Reseña de Volátil

22 octubre, 2018
Posted in BLOG, Reseñas
22 octubre, 2018 Jesús Boluda

Editorial: Donbuk

Año: 2017

Número de páginas: 215

Género:

Calificación: 

Sobre el autor

Antonio Normal nació en Murcia en 1984. Pasó gran parte de su infancia jugando solo porque era mucho más divertido.
Estudió Diseño Gráfico porque le apetecía mucho ser camarero. Ha desempeñado más trabajos de los que puede recordar. Ahora, a los treinta y pico, se ha convertido en Monitor y Educador Social y ya no piensa cambiar de trabajo.
Antonio ha escrito en secreto desde que era niño. En 2016 se presentó al «CreaMurcia» de literatura y lo ganó. Volátil es su primera novela. Ahora todo el mundo sabe que escribe.

Sinopsis

El protagonista de Volátil ha tocado fondo. Se encuentra atrapado en un trabajo de vendedor de seguros sin futuro, es adicto al sexo y su mayor aspiración es malgastar los fines de semana a base de cocaína y alcohol. Ahora tiene que lidiar con una ETS y procurar que no le despidan del trabajo. Pero todo cambiará cuando junto con Víctor, su mejor amigo, encuentren la verdadera afición que le dé significado a sus vidas: invadir las casas de sus clientes adinerados para defecar en sus almohadas, orinar en sus whiskys y eyacular en sus botes de gel.
Volátil es el retrato de una generación que anda perdida y que no quiere encontrarse. Un juego con el minimalismo literario no apto para todos los públicos.

Reseña de Volátil

Si estás leyendo esto, estás perdiendo el tiempo. Así, con este recurso de mercadotecnia, o marketing si prefieres usar el vocablo anglosajón (con lo bonito que es el castellano, y cómo nos empeñamos en ningunearlo con palabros), empieza y acaba Volátil. Los seres humanos, o al menos en su mayoría, somos curiosos por naturaleza. Y si a la ecuación se le suma los que amamos devorar historias escritas, pues esta única frase lo que consigue es incrementar las ganas de saber por qué debo de dejar el texto para no perder el tiempo.  Si a esto además le inyectas una buena dosis de escritura transgresora, pues da como resultado que quizá donde te han dicho que estás perdiendo el tiempo inviertas el necesario hasta terminar un libro que se bebe a gallete, y que entra como un trago de agua fría en verano, haciendo sitio, removiendo tu cuerpo a su paso y reconfortando al mismo tiempo.

Antes de seguir os aconsejo que veáis uno de los tres vídeos que existen sobre el libro a modo de avance (sí, teaser es adelanto, avance).

Así. Es simple. Todo se puede llegar a reducir en la vida a eso. Y lo que puede parecer tan sencillo llega a ser lo más complicado. No pienses que es un libro vulgar, grosero, burdo. No lo es. Es un libro vomitado desde las entrañas del autor. Un ejercicio bien trabajado de análisis dentro del caos, de analizar situaciones cuando la cabeza está fuera.

Volátil es una novela compleja en su forma, directa en su lenguaje y sencilla en su objetivo. Es compleja por la forma en la que te hace empatizar con el protagonista, que te lleva a través de sus más de doscientas páginas en un monólogo interno sin caer en la posible falta de fuerza cuando llevas un buen rato leyendo pensamientos. Es directa por la brutalidad de su lenguaje directo, sin florituras ni adornos. Si lo que buscas es una prosa onírica, este no es tu sitio. Es un texto crudo. Lleno de reiteraciones que acrecientan la sensación de estar dentro de una mente enajenada.  Y es sencilla porque todo gira entorno a lo mismo, la autodestrucción del protagonista. Y aquí haré un pequeño inciso, porque dentro de la sencillez del objetivo y de la trama en sí, se pueden apreciar varios cientos de capas, de estadios dentro de la propia autodestrucción. Allá donde creas que ya ha tocado fondo, verás que en el suelo de ese fondo hay una trampilla que te lleva a otro nivel aún más bajo, más oscuro y más autodestructivo.

Siendo una novela en primera persona, con un protagonista que acapara el producto casi en su totalidad, es de reseñar el reparto coral con el que nos encontraremos a lo largo del texto. Sin llegar a conocer a nadie, excepto a Víctor, el Sancho Panza particular de este hidalgo del siglo XXI, todos pasan por delante del lector casi de puntillas, pero dejando un poso en la historia que viste a la misma con los mimbres justos para ella. Quizá, solo quizá, hubiera podido profundizar más en alguno de ellos, pero también, y pienso esto ahora a la vez que lo escribo, se podría diluir ese aura que se dibuja desde la primera línea entorno al protagonista.

Si debemos ponerle algún pero al texto que nos ocupa, y usando el acostumbrado hábito dentro de este blog de no desvelar nada, sí que diré que el final con el cierre circular de las subtramas para dejarlo todo bien enlazado está un poco traído, metido con calzador sin necesidad. Es un pequeño debe que no empaña, o al menos en mi caso, un total que ha removido sentimientos dentro de este lector.

¿Volvería a leer el libro? No. ¿Me ha gustado? Sí.

No sé, quizá lo mismo tú, si estás leyendo esto, estás perdiendo el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros