Reseña de Los naufragios del corazón

31 mayo, 2021
Posted in BLOG, Reseñas
31 mayo, 2021 María Belmar

Reseña de Los naufragios del corazón

Datos publicación

TITULO: Los naufragios del corazón

AUTOR: Benoite Groult

TRADUCCIÓN: Lydia Vázquez

EDITORIAL: Libros de Asteroide

PÁGINAS: 256

AÑO: 2019

GÉNERO: Novela romántica

Sobre la autora

Benoîte Marie Rose-Nicole Groult (París, 31 de enero de 1920 – Hyères, 20 de junio de 2016) fue una periodista, escritora y activista feminista francesa. Se crio en la clase alta parisina.

Es autora de una extensa obra celebrada tanto en Francia como en el resto del mundo, en la que destacan  a parte de esta obra, originalmente titulada Les vaisseaux du cœur, (publicada en 1988 y con una adaptación cinematográfica filmada por Andrew Birkin en 1992 como La piel del deseo), otras como Casi toda una vida (1983); el ensayo sobre la situación de la mujer en la sociedad Así sea ella (1975), bestseller que la consolidó como un referente del feminismo francés; y su autobiografía Mon évasion (2008). 

Fue, además fundadora de la revista F Magazine en 1978 y jurado del prestigioso premio literario Femina desde 1982.

Sinopsis de Los naufragios del corazón

La joven George siempre ha veraneado en el pueblo de la costa bretona donde vive Gauvain. Ambos se conocen desde que eran niños. Con el tiempo, él se ha convertido en un tosco marinero que, en teoría, no debería interesar lo más mínimo a alguien como ella, parisina, universitaria y de buena familia.

Sin embargo, una noche, los dos se dejarán llevar por una atracción tan poderosa que ignorará cualquier convención social y que, inevitablemente, los unirá en secreto para toda la vida.

Al tener como protagonista a una mujer independiente que narra su deseo y sus experiencias con toda claridad, un terreno tradicionalmente reservado a la visión masculina, la obra se convirtió en un escándalo cuando se publicó en los años ochenta. Sin embargo, hoy en día está considerada una de las grandes historias de amor de la narrativa francesa contemporánea.

Mi opinión sobre Los naufragios del corazón

El argumento, en apariencia, es la típica historia de amor entre niveles sociales, culturales y educativos distintos. Pero solo en eso, en apariencia; es una historia de amor no convencional, y desde la primera página uno se puede percatar de ello, de que esta historia va mucho más allá. Por eso no entraré en los detalles descriptivos de los personajes ni la propia historia, que ya merece cualquier mención.

Sino que lo más destacable y lo que atrapa su lectura – provocadora y que no deja indiferente- es el brillante dominio narrativo de la autora: esboza por cada palabra y cada línea, una desmesurada reivindicación  de la libertad de expresión erótica y sexual desde la perspectiva de una mujer sin tapujos, apariencias y ambages, con un lenguaje natural y fino al mismo tiempo pero llamando a las cosas por su nombre.

Puedes leer más reseñas de María Belmar haciendo clic en el enlace

La claridad expresiva de George, la protagonista, alter ego de la autora, y por ende la voz femenina, envalentona los pensamientos de una mujer sumergida en sus deseos carnales entre la pasión y el amor, la confusión entre estos, el placer al límite, y hasta dónde empieza y termina este para llegar a viajar al otro lado del mundo sea una vez al año o una cada tres; por experimentar una sensación que explora la nitidez que vehiculan disfrutar del propio cuerpo y la sexualidad, mezclado al cataclismo vertiginoso, del reencuentro y  búsqueda personal con uno mismo, y sincronizado con una única y sola persona, como sentido que lo mueve y lo altera todo. 

“mientras no se ha experimentado un número suficiente de seres humanos, hombres o mujeres, no puede saberse hasta dónde puede llegarse en el amor. Llevamos dentro de nosotras a mujeres desconocidas, la mayoría de las cuales nunca se despertarán”.

Una mujer que en los años ochenta relataba los encuentros sexuales de los protagonistas, sin remilgos y de una forma explícita, entiendo que supusiera tacharla (equívocamente) como una novela pornográfica y de una crítica dura, (aunque  fuera de toda vulgaridad), algo que la autora ya intuiría, y premeditándolo quizá, dejó constancia en su prólogo las razones sutiles para hablar así, y cómo lo contaría.

Léase también el prólogo (explica aquí también por qué decide llamar al protagonista Gauvain).

Escrita en primera persona a modo de diario, en el que alguna vez deja escapar grácilmente a un narrador omnisciente, involucrándolo en la primera persona (hay que ser muy hábil para saber hacer esto), manifiesta a una mujer fuerte y firme en convicción con sus deseos personales –metas, aspiraciones, rigurosa en decisiones- y con sus deseos físicos, que la confrontan al igual que el protagonista, Gauvain, entre la conciencia, el deber, el querer, la pulsión y los sueños.

Dicho así, tenemos a dos protagonistas que confrontan sus necesidades con un conflicto moral e individual, pues él (ella no es la única para hablar de sentimientos y deseos aunque lleve la voz cantante) entraña un dilema ético (recio marinero, casado y de apariencia fría y tranquila) y emocional interno:

Antes tenía la impresión de que los días se parecían todos, y que se parecerían hasta mi muerte. Desde que te encontré…no me pidas que lo explique”.

La protagonista George (cabe mencionar que la autora toma prestado el nombre de su compatriota George Sand –novelista francesa que se rebeló contra su tiempo a través de su obra y aventurera vida sentimental: “mi profesión es ser libre”-) y Gauvain, al que ella también se dirigirá en múltiples ocasiones como Lozerech (su apellido) nos conducirán también a imaginar algunas estampas ilustradas en sus encuentros por todo el mundo, entre ellas Seychelles, la costa Bretaña, y algún océano donde se naufraga libres como el mar.

Los naufragios del corazón es una novela atrevida, transparente, directa, honesta, y sobre todo, de una narrativa fluida y deliciosa que hay que disfrutar. 

No conocía a esta autora, topé con ella de casualidad, como con las cosas buenas que pasan en la vida. Querida Groult, no solo se lee esta historia, se te lee a ti. Gracias. 

Reflexión

¿Es mejor prescindir y rechazar  tener algo o sentirlo, por el simple hecho de no  tenerlo cerca, como si no fuera, no nos encajara, no estuviera, y no experimentarlo entonces, o… mejor tener eso del modo que sea, como venga, que no tenerlo ni haberlo conocido nunca?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros