Reseña de Perro que no ladra

19 diciembre, 2022
Posted in BLOG, Reseñas
19 diciembre, 2022 Jesús Boluda del Toro

Perro que no ladra de Blanca Cabañas

Sinopsis de Perro que no ladra

Lara Ortiz vive en Sevilla desde hace catorce años sin tener noticias de su familia. La llamada repentina de su hermana trastoca su mundo y la obliga a volver al lugar del que ha huido toda su vida: Chiclana de la Frontera. Su regreso hará que retome el contacto con aquellos que marcaron su infancia y desentierre los recuerdos sobre el suceso que precipitó su marcha: la desaparición de una niña en extrañas circunstancias. Alertada por los sospechosos comportamientos de quienes la rodean, investigará por su cuenta el misterio. Lo que no imagina es que la verdad es siempre más afilada y esconde razones más oscuras que la dejarán sin habla.

La oscura y profunda España

“Tierra de conejos, país de madrigueras, ¿cuántos huesos se han tragado las cunetas?” cantaba hace ya un tiempo Enrique Villarreal, El Drogas para los amigos. Así es la España profunda, la de los odios, las envidias, los miedos a lo diferente, las creencias exacerbadas y la insana necesidad de mostrar que todo está bien de cara a la sociedad, cueste lo que cueste. Y así es cómo Blanca Cabañas, la autora, la muestra en su novela Perro que no ladra. Unos personajes oscuros, zafios, como poliedros que van mostrando sus aristas y vértices conforme avanza la historia. Cabe destacar la evolución de dos de ellos: Olga y Lucas, la hermana y el cuñado de Lara, la protagonista. Como es evidente que voy a recomendarte la lectura de esta novela, prefiero dejarte que descubras estos desarrollos tan particulares y marcados. Solo te diré una cosa, aprovechando la variedad y riqueza del refranero español: No es oro todo lo que reluce.

“Sus piernas trotaban por el camino de la introspección hacia sus miedos peor digeridos”

Una vez más haré alarde de mi sinceridad para confesar que, al principio, me costó conectar con la historia. Para quienes tenemos millones de lecturas pendientes, el hecho de leer sesenta o setenta páginas y no establecer el vínculo con la trama suele llevar aparejado el abandono del texto. Sin embargo, una parte de mí me pedía seguir un poco más, puesto que los brotes que se estaban plantando quizá mereciera la pena verlos crecer y exponerse. Siguiendo con el símil vegetal, la historia trabaja como el bambú, pues si bien en la superficie no muestra síntomas de fertilidad y crecimiento, debajo se está creando un entramado fuerte, unido y articulado para, de repente, comenzar a evolucionar y llegar a desarrollarse por encima de lo esperado. A su vez, están bien trabajadas las analepsis repartidas a lo largo del texto, para dotar al tiempo presente de profundidad y verosimilitud.

“El mundo ahí fuera se había vuelto loco. Los más vulnerables quedaban al capricho de los pirados”

El escenario elegido para dar cabida a la historia es el sur de España, más concretamente Chiclana de la Frontera. Pero no te lleves a error, pues aunque a tu mente vuele la imagen del sol, las chancletas y la camisa abierta, Blanca escoge otorgarle un ambiente tétrico, melancólico. Los primeros compases del invierno. Días grises, apoyados por el viento o la lluvia, que resonará en tu cabeza conforme vayas avanzando en la trama. Sabemos del lugar porque se menciona de forma específica, porque si hubiera optado por omitir el dato, bien se podría tratar de alguna aldea perdida de Asturias, la sierra de Ancares o cualquier ubicación cercana a la cordillera cantábrica, más acostumbrada a esta metereología. Y este ambiente pesa en la trama como un elemento espíneo, clavándose en el ánimo de los personajes y, por ende, de quien lee.

“El abismo ante sus ojos. Ese que solo miran los que tienen que vivir vidas difíciles”

Para acabar este breve apunte sobre Perro que no ladra, quiero mencionar la dificultad que entraña innovar en un género como el suspense. Blanca ha conseguido darle un toque particular y que se siente como novedoso. Existe una tendencia a abrigar todas las novelas donde reina el misterio y ocurre algún asesinato bajo el amplio paraguas de la novela negra. Bajo mi criterio, el texto que nos ocupa no debe de considerarse de este género, pero sí una novela de misterio o incluso un thriller psicológico. De todas formas, etiquetas aparte, es una historia a la que merece la pena darle una lectura, ahora que los tiempos en el hemisferio norte invitan a leer bajo una mantita y con un humeante café al lado.

“Las mariposas de su estómago habían muerto sin alzar el vuelo”

Puedes leer todas mis reseñas en: reseñas de Jesús Boluda del Toro.

Sobre la autora

Blanca Cabañas (Chiclana, Cádiz, 1991) es maestra de educación especial y pedagoga, completó su formación con un máster en Necesidades Educativas Especiales y Atención Temprana. Sueña con ser escritora desde que tiene memoria. En 2018, su obra Katchi es premiada como Mejor Relato Corto en el III Certamen Literario Dos Hermanas Divertida. En 2019 consigue el accésit a Mejor Novela Corta en el XXIX Certamen Calamonte Joven con Un buen vecino. En 2020 su relato Vivir se convierte en ganador del VIII Concurso Relato Breve Projecte LOC de Cornellà de Llobregat. En 2021 su relato La línea se hace con el primer premio en prosa en el Certamen Literario Ciudad de Chiclana.

Ficha técnica Perro que no ladra

Título: Perro que no ladra

Autor: Blanca Cabañas

Editorial: Suma de Letras

Año: 2022

Páginas: 334

Calificación: 

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros