Reseña de El otro, de Thomas Tryon

16 noviembre, 2020
Posted in BLOG, Reseñas
16 noviembre, 2020 Graziella Moreno

Reseña de la novela El otro, de Thomas Tryon

Título: El otro

Autor: Thomas Tryon

Editorial: Impedimenta

Traducción: Olalla García

Año: 2019

Páginas: 368

Calificación: 

Sobre el autor

THOMAS TRYON nació en 1926 en Hartford, Connecticut. Con tan solo diecisiete años se unió a la Marina de los Estados Unidos y participó en la Segunda Guerra Mundial. Tras volver a su país, se matriculó en Bellas Artes en Yale, donde se graduó con honores, aunque pronto se decantó por la actuación. Estudió interpretación bajo la tutela de Sanford Meisner y debutó en Broadway como parte del elenco del musical Wish You Were Here (1952). Trabajó a las órdenes de Otto Preminger y George Cukor y fue nominado a un Globo de Oro en 1963. Sin embargo, decepcionado con el mundo de la actuación, Tryon se retiró en 1969 y comenzó a escribir historias de horror y misterio. Su primera novela El otro (1971) se convirtió en un fenómeno de ventas y se mantuvo en lo más alto de las listas de best sellers de The New York Times durante más de seis meses. En 1972 fue adaptada al cine por Robert Mulligan.

Su siguiente novela Harvest Home (1973) dio lugar a una miniserie televisiva protagonizada por Bette Davis. De entre sus otras obras cabe destacar Crowned Heads (1976), una colección de relatos cortos inspirados en los actores y actrices de Hollywood, entre los que se cuenta “Fedora” que fue llevado a la pantalla por Billy Wilder. En 1974 publicó Lady, donde narraba la tempestuosa relación de un niño de ocho años con una viuda y que ambientó en la Nueva Inglaterra de los años treinta. Tryon nunca abandonó la literatura y siempre afirmó que disfrutaba mucho más escribiendo que actuando. Falleció de cáncer de estómago en Los Ángeles en 1991.

Traducción

OLALLA GARCÍA (Madrid, 1973) es escritora y traductora. Licenciada en Historia, ha realizado cursos de especialización en Salamanca, Bolonia y París. Impartió clases en la Universidad de Alcalá antes de iniciar un periplo que la llevó a residir en varias ciudades europeas, durante el cual redactó su primera obra, Ardashir, Rey de Persia (Suma, 2005). Su segunda novela, Las puertas de seda (Espasa) vio la luz en 2007.

Sinopsis de la obra

Verano de 1935. En un bucólico pueblo de Nueva Inglaterra, la gente no para de hablar sobre la epidemia de muertes que está asolando el hogar de los Perry. Tras el trágico fallecimiento de Vining, el padre, que se cayó por las escaleras del almacén mientras guardaba la cosecha de manzanas, la familia se enfrenta a una nueva pérdida: la del pequeño primo Rusell, que muere en el granero ensartado en una horca que el jardinero jura haber dejado guardada en su sitio. Y, unas semanas después, desaparece una vecina, la adorable anciana de la casa de al lado… ¿Se trata de simples accidentes? Los hijos gemelos de Vinning son una pareja de lo más peculiar: cada uno podría leer los pensamientos del otro, pero no pueden ser más diferentes. Holland es sarcástico e introvertido y todo el mundo le considera una mala influencia para la familia, mientras que su gemelo, Niles, es agradable y generoso, y todos le adoran. Ambos viven inmersos en un extraño juego telepático que les enseñó su abuela rusa. Y puede que el juego se les esté yendo horriblemente de las manos…

Reseña de El otro

Simplemente la vida

Hay libros que te llaman desde la estantería, allí donde los ha colocado el librero con la intención de distinguirlos del resto de novedades. Unos destacan por su portada, otros por la cuidada edición, algunos por el título. El otro reúne todos estos requisitos y lo mejor es que desde la primera línea ya sabes que no va a defraudar tus expectativas. No es una novela sencilla, todo lo contrario; su riqueza viene dada por la maestría del autor en la construcción de los personajes, Holland, Niles, Ada y el resto. Y algo muy importante, consigue lo más difícil: mantener el interés del lector hasta la última página. Estructurada en tres partes, lo que aparenta ser una historia familiar, ambientada en un pueblo de Nueva Inglaterra, durante un verano caluroso y húmedo de 1935, se transforma poco a poco en una narración angustiosa, en la que el lector sufre a medida que adivina, percibe, intuye, el horror que se confirmará en las últimas páginas.

El otro evoca la infancia, los juegos, la adolescencia, las complejas relaciones parentales, habla de la maldad en estado puro, de las muertes sin sentido. De un código que siguen determinados seres que caminan entre nosotros dejando un rastro letal a su paso. La prosa es cuidada, precisa, muestra e insinúa. Estamos ante una obra publicada en 1971 pero que no ha perdido vigencia, bien podría estar escrita en nuestros días; retrata la mente humana, el amor filial, la devastación por la pérdida de un ser querido, los silencios que el autor sabe hacer llegar al lector:

“Niles se acercó a ella y se puso a su espalda. Contempló el césped, la bomba, el pozo, que estaba cerca de la arboleda, junto al abeto que había al borde del camino. Su abuela mantenía la cortina apartada como si estuviera mostrándole el paisaje para que él lo examinara: el cielo, la hierba, el río, los árboles, algunas vacas. Como sus ojos ancianos, parcialmente cubiertos por los párpados, ella oteaba los campos más lejanos, hasta los montes de Avalon; miraba incluso más allá, hacia un vasto espacio inexplorado”.

Niles y Holland. Holland y Niles. Dos caras de una misma moneda. La estrecha relación con su abuela, Ada. El misterio que rodea a la madre de los gemelos, Alexandra, recluida en su habitación, ocultándose a sí misma la sospecha que niega por ser demasiado monstruosa. El juego. Ese juego al que solo saben jugar los gemelos, un entretenimiento inventado por Ada que va a transformarse en una locura. La imaginación, ese motor de la infancia que también puede tener su lado oscuro:

“La imaginación es como un profundo estanque. Durante el día se va vaciando, como cuando bebemos agua; y, cuando dormimos por la noche, el agua que hemos consumido durante el día vuelve a recuperarse. Pero, si no se recupera, si no queda nada para beber, tenemos sed”.

Tryon sabe crear con maestría un ambiente opresivo, llevando al lector de la mano a descubrir lo que sucede realmente en la familia Perry. No es una novela amable, no es una historia sencilla, no contiene ninguna recomendación moral. Es dura, real y auténtica. Como la vida misma.

El otro en Impedimenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Contacta con nosotros

Si quieres solicitar información, enviar libros para ser reseñados
o concertar una entrevista contacta con nosotros