Dominical: Reseña de Minuto 116

2 junio, 2019 Víctor M. Mirete Ramallo

Reseña de Minuto 116, de Jesús Boluda Del Toro

Título: Minuto 116

Autor: Jesús Boluda del Toro

Editorial: Ediciones Libro Azul

Año: 2019

Páginas: 195

Género: Thriller satírico

Calificación: 

Sinopsis

Si tuvieras que contar algo muy importante y pensases que jamás nadie te creería, ¿qué harías?

Irónica, emotiva y real dentro de la locura, Minuto 116 es una novela teñida de humor que narra la aventura de un muchacho, un cinéfilo obsesivo y seguidor incondicional de Denzel Washington, en su lucha por intentar salvar la vida de su padre ante lo que él ve como una amenaza oculta. Para ello, aprovecha el desconcierto ocasionado por uno de los momentos más importantes en la historia reciente de España. La final del Mundial de fútbol de Sudáfrica 2010.

Y es que, como el propio Denzel Washington dice en su papel de Alonzo Harris:

Para proteger las ovejas hay que cazar al lobo, y solo un lobo puede hacerlo.

Crítica

¿Es un thriller? ¿Una comedia? ¿Un drama? ¿Una locura?

Sí, sí, sí y sí. Cuatro síes, y algún otro más que vosotros mismos añadiréis. Minuto 116 no es una historia cualquiera. Es la historia de un hombre, es la historia de un hijo, de un padre, de un hospital y tal vez la historia de un país, y, sobre todo, es de esas historias que calan muy de prisa. Sus personajes, su contexto, su atmósfera es tan corrosiva como acogedora, tan elocuente como surrealista, tan intrigante como cotidiana, tan conmovedora como descarada.

Minuto 116 utiliza la estilizada y satírica prosa de un escritor que escapa del relato corto, disciplina de la que se le puede considerar casi un experto, para adentrarse en las fauces de la novela. Y lo hace con algo inteligente, algo que puede reunir a un numeroso público.

Jesús ha construido una novela plagada de sentido, de locura, de situaciones escabrosas, escatológicas, ilógicas, morbosas, sudorosas, sanguinolentas e incluso emotivas. En cada una de sus 195 páginas hay hueco para varios de esos adjetivos y sensaciones. Pero también ha perfilado una gran escena de cine. Para ello, el autor, como pez en el agua, nos va dejando continuas referencias cinematográficas que visten de romanticismo y nostalgia el texto. No solo eso, el cine es casi parte de la trama en esta historia, ayuda a desarrollar a los personajes y a dibujar el contexto. El celuloide nos acompaña durante toda la obra, aportando aún más atractivo narrativo a la obra. De todos modos no vais a tardar en daros buena cuenta de ello, ya que en el índice veréis que cada capítulo es el título de una película: La delgada línea roja, Malditos bastardos, El caballero oscuro, Tiburón, Titanic, El negociador, Pulp fiction, La cabina, Seven y un largo etcétera…

Eso sí, por encima de todos ellos reconoceréis un maravilloso homenaje a una de las películas más conocidas de Denzel Washington, basada en un hecho real dramático. Parte de ese dramatismo y de ese realismo se ha extrapolado a esta ficción que ha preparado el escritor muleño. Tanto es así, que aquellos que sepan leer entre líneas, descubrirán una visión costumbrista y emocional que mucho tiene que ver con las vivencias de Jesús en estos dos últimos años de vida en los que forjó su novela.

Pero ¿Qué hay detrás de ese hospital, de ese acontecimiento, de ese hombre llamado Juan CU y de su plan?

Pues posiblemente una historia capaz de aunar lo mejor y lo peor del ser humano en 116 minutos, o para ser más exactos en el minuto 116. Ni uno arriba, ni uno abajo. Porque si lo pensáis bien, este es el minuto más internacional de nuestro país. Es uno de los minutos que tuvo a más gente ocupada, quizás la excusa perfecta para llevar a cabo los planes más rocambolescos que se te puedan venir a la cabeza, mientras millones de personas atienden a algo que solo ocurrió esa vez.

Cuando lees esta novela te das cuenta de que todo aquello que nos parece una locura, es nada más y nada menos que la vida de cada uno de nosotros.

,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros