Mejor libro murciano del año 2018

26 septiembre, 2019
26 septiembre, 2019 Víctor M. Mirete Ramallo

Miguel Ángel Hernández ha sido el elegido ganador del Premio al mejor libro murciano del año 2018

‘El arte nos salva del olvido. Nos hace humanos.’

Imagen durante su paso por el programa Murcia Conecta de 7RM

El jurado, integrado por reputados escritores y miembros de la cultura de la Región de Murcia ha seleccionado esta obra dramática, dura y reflexiva de entre un extenso número de obras de altísima calidad literaria, que demuestran el creciente aumento de la cantidad y calidad de la literatura murciana.

La noticia se hizo oficial el pasado 25 de septiembre, durante la rueda de prensa de la Feria del libro de Murcia 2019, en el Paseo Alfonso X y ha servido como lanzadera de la enorme programación cultural y literaria que tendrá lugar entre los días 2 y 6 de octubre. Por supuesto, el escritor premiado estará presente durante esos días para firmar sus obras en algunas de las casetas que vestirán el emblemático paseo del centro de Murcia.

El premio, dotado con 4000 euros, reconoce la consagración del escritor Miguel Ángel Hernández como uno de los principales exponentes de nuestra narrativa en Europa. No es el primer galardón que ostenta y no será el último.

La entrega del premio tendrá lugar el primer día de la Feria del Libro de Murcia (día 2 de octubre de 2019) en el Paraninfo de la Universidad de Murcia, siendo un acto de total relevancia. Será de concurrencia pública y estará presidido por la persona designada por las autoridades patrocinadoras del Premio, junto con la Presidenta de la Fundación Amigos de la Lectura.

La obra, titulada ‘El dolor de los demás‘ (editada por Anagrama) es una historia muy personal que nace del pasado y que recorre los subterfugios del olvido y la injusticia a través de un reflexivo drama y un tapiz de intriga en medio de una profunda e inexplorada España.

El autor ha tenido la amabilidad de responder unas preguntas para El quinto libro.

Entrevista a Miguel Ángel Hernández

1. Enhorabuena por el premio, Miguel. ¿Cómo valoras este reconocimiento dentro de tu trayectoria como escritor?

Muchas gracias. Es un premio muy importante para mí. Estoy muy contento. Por la valoración de lo que uno escribe en el lugar en el que vive. Pero sobre todo porque esta novela mantiene una relación especial con Murcia. De algún modo, siento que todo el mundo del que habla la novela también ha recibido el premio. La huerta, el origen, la memoria, la casa, la familia… es un premio que le da sentido a muchas cosas. Y también, por supuesto, que me anima a seguir escribiendo y creyendo en la literatura.

2. Cuando acabaste de escribir El dolor de los demás, ¿pensaste que podría ser esta una novela que pudiese cosechar éxito y premios?

La verdad es que en ningún momento pensé nada parecido. Mientras escribía, sólo sabía que necesitaba escribir ese libro. Y en muchas ocasiones lo que creía era que tal vez esa historia me iba a hacer perder lectores (los pocos que yo tengo), porque era algo demasiado íntimo y no sabía cómo iba a ser leído desde afuera. Así que, de ningún modo, pensaba en el éxito. Estaba tan encerrado en la historia que apenas imaginaba lo que podría suceder después.

3. Escribir esta historia debió suponer el remover tu pasado hasta rozar muchos límites emocionales. ¿Ha sido una literatura terapéutica para ti o una búsqueda dolorosa de respuestas?

Fue difícil la escritura. Emocionalmente, pero también técnicamente. Lo más complicado fue mantener la tensión narrativa y técnica al contar una historia que me tocaba tan de cerca. Por un lado, me enfrentaba al pasado y a los fantasmas. Pero por el otro, no podía dejar que eso me alejase del hecho de que, por encima de cualquier cosa, yo escribía una novela. Fue una especie de lucha entre la pasión y el oficio, entre la historia que quema y duele y el lenguaje que necesita apresarla y darle una forma literatura.

4. ¿Crees que vivimos en un mundo en el que el dolor gana a la vida?

Es posible. Pero esto es así desde el principio de los tiempos. Nada ha cambiado demasiado. El dolor, cuando llega, anula todo lo demás. Pero también nos ayuda a sobrevivir. Es lo que nos hace humanos. El dolor físico y el emocional. No hay manera de evitarlo. Aunque últimamente parece que queremos quitarlo de en medio y hacer como que no existe. Porque no lo toleramos. Vivimos hoy, y eso sí que es nuevo, en una era de la apariencia que nos obliga a ser felices y a mostrarlo. El dolor lo guardamos. Y sin embargo hay también una tendencia a espectacularizarlo, a husmear en las miserias de los demás. Tal vez porque así las nuestras duelen menos.

5. Dicen que la felicidad es la ausencia de memoria. Con la literatura el recuerdo de los hechos siempre lo tenemos a nuestro alcance, pero, ¿es capaz la literatura de hacer justicia ante el olvido?

Es una de las pocas herramientas que tenemos para rescatar el pasado. La justicia que produce es una justicia simbólica, igual que la historia, pero necesaria. Hace revivir a los muertos, los trae de nuevo al presente, apresa el recuerdo. Es lo único que nos queda. La frase de Susan Sontag que introduce El dolor de los demás habla precisamente de esto: “la memoria es, dolorosamente, la única manera que tenemos de hablar con los muertos.” La escritura es memoria, pero también la fotografía, el cine, la pintura… El arte nos salva del olvido. Nos hace humanos.

6. ¿Te vinos en la pasada feria del libro de Murcia 2018 firmando libros y este año 2019 celebramos en la propia Feria tu reciente galardón al mejor libro murciano del año 2018. ¿Eres profeta en tu tierra?

Me siento muy querido, es cierto. Aunque desde luego lo que más ilusión me hace es encontrar lectores. Creo que esa es la ambición más legítima del escritor: que lo que escribe sea leído. Al menos eso es lo que a mí me anima a escribir: contar a los demás, iniciar una conversación, compartir un mundo. Sin eso no tiene sentido la literatura. Y en el último año he percibido eso en Murcia, que la historia cercana e íntima que escribí en soledad estaba llegando a muchos lectores. Lectores que podrían entenderla de modo especial porque sucedía cerca, en una tierra que no siempre tenemos en cuenta cuando nos ponemos a escribir. Y es que a veces pensamos que las historias de la alta literatura tienen que suceder lejos. Pero las historias suceden siempre en sitios.

Y Murcia es un sitio igual que lo es Missouri, París o Berlín.

7. ¿Qué pasa por tu cabeza cuando te comparan con escritores de la talla de Blanchot, Beckett, Bernhard…?

Un poco de vértigo y también de vergüenza. Es cierto que ellos y otros muchos son mis referencias (Vila-Matas, Cercas, Hustvedt, De Vigan, Carrère), que he crecido como escritor leyendo mucho. Creo que hay años luz y que estamos en otra liga. Soy consciente de que estoy empezando y mi única ambición es seguir escribiendo y contando las historias que no me puedo callar. Es lo que más feliz me hace. Escribir. Meterme dentro de un libro y vivir en su interior durante meses y meses. Es una sensación excepcional. Se parece mucho a la que uno tiene en la infancia. Al fin y al cabo se trata de jugar. Crear mundos (aunque esos mundos tengan una base real).

8. Un thriller, un drama, un monólogo interior, un paseo por la nostalgia… ¿Con qué te quedarías tú? ¿Qué es para ti El dolor de los demás?

Para mí es un libro especial. Es una novela, como decía antes. Pero también es mi vida. Son mis padres, mi familia, mis amigos, mi origen. Cada reconocimiento del libro siento que no es sólo al libro en tanto que libro, sino a lo que cuenta, a las historias que anidan en su interior.

Si tuviera que encontrar un término para calificarlo sería el de novela autobiográfica de no-ficción. Pero ya digo. Es mi vida.

9. ¿Puedes avanzar algo de tus próximos proyectos literarios?

Tras la novela, he publicado un diario, Aquí y ahora, con un epílogo que concluye la novela en otro lugar. Esta misma semana llega a librerías Demasiado tarde para volver, un librito de microcuentos que es una edición bastante ampliada y revisada de mis cuentos breves. Ahora estoy terminando un libro de ensayos sobre arte y tengo el proyecto de una nueva novela que se aleja de la historia de El dolor de los demás, pero que continúa con una de mis obsesiones como escritor: la memoria. Está muy en ciernes y debo buscar el tiempo para sentarme a escribir.

10. Para acabar, como siempre, nos gustaría hacerte nuestra pregunta fija para todos los autores que entrevistamos ¿Qué te hacer reír y qué te hace llorar cada dia.?

Me hacen reír los juegos de palabras, los chistes tontos y sin sentido. También lo escatológico (el caca, culo, pedo, pis). Me río mucho con Raquel, mi mujer, que comparte mi humor tontícola. Me hacen llorar muchas cosas. Soy muy llorón (demasiado). Y todo me emociona. La alegría de los demás me salta las lágrimas. Pero también lloro de tristeza por la injusticia. Es lo que no sé nunca cómo asumir. La impotencia ante lo que no tiene sentido ni remedio.


Puedes seguir a Miguel Ángel Hernández aquí.

 

, ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros