Entrevista a Esteban Navarro Soriano

24 mayo, 2018 Víctor M. Mirete Ramallo

Entrevista al escritor y ex policía Esteban Navarro Soriano

“Me voy con la cabeza bien alta, pero sin mirar atrás. Allí atrás no hay nada”.

Hay personas en el mundo capaces de hacer frente a cualquier guerra. Moctezuma, Juana de Arco, Sir William Wallace, Carlomagno… Son ese tipo de personas que consiguen hacer de la batalla un mecanismo para sobrevivir. Y sobreviven, por la simple razón de que creen en lo que hacen. Nada en el mundo es más potente que la fuerza de voluntad para hacer lo que uno quiere hacer, por muchos enemigos que puedas encontrarte a tu paso. Esteban Navarro Soriano es otro de esos guerreros de espada y escudo, o lápiz y papel, que cabalga a lomos de sus libros y que a su paso deja atrás muchos enemigos, pero también un legado indestructible.
Moratalla, 1965. Expolicía (desde el 26 de abril de 2018), escritor de novela negra y policiaca. Desde La casa de enfrente hasta Penumbra, pasando por Los fresones rojos, El buen padre, Ángeles de Granito, El club de la élite o Una historia de policías, entre otras muchas más novelas, sitúan a Esteban en el mapa de sospechosos habituales dentro del género negro. Un referente por su obra y vida.
Los que tenemos la suerte o interés de seguir un poco su trayectoria y sus acontecimientos, nos damos cuenta de lo difícil que debe ser separarte de un hijo para salvar a otro. El sacrificio siempre viene dado por situaciones extremas en las que hay que tomar decisiones. Un escritor toma decisiones cada día para combatir el papel en blanco, y un policía hace lo propio para combatir el crimen. En ambos terrenos, Esteban se ha visto denostado y mancillado. Como siempre, la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad la sabrán las partes implicadas y su Rufus; pero hoy queremos hablar con sosiego, con agrado y con curiosidad y algo de descaro con Esteban; si nos lo permite, claro está.

1. Buenos días Esteban, gracias por concedernos esta entrevista. Esperamos que aproveches bien los tres mil euros de tus honorarios por la misma. Por cierto, hablando de dinero ¿Crees que el precio que has pagado por la literatura es demasiado alto?

No. Por la literatura, si es necesario, maaato. Todo tiene un precio, y en nosotros está el límite hasta donde queramos llegar. Yo quería (quiero) escribir y pagaré lo que haga falta para hacerlo. Ya lo dijo Ana María Matute: quién no inventa no vive.

2. Lo tuyo si qué ha sido una buena ‘historia de policías’ ¿No te han dado ganas de decirnos en twitter alguna vez ‘clic, buenos días. Café. Prensa y que os vayan dando a todos’?

Lo digo, lo que pasa es que no lo escribo. Sí, ciertamente he estado muchas veces a punto de mandarlo todo a tomar por… pero ni mi familia ni mis amigos, los de verdad, me han dejado.

3. Te vemos en redes sociales posando con tu gato, y a veces con algunas de esas imágenes me viene a la memoria la escena del villano del Inspector Gadget acariciando a su gato mientras prepara una fechoría. ¿No estarás urdiendo una estrategia con él para conquistar el mundo o para vengarte de alguien?

El gato, mi gato, todos los gatos, son esa comprensión que necesitamos a veces todos los humanos. Aunque no lo parezca, él te escucha y te comprende. Respecto a la pregunta, diré en mi defensa que no soy vengativo. Tengo otros defectos, pero ese no.

4. ¿Tienes ganas de venganza por todo lo que te ha estado ocurriendo o más bien ganas de cambiar de dirección y no miar atrás?

He respondido antes. Y por ampliar diré que todos tenemos nuestro camino y es un error tratar de andar el camino de los demás. Soy de los que piensa, y así lo afirmo siempre, que la vida termina poniendo a cada uno en el lugar que le corresponde. Sea para bien o para mal.

5. ¿Te vas o te echan? Ya sé la versión oficial, al menos la que dice la prensa, pero me interesa saber tu ánimo cómo queda, cómo tomaste esa decisión, y si esa ergofobia que te mantuvo de baja ha cesado ya.

No ha cesado porque creo, estoy seguro de ello, que los envidiosos que van tras de mí aprovecharan el menor resquicio para perjudicarme. Cuánto más lejos esté de la Comisaría de Huesca, menos probabilidades tendrán “esos” de perjudicarme. Como han tratado de hacer el último año, sin que Asuntos Internos haya hallado nada en mi contra. Me voy con la cabeza bien alta, pero sin mirar atrás. Allí atrás no hay nada.

6. Al final, todo tiene su lado positivo. La repercusión es innegable, pero ¿es una repercusión efectiva la que has tenido o a la larga pasa factura?

Es una variable que no controlo. Y como todo lo que no se controla, los resultados son imprevisibles. El tiempo es el que dirá si todo esto ha sido bueno o no.

7. Ahora que estás libre de pecado, ¿tienes licencia para escribir?

Siempre la he tenido. Hay dos cosas que tuve claras desde un inicio cuando me decidí a escribir: una es que iba a perder la vergüenza. La segunda es que iba a perder el miedo. Vergüenza y miedo son lastres que no dejan avanzar a nadie. Escribiré como hasta ahora de lo que me de la gana. Faltaría más.

8. La primera vez que te vi en persona (en la Cartagena Negra 2017) pensé: Ostras, qué alto es. Luego ya me puse serio y descubrí más cosas. Sobre todo, descubrí que lo que muestran las redes sociales conducidas por la propia persona no dista tanto de lo que realmente es esa persona. Vi a un hombre transparente, pero que a la vez sabía enseñar y esconder lo que necesitaba en cada momento. De tus dos profesiones, al menos hasta hace poco, escritor y policía, ¿cuál te ha curtido más?

Escritor. Me ha enseñado a explicar la vida a través de las palabras. No solo hay que saber observar, sino que también hay que describir lo observado. Respecto a la Policía… no sé de qué me habla.

9. En ese caso, hablemos de cosas más serias: tus novelas. Dieciséis novelas llevan tu nombre y empezaste a publicar en 2012, hace apenas seis años. ¿Qué pasa, te ha entrado la prisa?

Usted lo ha dicho, mi querido entrevistador, comencé a “publicar”. Una cosa es escribir y otra bien distinta publicar. Mi primera novela publicada «La casa de enfrente» la había escrito veinte años atrás. Escribir escribo mucho, luego es un sinvivir hallar quién te publique. Tuve suerte con EdicionesB cuando me publicaron ocho de mis novelas. Pero ahora estoy sin editorial y he regresado, de momento, a la autopublicación.

10. ¿Qué encontramos detrás de ‘los ojos del escritor’ Esteban Navarro? ¿Qué tipo de escritor eres, cómo te defines y que metas quieres lograr? Son muchas preguntas en una, sí, pero es que me he venido arriba.

Los personajes de mis novelas siempre son policías de abajo, los mindunguis. Huyo de los “jefecillos” que en toda novela, película o serie son los que llevan la voz cantante. Eso es mentira, porque en la Policía hay más policías de la Escala inferior que jefes. Mi meta es transmitir a los lectores la realidad cotidiana de la Policía y no la que cuentan por ahí, que por definición es exagerada o poco veraz. Y, por descontado, entretener. Cada vez que un lector me dice que le ha entretenido una novela mía, siempre pienso lo mismo: objetivo cumplido.

11. Diana Dávila, Moisés Guzmán, Sonia Ruíz ¿Los veremos juntos algún día?

No lo había pensado, pero recojo el guante.

12. ¿Tienes pensado ahondar en un registro totalmente diferente al que vienes cultivando durante toda tu carrera literaria?

Sí, y de hecho ya he comenzado. Las próximas novelas explorarán otros terrenos. La siguiente la autopublico en julio en Amazon, después de que Ediciones B la rechazara (sin leerla). El tiempo dirá si la novela merecía ser publicada o no.

13. Por cierto, tienes más premios ya cosechados que Ben-Hur ¿En qué medida marcan la trayectoria de un escritor los reconocimientos y galardones?

Son importantes; aunque no lo es todo. Pero es cierto que la repercusión mediática de un premio es mucha. Espero seguir y para el año que viene hacerme con el Nobel.

14. EL nobel no está nada mal, jeje. Bueno, vamos a entrar, si te parece, en un terreno más íntimo. Ester Soteras. Detrás de un escritor y policía siempre hay una mujer que soporta, padece y concede. ¿Es ella el peso que lo aguanta todo en tu vida?

Ester es todo. Mi lectora, confidente, apoyo, correctora, estímulo y aliento. Si no hubiera sido por ella, hace tiempo que habría arrojado la toalla. Por eso la primera dedicatoria de mis libros siempre es para ella.

15. ¿Qué harás ahora cuando no escribas?

Escribir.

16. Buena opción. Por cierto, eres una persona muy crítica y no tienes miedo a opinar. Alguien dijo una vez que desde que existen las redes sociales, el mundo se ha convertido e una aldea. Tú utilizas las redes sociales con asiduidad, pero ¿Hay algo sobre lo que jamás opinarías en ellas?

Sí, pero no te lo voy a decir.

17. Me lo imaginaba, jaja. Personalmente admiro no solo tu fortaleza y tu coherencia a la hora de dirigirte a las masas y de afrontar la realidad y tu realidad, también admiro mucho el buen humor con lo que pareces hacerlo todo. ¿Crees que hay demasiada violencia verbal, demasiada sensibilidad absurda en el ambiente o demasiado victimismo?

Creo que hay pieles muy finas y gente que ve enseguida la paja en el ojo ajeno, pero no ven una viga en el suyo. También creo que hay mucha hipocresía y mucho hipócrita de salón.

18. Bueno, adelántanos algo de tus próximos proyectos literarios, eventos, etc. Los tres mil euros tiene que servirnos a nosotros también para sacarte alguna exclusiva.

En mayo acudiré a un club de lectura del Instituto Domingo Miral de Jaca. Y en junio Feria del Libro de Zaragoza, firmando en Casa del Libro, y Feria del Libro de Valladolid. Este año, como no publico con EdicionesB, no estaré en la Feria del Libro de Madrid. Y eso es lo que más me ha molestado, porque me gustaba acudir allí cada año.

19. Acabamos como siempre, con nuestra pregunta fija ¿Qué te hace reír y qué te hace llorar cada día?

A la primera cuestión diré que leer la prensa. A la segunda diré que leer la prensa.

LA ENCUESTA RÁPIDA DE ‘EL QUINTO LIBRO’

Película preferida: Blade Runner (la primera)
Libro preferido: El retrato de Dorian Gray
Comida preferida: Verdura, la que sea.
Color preferido: Azul
Lugar preferido: Mi hogar
¿Nos cuentas un chiste?: Dos amigos cagando en el monte. Y uno le pregunta al otro: ¿has traído papel? Y responde: no, cago de memoria.

Puedes conocerle más y mejor aquí

Web Esteban Navarro

Puedes conocer sus obras aquí

EdicionesB

Amazon

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros