Reseña de Ready Player One

25 marzo, 2018
Posted in BLOG, Reseñas
25 marzo, 2018 Alfonso Gutiérrez Caro

Reseña de la novela Ready Player One

Título: Ready Player One

Autor: Ernest Cline

Editorial: Ediciones B

Año: 2011

Páginas: 464

Género: Ciencia-ficción

Calificación: 

Sobre el autor

El estadounidense Ernest Cline (Ohio, 1972) hizo su exitoso debut en el mundo literario en el año 2011 con Ready Player One, la novela de moda de ciencia-ficción que toma por bandera la nostalgia por la cultura pop de la década de los ochenta. Cuatro años después vendría su segunda novela, también de género fantástico, Armada, mientras trabajaba en el guión de la adaptación cinematográfica de su ópera prima, que dirige nada menos que el gran Steven Spielberg y que está prevista que llegue a las salas de medio mundo en cosa de un par de días. Cline confirmó hace unos meses que está trabajando en la secuela de Ready Player One, obra que sus fans han comenzado a denominar como Ready Player Two.

Reseña de Ready Player One

Wade Watts, también conocido como Parzival en el mundo virtual, es un joven con una triste y poco estimulante existencia que pasa las horas conectado a Oasis, una inmensa red de realidad virtual en la que prácticamente cualquier cosa es posible. Allí, junto a otros millones de jugadores o “gunters” (de Egg Hunters, cazadores del Huevo), Wade encuentra refugio de su anodina realidad buscando el legendario Huevo de Pascua de James Halliday, el fallecido fundador y creador de Oasis, Huevo en el que se encuentra la estratosférica fortuna que el programador amasó durante toda su vida. Legiones de gunters, algunos conocidos como “sixers” (los que que trabajan para una especie de empresa que contrata jugadores para encontrar la tan preciada recompensa) llevan años enfrascados en una infructuosa y encarnecida búsqueda a través de los infinitos mundos de la red que parece no tener fin…

Ready Player One es algo así como la madre de las novelas del “universo friki”, entendiendo por este a los apasionados de la informática, los videojuegos, los cómics, el cine mainstream o los libros y series de fantasía, ciencia-ficción o terror, particularmente de esa década gloriosa para el entretenimiento que fue la de los años ochenta. Para que os hagáis una idea, es difícil encontrar una página (o acaso dos seguidas) en la que no se haga mención o se referencie algún elemento de la cultura popular de esta nostálgica década. La lista es extensísima, casi tanto como el universo virtual recreado en Oasis, teniendo su mención (y algunos con importancia real en la trama) clásicos videojuegos de Atari como La Justa o Galaga, el célebre Pac-Man, películas del universo de Star Wars y Star Trek, Regreso al futuro o Mad Max, juegos como Dragones y Mazmorras o series animadas tipo He-Man y los Másters del Universo, Mazinger Z  o, cómo no, las novelas de Stephen King. Hay tantas referencias que casi dejan a Sheldon y a los protagonistas de la serie The Big Bang Theory en meros aficionados.

Ernest Cline plantea la novela como una gran aventura en varias fases, varios retos que se han de superar para continuar avanzando. Buena parte de ella es como si nos sumergiésemos en un videojuego: tenemos a nuestro personaje/avatar, Parzival, y el inconmensurable mundo virtual al que tiene acceso, con sus peligros y sus gratificaciones, sus rivales y aliados. Resulta sencillo empatizar con el protagonista, un personaje clásico perdedor, huérfano, marginal, pero con sueños y muy habilidoso. El típico héroe.  Le acompañan en su travesía (o quizás ería mejor decir “cacería”) Art3misa y Hache, personajes con el aliciente de, en algunos casos, no saber realmente quiénes o cómo son en el mundo real. Me explico: gran parte de la novela transcurre en ese mundo virtual al que los jugadores tienen acceso, lugar en el que vemos una representación, un avatar, de esa persona, que puede ser más fiel (como es el caso de Wade/Parzival) o menos a la realidad, resultando un concepto bastante curioso y que da cierto juego.

La novela arranca con una premisa muy potente pero pronto se instala en cierta monotonía. La catarata de referencias y menciones a películas, libros, juegos, etc, no cesa mientras la trama avanza con un desarrollo que peca de previsible, acabando, eso sí, con un tramo final de lo más épico. La lectura es ágil y agradable, es decir, resulta una novela atractiva de leer si te gusta todo el rollo nostálgico años ochenta, también para los apasionados de los videojuegos, todos ellos público potencial al que va dirigido este libro. Tenemos por tanto una novela atractiva e imaginativa, salpicada de buenos momentos pero que no inventa la rueda, tampoco arriesga en demasía con su historia ni con sus personajes. Es entretenida, desde luego, pero también algo plana.

Ready Player One es una apuesta ganadora para los amantes de la cultura pop, en especial para aquellos que cataron la primera Nintendo y vieron Regreso al futuro o Los Goonies dieciocho veces en su infancia. La falta de riesgo y profundidad la palia con buenas dosis de diversión, trasladándote a reconocibles mundos de fantasía, sacándote una sonrisa al recordarte esa escena de esa película o ese videojuego que tanto te gustaba y que ya habías olvidado que existía. Estaremos atentos a lo que el maestro Spielberg ha hecho con ella, material tiene para hacer algo de lo más vistoso.

¿Has leído la novela? ¿Tienes ganas de ver su adaptación cinematográfica? Cuéntanos lo que quieras abajo…

Ready Player One en Amazon

Alfonso Gutiérrez Caro

Padre, profesor de historia, cinéfilo y devorador de novela negra y de ciencia-ficción. Autor de las novelas Defecto de fábrica, Universo salvaje y La sangre no salta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros