Entrevista a Nacho Abad

4 julio, 2018 Víctor M. Mirete Ramallo

Nacho Abad: “Un cerebro que juzga, requiere de un oído atento”.

  • El criminólogo, periodista y escritor Nacho Abad se sube al sillón de entrevistas de El Quinto Libro y no deja cabo suelto.

No es fácil enfrentarse cada día de forma tan directa y cruenta a lo que él se enfrenta. El mundo parece convertirse cada día en un escenario más siniestro y vírico. Vivimos rodeados de crimen y a buen seguro somos partícipes de muchos de ellos. Nacho Abad se ha convertido, desde hace años, en una de las caras del crimen. Podría decirse que es un profesional del crimen. No en vano, es criminólogo y uno de los periodistas de investigación y sucesos más reputados del momento. Co-presentador de Espejo Público junto a la inigualable Susanna Griso, Nacho se ha consolidado tras quince años en pantalla, como un referente en lo que a veracidad y credibilidad se refiere dentro del mundo informativo. Su paso por el programa de Ana rosa, por Rojo y negro, La diana de… y en los últimos años Espejo público lo convierten en uno de los rostros más populares de las mañanas.

Nacho es ese informador metódico y sobrio que elude el postureo, que rompe la frontera amarilla y sensacionalista de la televisión con la parte más negra y contrastada de la realidad. Un pez en el agua dentro del código penal, dentro de los procesos judiciales y dentro de la psique del criminal. Con esas lides, era imposible que no confeccionase novelas policíacas como las que ya tiene en su haber, La verdad está equivocada o Sé que estás viva, su última publicación.

El género negro literario estará siempre de actualidad gracias a profesionales de la materia como Nacho abad, quien por otro lado es un personaje público tremendamente accesible y cercano. Un periodista debe estar a pie de calle, cerca de la voz popular y cerca de sus seguidores y detractores. Hoy lo tenemos en El Quinto Libro y comenzamos este interrogatorio como bien merece la ocasión.

  1. Tirando de hemeroteca, vemos que tus inicios públicos en los medios fueron en la radio, donde trabajaste varios años presentando un programa de humor. ¿la realidad te ha ennegrecido o ya tenías un humor negro dentro?

El humor es imprescindible. También regalar sonrisas, que es gratis. Tengo un perfil público serio y riguroso porque el trabajo obliga a ello, pero yo soy mucho más que lo que se ve en la tele.

2. Llegaste a escribir incluso una novela en clave de humor, Diario de una becaria. ¿Volverás a ese terreno literario?

Nunca se sabe, pero no creo que sea a corto plazo.

3. Cuando tratas con según qué casos demasiado crudos, emocionales o viscerales ¿Cómo separas al nacho Abad humano del Nacho Abad periodista?

El Nacho Abad humano manda sobre el periodista. Te pongo un ejemplo, recientemente he conseguido hacerme con el sumario del caso Gabriel, el niño de 8 años que presuntamente asesinó Ana Julia. Hay detalles que seguro son un gran titular, de los que llaman la atención y provocarían multitud de links, pero que yo no usaré. No pretendo dar lecciones a nadie, solo es mi elección. Si no lo hiciese así, si no me pusiese límites, no dormiría tranquilo. Hay veces que me confundo, pero antes de publicar nada, trato de darme un rato para la reflexión. “Para ser buen periodista hay que ser buena persona”. Lo dijo Ryszard Kapuscinski y no puedo estar más de acuerdo.

4. Algo no es noticia si no es nuevo o diferente, pero ¿dónde está la frontera entre la información y el sensacionalismo dentro del periodismo de investigación?

Esta respuesta es complicada. Además me cuesta moralizar públicamente. Tengo la sensación que el periodismo vive una de sus peores épocas y que cada vez tiende más al espectáculo, al show. Quizá sea su evolución natural, la de esta sociedad, pero a mí no me gusta nada y en mi pequeña parcela lucho cada día por no sumarme a esa corriente.

Entrevista EL quinto libro

5. Sobrevivir hoy día a la opinión pública es ardua empresa. Todo parece cada vez más sometido a juicios de valor, a agravios comparativos o confrontación de intereses. ¿Te sientes agredido o juzgado en tu profesión por opinar sobre ciertos aspectos?

Asumo que trabajar en un medio publico te expone a las opiniones de unos y otros, buenas y malas y las acepto. Unas y otras. Los que descalifican usando el insulto los bloqueo en redes sociales. Antes respondía, pero no merece la pena el esfuerzo.

6. ¿Estamos demasiado ‘sobreinformados’ o demasiado desinformados de la verdadera realidad y actualidad?

No sabría qué responder. Quizá uno de los problemas en España es que muchos opinan sin saber, sin informarse previamente, sin leer, Y encima se permiten pontificar. Y se da credibilidad a sus palabras equivocadas.

7. ¿En qué medida influye la prensa en el desenlace de los procesos judiciales?

En aquellos que la prensa hace famosos, en todo. Soy contrario a los jurados populares en casos mediáticos, porque suponen una condena anticipada. Y hay casos en que los acusados son inocentes, pero es imposible levantar el veredicto de la opinión pública. Por ejemplo, Dolores Vázquez.

8. Has tratado prácticamente todos los casos de crímenes de los últimos años. ¿Cuál de ellos te hubiese gustado no tratar?

Hubiera preferido no tratar ninguno y que no existiese el periodismo de sucesos, ni la corrupción, pero es una utopía.

9. ¿Crees que te has involucrado demasiado personalmente en ciertos casos o eso forma parte de la inquietud vocacional de una profesión?

No sé hacerlo de otra forma. Hay veces que necesitas involucrarte para ayudar o porque ves que se está cometiendo una gran injusticia y no puedes quedarte al margen. Lo malo no es hacerlo, si no que otras personas que sufren lo ven y depositan en ti todas las esperanzas y a mi no me da tiempo a todo. Mis disculpas para ellos.

10. Hablando de vocaciones, llegas al mundo periodístico con una vocación tardía, porque de joven también querías ser piloto. ¿Qué fue lo que cambió el rumbo de tu vida?

Eso fue una idea de juventud. Soy de esas personas que aprobó la selectividad por mixtas, para no eliminar ninguna opción, pero que no tenía claro qué quería ser de mayor. No era lo suficientemente maduro. Entré en periodismo casi de rebote, quizá fue el destino, pero no me hubiera gustado hacer otra cosa en la vida. Y eso que esta profesión tiene innumerables sinsabores.

11. No es lo mismo un artículo periodístico que una novela de ficción a la hora de narrar. Jugar con algo que no existe y dotarlo de existencia y realidad es complicado ¿te has visto perjudicado por tu yo periodista al escribir las novelas?

En absoluto, creo que las enriquece. Uno escribe de lo que ve, de lo que conoce y soy un privilegiado. Mi trabajo y la escritura están muy relacionados, sólo debo saltar al terreno de la ficción para la novela y dar un paso atrás y regresar a la realidad para mi trabajo diario.

12. Hablamos ahora de Sé que estás viva, tu última publicación. La verdad a veces no es justa, y la justicia a veces no es verdad. Extraigo, personalmente, esa reflexión tras haberla leído. ¿Crees que la justicia y la verdad son armas de doble filo?

Muchas veces la verdad y la justicia son conceptos antagónicos. Esta reflexión es necesaria en nuestra actual sociedad. Tengo la sensación de que la opinión pública emite veredictos y presiona para conseguir condenas sin haberse sumergido en la lectura de un sumario. Jugamos con la libertad de las personas con absoluto desprecio a la presunción de inocencia y a los datos. En esta escalada de despropósitos colaboran también los partidos políticos, que saben que deben decir si quieren cosechar votos. La idea es plantearse: ¿Y si mañana nos toca a nosotros o a alguien de nuestras familias, a un ser querido? ¿Queremos la plaza pública o una reflexión sosegada con todos los datos? Un cerebro que juzga, requiere de un oído atento.

13. Siempre hay nuevas pruebas que remueven hasta el caso más claro. En ambas novelas (La verdad está equivocada o Sé que estás viva) juegas al despiste ¿tenías un croquis totalmente medido en tu cabeza al empezar el caso, o la propia historia te ha llevado a nuevos derroteros a medida que la escribías?

Conocía el principio y el final, y el camino se ha ido dibujando. Tenía ideas que en mi mente eran maravillosas y sobre el papel no funcionaban, así que las fui cambiando. Un libro crece mientras se escribe.

14. ¿Siempre quedan cabos sueltos no? ¿Los atarás?

Misterio.

15. Inmejorable respuesta. Un hombre ignominioso que quiere destapar una mentira, un policía acabado que debe transgredir la ley para buscar la verdad. ¿En qué situaciones crees que el fin justifica los medios?

Difícil cuestión. Por eso invito a reflexionar sobre ella.

16. La gran cantidad de matices de los personajes y el elaborado perfil de cada uno de ellos es consecuencia de estar muy cerca de la realidad de la que son espejo. ¿Tenías en mente nombres y personas reales para construir el perfil de tus personajes?

Jajaja. Está pregunta es fabulosa, pero no debo responderla.

17. Teníamos que probar, jejeje. Series, películas, novelas, programas de investigación con el thriller o lo policiaco como telón de fondo. ¿Por qué crees que el thriller vuelve a estar tan de moda?

Creo que el misterio siempre nos ha gustado.

18. Antes de acabar, permite un par de preguntas más personales e introspectivas. ¿Disfrutas con tu profesión?

Hay días que sí y días que no. Supongo que como todos. Hoy precisamente que respondo a esta pregunta la respuesta es no.

19. ¿Volverías a dedicarte a investigar crímenes en la forma en qué lo haces si supieses lo que te vas a encontrar?

Estoy seguro de que hay profesiones maravillosas que no he conocido. Si me diesen la oportunidad de vivir varias vidas, probaría a hacer cosas diferentes.

20. Especial interés me causa acabar con la pregunta fija de todas nuestras entrevistas. ¿Qué te hace reír y qué te hace llorar cada día?

Me hace llorar el dolor de la gente, la desesperación… Reír, río con facilidad, cualquier ocurrencia inteligente me provoca la carcajada.

LA ENCUESTA RÁPIDA DE ‘EL QUINTO LIBRO’

Película preferida: Doce hombres sin piedad.

Libro preferido: La balada del café triste.

Comida preferida: Gazpacho.

Color preferido: Negro.

Animal preferido: Caballo.

Lugar preferido: Londres.

¿Nos cuentas un chiste?: No sin público presente.

 

 

, , , ,

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros