Crítica de la novela Sones de Iemanyá

5 febrero, 2018
Posted in BLOG, Reseñas
5 febrero, 2018 Víctor M. Mirete Ramallo

Reseña de la novela Sones de Iemanyá

Título: Sones de Iemanyá

Autor: JB Rodríguez Aguilar

Editorial: Malbec Ediciones

Año: 2017

Paginas: 372

Género: Drama romántico

Calificación: 

Bio autor.

JB Rodríguez Aguilar (Madrid, 1973) es escritor, traductor y bibliotecario. Ha realizado los estudios de Bellas Artes en la Universidad Complutense y el grado medio de Música en el Conservatorio de Arturo Soria de Madrid.

Sones de Iemanyá es su cuarta novela en ver la luz, editada por Malbec, tras Umbrío, entre los muertos (2011), La rueda del extravío (2013) y El berbiquí (2014), todas ellas publicadas por Éride Ediciones.

Sinopsis.

Una historia de pasiones ligadas a la música y al mar. Dos tramas se suceden de principio a fin en esta novela de caminos cruzados, hasta fusionarse al final: Una en Madrid, a finales del siglo XX, en un ambiente muy musical. Jorge, un estudiante de Canto frustrado y algo neurótico, vivirá un auténtico torbellino al enterarse de que debe sustituir a su compañero en el papel principal de La Traviata. Y más aún cuando sepa que su ídolo, el tenor Alfredo Kraus, lo escuchará cantar.

Los miedos de Jorge hallan contrapeso en su novia y psicóloga personal, Marta, quien estará a su lado hasta que, por casualidad, descubran la sorpresa que la vida les tiene reservada, tan inconfesable como real… La otra en Brasil, en la década de los 60 y 70. Coincidiendo con el golpe militar de 1964, Amanda, una mulata sensible y apasionada, bailarina en una modesta compañía de ópera de gira por el nordeste de Brasil, conocerá al amor de su vida, el argentino Mauricio Larramendi, que trabaja en la principal empresa petrolífera en la época. Y el mar, personificado en la figura mística de la diosa Iemanyá, el telón de fondo para su drama.

 

Crítica de Sones de Iemanyá.

Cuando las pasiones más viscerales de un escritor se posan hoja tras hoja en una novela, sin duda, esa historia es apasionante, al menos para quién la escribe. Por eso, el lector debe esforzarse por encontrar y hallar esos reductos de fogosidad con los que un autor se regodea.  JB Rodríguez lo hace con sumo esmero y delicadeza, en ‘Sones de Iemanyá’, con la música, con el mar y con Brasil.

Sones de Iemanyá es un libro para acariciar el alma. Es una novela pausada y elegante, en donde el realismo mágico se mezcla con el tacto de la realidad más emotiva. Una obra en donde  vemos de nuevo ese juego de vidas cruzadas que buscan encontrarse y fusionarse más allá del tiempo y el espacio.

Si bien la narrativa es muy depurada, sencilla, directa y estilosa, encontramos varios aspectos curiosos que hacen que cobre más interés la lectura. En mi caso, me gusta cuando un autor rompe con lo convencional y se atreve a jugar con los recursos literarios y con su propio estilo. Así, en Sones de Iemanyá vemos como JB jalona esta obra con una sucesión de capítulos muy cortos que se van alternando uno a uno de la siguiente forma: Capítulos con solo diálogos (sin acotaciones ni aclaraciones de diálogo) para contar una de las historias, la situada en Madrid a finales del siglo XX; y capítulos con única y exclusivamente narración primera persona, para contar la historia situada en la década de los 60 y 70. Y así sucesivamente, uno tras otro. Como digo, es un atractivo añadido, ya que aviva la imaginación, agudiza las expectativas y te deja saborear la historia y a los personajes a tu convenir, con una base melódica encadenada cuasi perfecta en cada una de dichas estructuras. Un claro signo de que el autor no solo es transgresor, sino que también es un gran lector.

Otro aspecto que creo necesario resaltar es el hecho de la sensación evocadora y lírica que desprende la obra. Es complicado no caer en el reiterado uso de epítetos, metáforas y parrafadas excesivamente melosas cuando se trata de novelas con esta línea argumental, pero no es el caso. Creo que JB ha medido con antelación ese equilibrio entre la intensidad y la sensibilidad.

Un pero: en la ejecución de la trama hay sin duda intensidad, pero por momentos puede faltar tensión dramática. Una llama encendida que mantenga ávido el interés del lector para agarrarse aún más a un género que de partida es muy intimista. Por momentos, ambas historias adolecen de excesiva linealidad, llegando incluso a caer en la repetición de situaciones y emociones.

La novela, en su primer capítulo, comienza presentando a Jorge, un estudiante frustrado de canto que la vida le depara un drástico devenir junto a su novia Marta y la siempre latente inspiración del tenor Alfredo Kraus. Con todo, personalmente me quedo, por la carga histórica y ese tinte a la literatura de Gabo (García Márquez), con la otra parte de la trama; con la historia de amor de Amanda, una modesta bailarina mulata que conocerá al amor de su vida durante los convulsos años sesenta en tierras latinoamericanas. Como amante de la novela de ficción histórica, he agradecido esa contextualización, ese elegante y estiloso uso de la historia para ornamentar la trama, para dotar de carisma y fuerza la vida de los personajes.

Sin desvelar nada, aludiré a ese final en donde acaban enlazándose esas dos historias paralelas, en donde todo encaja como un reloj bien engranado. Hay muchas formas de plantearse una novela, y una de ellas es tener claro hacia dónde vas. JB Rodríguez debió tenerlo muy claro desde el principio, ya que el lector así lo percibe, como también percibe, sin duda, en todas y cada una de las páginas un especial cariño y afecto por esta bella historia, un conocimiento profundo de todo cuanto el autor maneja para dar cuerpo a la trama. La música, el idioma, el mar y la literatura. Por todo ello y por que a veces, hay que dejar llevarse por la emoción y no por la acción, recomiendo esta historia.

Enlaces compra:

https://www.casadellibro.com/libro-sones-de-iemanya/9788494792519/6055832  www.malbecediciones.es

 

Víctor M. Mirete Ramallo

Escritor murciano nacido en 1982, Autor de la “Saga de Ficción Histórica de Frédéric Poison” y cuyo lema es: «La vida no consiste en vivir de ilusiones, sino en vivir ilusionado».

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros