamos todo el día bebiendo café, escribiendo o leyendo (también sabemos ver series y el fútbol). Tampoco somos solitarios, huraños o antisociales (bueno, algunos sí). Tampoco vamos vestidos con bata de seda por casa para parecer elitistas (aunque conozco a algunos que sí). No abusamos del tabaco, alcohol o fármacos para inspirarnos (al menos no siempre). Tampoco somos psicópatas que matamos a gente en nuestras novelas como nos gustaría hacer en realidad (o eso espero). En realidad somos personas normales que sufren cuando escuchan reggaeton, que lloran con la cobra de Bisbal a Chenoa y que ríen cuando Mariano Rajoy se traba la lengua. Gente de a pie, salvo cuando estamos sentados, que ya no estamos de pie. Y por todo ello, esta sección será diferente. Un pequeño encuentro ameno y sin censura entre entrevistador y entrevistado, sin armas ni drogas; a pelo.

Dicho esto, hoy nos visita al bar de El quinto libro el novelista y guionista Paco Rabadán Aroca.

No todo el mundo tiene la suerte de tener vivo y muy cerca a uno de sus principales autores referentes. Yo sí. Tengo la suerte de tenerlo siempre presente para no perder el rumbo de lo que está bien y lo que está mal para ser escritor y para ser una persona respetable. Además, tengo la suerte de que somos paisanos y muy guapos los dos. Para colmo, es un tío hecho y derecho, e incluso izquierdo, e incluso algo carboncillo y por todo ello es alguien a quien admiro de reojo. Por eso, en esta segunda entrega de la sección ‘el carboncillo afilado’, he elegido a Paco Rabadán para tomarme unas cervezas y sacarle algún que otro trapo sucio. Primero porque me salía del lápiz y segundo porque el tío es tan bueno que es capaz de hacer que yo sea medianamente coherente. en fin, vamos a ver qué pasa.

EQL: Paco, ¿nos tomamos otra cerveza o con ocho ya va bien?

P: Mejor nos pedimos otra, por si acaso. Nunca sabes cuándo te la prohibirá el médico.

EQL: Bueno mira, se me están ocurriendo cosas que preguntarte a medida que voy más ‘serbio’. Por ejemplo: ¿Ligas mucho siendo escritor o es todo postureo?

P: Yo ya ligaba mucho antes de ser escritor. En realidad todo fue a peor. Pasarse largos periodos encerrado en un estudio de 5 metros cuadrados, no ayuda mucho a “socializar”.

EQL: ¿Crees en Dios o eso es más bien un capricho de los hombres?

P: Creo en Dios. Y creo firmemente en que la humanidad es un mero capricho suyo, una especie de experimento. Como esos niños que tienen un terrario lleno de hormigas para estudiar su conducta.

EQL: Odio a esos niños, y también a las hormigas. Pero bueno, cambiando de tema. Tienes cinco novelas publicadas, una moto chula, una bici con dos pedales, dos hijos, una mujer, un cuerpo de infarto y encima tienes gracia, jodío. Y yo me pregunto… ¿Por qué eres tan asquerosamente adorable?

P: En realidad solo tengo un hijo (reconocido), el otro te lo acabas de inventar tú o me quieres endosar alguno tuyo. Pues no sé, en realidad. Entre los hermanos Rabadán (somos cinco) se extiende la creencia de que tenemos alguna especie de gen que consigue que todo lo que hacemos lo hagamos bien, excepto ser modestos.

EQL: Eso sí, aquí te voy a pillar… ¿Eres un buen cuñado?

P: Soy un cuñado de manual. Eso te lo pueden corroborar los hermanos de mi mujer, que se descojonan a cada cosa que digo. Al principio pensaba que era por ser gracioso. Luego llegó Twitter y lo entendí todo.

EQL: Tienes algo que no es fácil, algo que no se aprende si no se lleva dentro: el don de la oratoria y la capacidad para transmitir hablando y escribiendo. ¿Te gusta más escribir para la gente o hablar con la gente?

P: Pufff… Esta es difícil, te felicito y pago la siguiente ronda. Me encanta escribir para la gente; es todo más sosegado y da tiempo a explicarte bien. Pero he hecho pinitos en radio y tengo que reconocer que me entusiasma. Y tratar con las personas en la distancia corta es apasionante. Todos somos distintos e inimitables, y aprendes en cada conversación. Como no te conformarás con la respuesta, te la reformulo: no podría vivir sin comunicarme, eso sí que lo puedo afirmar con rotundidad.

EQL: No me he enterado de nada. En fin, sigamos. Corazones enterrados es el título de una de tus obras, pero casi parece el título del mundo hoy día ¿Qué realidad social percibes desde tu prisma de tío guaperas?

P: Se nota que llevas todo el día en el bar y me llevas ventaja. Percibo aspectos desoladores, hasta un tipo como yo que es el paradigma del optimismo. Lo primero que me aterra es que se mida todo por el dinero, que sea el sistema métrico no solo para lo material, sino también para lo humano. Luego está la insolidaridad, que percibamos problemas muy graves desde la distancia, como si no fuera con nosotros. Como no me pides una solución, yo te lo voy a dar: dejar un poquito de lado la ciencia, y proporcionar un impulso a las humanidades.

EQL: Interesante… Por cierto, los símbolos del pasado a veces nos marcan para siempre, pero si volvieses atrás en el tiempo, ¿qué no harías nunca y qué repetirías una y otra vez?

P: Me arrepiento especialmente de las veces que he mentido. La mentira nunca está justificada y siempre es un error. Intento todos los días mejorar ese aspecto; decir la verdad aunque duela. En cuanto a lo que repetiría sin dudarlo: tener a mi hijo, y el camino y las personas que que me llevaron hasta ese momento.

EQL: ¿Te gustaría vivir gratis en un hotel a pensión completa o prefieres seguir haciendo como que trabajas?

P: Vivir gratis, sin duda. No me gusta trabajar. Todo el que me conoce (y tú eres uno de ellos) lo sabe bien. Pero por alguna maldita razón os empeñáis en hacerme currar. Algún día me subiré a una azotea con un rifle y os arrepentiréis.

EQL: Ya sabes que no me gusta hablar de política, pero ¿qué opinas de las frases célebres de Rajoy? Y al hilo de eso ¿Qué parte ocupa el humor en tu vida? ¿Qué lugar debe ocupar en la cultura y en la vida?

P: El humor está implícito en la genética de los españoles. Tú de esto también sabes un rato, aunque tengas menos gracia que los de Vodafone llamando a la hora de la siesta. El humor es lo que realmente nos diferencia de cualquier otra especie animal. Se requiere inteligencia e imaginación. La vida sin humor es una vida sin risa, y pobre del que tenga una vida así.

EQL: Estoy de acuerdo y te voy a contar un chiste al respecto cuando acabemos. Ahora bien, mójate que ya llevamos diez cervezas. ¿Cuál de tus novelas te llevarías contigo a un bunker si el líder Coreano decide sacar de paseo las armas nucleares?

P: Si el gordito coreano decidiera algo así, yo me haría su mano derecha. Os tengo muchas ganas a algunos.

Me pides elegir entre mis cinco “hijos”, y sería un mal padre si lo hiciera. Aunque resulte un tópico, me gustan las cinco por igual, con sus aciertos y sus fallos.

EQL: Si te propusiesen escribir la biografía de algún líder político o de cualquier otra índole social o cultural, ¿a quién escogerías?

P: No soy biógrafo y me da un miedo atroz hablar de la vida de alguien sin saber hacerlo. Pero puestos a imaginar, hubo un obispo en el siglo XVIII, en Murcia, que llegó a cardenal en Roma, Antonio Belluga y Moncada, que no me importaría escribírsela. Además, si saliera mal no se iba a quejar…

EQL: ¿Se puede tener amigos de verdad dentro del gremio de la literatura? Esta pregunta puntúa con nota para que te sigamos llamando desde El quinto libro.

P: Por supuesto que sí. Yo los tengo y muy buenos. Lo que es cierto, y hay que asumir con tolerancia, es que todos tenemos nuestro ego. Pero esto ocurre en todas las disciplinas artísticas.

EQL: Yo creo que con doce cervezas ya deberíamos ir parando ¿no? Bueno, antes de que se me nuble la mente, me gustaría hacerte una pregunta bastante sensata: ¿Cuándo decidiste ser escritor y por qué?

P: Soy escritor accidental, no llegué a esto a propósito. Todo es culpa de mi intolerancia a estarme quieto y probar suerte en los concursos literarios. Cuando me vine a dar cuenta, me encontraba compartiendo eventos de promoción con tipejos como tú.

EQL: No tienes ego, y podrías, estarías en todo tu derecho porque tu trayectoria ya te avala, pero…  ¿te consideras un autor influyente en tu entorno?

P: Sí, aunque no creas que me agrada, y sería incapaz de aprovecharme para publicitar una determinada marca de refrescos. El que defienda una postura o idea no quiere decir que tenga razón o sea la correcta. Eso también es un defecto de los españoles: nos dejamos llevar demasiado por lo que dicen otros. Deberíamos tener más capacidad crítica.

EQL: ¿Qué esperas de la literatura? ¿Hacia dónde van tus pasos en este momento?

P: Me conformo con lo que tengo, en serio. Tengo la suerte de tener los libros publicados antes, incluso, de haberlos escrito. Eso ya es mucho, más de lo que merezco. Ahora solo necesito tiempo para escribir todos los proyectos que escondo en el cajón.

EQL: Mira, nos estamos poniendo demasiado trascendentales y hay un tío muy raro mirándonos al fondo de la barra. A lo mejor se ha leído tus libros. Eso me recuerda una pregunta que quería hacer: ¿En manos de quién está la literatura, el autor, el lector, el editor, internet..? Vaya, esta también es trascendental, ¡camarero, otra cerveza!

P: No es que nos mire raro, Víctor, es que es un póster de un anuncio de cerveza. La literatura siempre ha estado en manos de los lectores; ellos son los que nos quitan o nos ponen. Otra cosa es que las editoriales se empecinen en ofrecerles solamente una parte, o un género en concreto, o un determinado autor/a. Pero eso ya pasó a la historia con la autoedición, afortunadamente.  Ya no hay excusa para publicar un ensayo sobre la vida del gusano moteado de Honduras; otra cosa será que interese a alguien.

EQL: Ya decía yo. En fin, venga, va, nos tomamos la última y nos vamos ¿vale?

P: Estas entrevistas van a acabar con tu hígado.

EQL: Ah, una cosa antes de que te pongas tontico. En tus novelas la parte histórica está muy presente. Además, colaboras estrechamente con una asociación histórico cultural de Alcantarilla: ‘Legado’. ¿Qué significa para ti la historia? ¿Estamos los españoles respetando nuestra historia?

P: Los humanos siempre nos hemos planteado dos preguntas existenciales: de dónde venimos, y adónde vamos. La primera la resuelve el estudio de la Historia, y la segunda también. Los españoles (en general) valoramos mucho la Historia y nos sentimos orgullosos de ella, siempre y cuando el asunto acabara más o menos bien. El problema viene con la Historia más reciente y, sobre todo, la Guerra Civil. Esta parte parece que no la superamos y algunos sectores tratan de hacerla desaparecer, de que nos olvidemos de las tropelías que se cometieron en ambos bandos, siendo del todo imposible que eso ocurra. Este país debe enfrentarse a sus fantasmas para, de verdad, ser un país avanzado. El mejor ejemplo a seguir lo tenemos en Alemania.

EQL: ¿Qué legado te gustaría dejar a tu hijo? ¿Y al resto del mundo?

P: Me conformo con que la gente me recuerde como una buena persona.

EQL: Paco, muchas gracias por existir, por aceptar esta extraña entrevista y por no comentar nada de la falda rosa con la que he venido a la misma. Por cierto, ¿puedes pagar tú, por favor? Es que se me ha olvidado la cartera.

P: La falda rosa te sienta bien, ya que sacas el tema. Y debo reconocer que la entrevista es la más divertida que me han hecho, aunque esta sensación puede ser efecto de las cervezas. En cuanto a pagar la cuenta, mejor que hagamos un “simpa”, aprovechando nuevamente el tema de tu falda rosa: no creo ni que se molesten en seguirnos.

EQL: Ok, sal tú corriendo primero y yo te sigo…

P: Muchas gracias, y podéis saber más de lo que hago en la web: www.pacorabadanaroca.com

Puedes ver el anterior carboncillo afilado aquí. Jesús Tíscar.

 

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Comment (1)

  1. Descubrir la grandeza de una persona en tan pocas palabras es difícil, pero Paco y Víctor lo han bordado. Gracias por dejarnos ver en vuestro interior. Abrazos de colores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros